Wilkommen, bienvenue, welcome!!

jueves, 9 de febrero de 2012

Play it again




The ballad of Mack the Knife (Mackie Navaja)

En este año, Angel nos ha estado llevando por los escenarios de Broadway, tanto por las obras que están ahora en cartel como por los hitos del pasado, además de irnos explicando cómo se ha creado este género tan americano. En esta entrada os propongo indagar en la raíz europea del teatro musical.

Vamos a cruzar el Atlántico para viajar al Berlín de los años 20. La ciudad había dejado de ser la capital de la Prusia del Kaiser para acoger a los comunistas, socialdemócratas, nazis, expresionistas, dadaístas, bauhaus  y románticos rezagados. En esta salsa, el músico Kurt Weill conoce en 1927 al escritor Bertolt Brecht. Weill es un compositor de sólida formación clásica, hijo de un cantor de sinagoga; Brecht es un escritor y director de teatro, poeta y activista de izquierdas. Weill había escrito que “la música ha dejado de ser un asunto de unos pocos”, y pretendía romper para siempre la línea divisoria entre la música clásica y la sociedad moderna. De su unión con Brecth, y con la cantante Lotte Lenya, que sería su esposa, nació una obra, Die Dreigroschenoper, la Ópera de los Cuatro Cuartos. Estrenada en 1928, es una revisión de las “murder ballads” inglesas, los recitados de crímenes. En esta se narra la historia de un experto criminal de elegante estilo, Maceath  “El Cuchillo”, pero haciendo también una aguda crítica a la corrupción burguesa y a la hipocresía de la sociedad.
Die Dreigroschenoper, al igual que el Show Boat de Jerome Kern  estrenada el año anterior, el Porgy and Bess de Gershwin, o más tarde el West Side Story de Bernstein, se sitúa en la linde entre los géneros clásico y popular, combinando números de éxito con partituras musicalmente elaboradas y temas socialmente comprometidos. El número más conocido de esta obra,  la balada de Mackie “el Cuchillo” se convirtió en una de las canciones más famosas de la Alemania de Weimar.
Tras la Segunda Guerra Mundial, Kurt Weill, Lotte Lenya y Mackie tuvieron una nueva vida en los Estados Unidos. Los Weill habían salido de Alemania en 1935 y en 1943 obtuvieron la nacionalidad norteamericana. Kurt Weill compuso partituras para el cine, pero se dedicó principalmente al musical, con éxitos como Knickerbocker Holidaty (September Song) Lady in the Dark o One Touch of Venus. Tras la muerte de su marido en 1950, Lotte Lenya se dedicó a mantener su legado en grabaciones discográficas y apariciones televisivas,  pero también a continuar su propia carrera como cantante, animada por Leonard Bernstein. En 1954 ganó un Tony por su actuación en la versión de Broadway de La Opera de los Cuatro Cuartos, y en 1966 engrandeció con su presencia el musical Cabaret, interpretando el papel de Fraulein Schneider que, a pesar de tener canciones maravillosas, no apareció en la versión cinematográfica. Debió ser emocionante que la misma cantante que estrenara la obra en el Berlín de los años 20 apareciera cuarenta años más tarde en el musical que homenajeaba a esa música y a esa época.
A Mackie le volvió a dar vida el grandioso Louis Armstrong en 1956, rebautizándolo como Mack The Knife. Traducida al inglés, tamizada por el jazz, incluyendo a la propia Lotte Lenya entre las víctimas del asesino, y conservando esa melodía que se pega al oído y al paladar, la canción se convirtió en un estándar del pop americano. Ella Fitzgerald la cantó en el mismo Berlín en 1958, y Frank Sinatra hizo de ella una especie de himno de su Rat Pack, pero quien la llevó al número uno y se la apropió para siempre fue Bobby Darin, cuyo biopic filmó y protagonizó Kevin Spacey en el año 2004.  Y en el primer post de este mismo enero hemos oído a Hugh Jackman cantarla en su espectáculo de Broadway.
La azarosa travesía del elegante asesino con el cuchillo escondido no acaba aquí. En 1978 Rubén Blades la versiona en ritmo de salsa y nos presenta así a Pedro Navajas, matón de esquina. Sorpresas te da la vida.

La Ópera de los Cuatro Cuartos se sigue representando en teatros de todo el mundo y una canción creada en la efervescencia del Berlín de los años 20, cantada por los mejores crooners de los cincuenta y pasada por el Caribe, que sigue tan fresca como la primera vez que la oímos. El propio Kurt Weill había declarado en una entrevista de 1940: <<No he reconocido nunca la diferencia entre música “seria” y música “ligera”. No hay más que música buena y música mala>>. Pues eso.

Isabel J. Heras









34 comentarios:

  1. Esta semana tengo el inmenso honor de contar con la colaboración de mi querida amiga Isa que se ha ofrecido a publicar una entrada ella solita. Además del musical, Isabel es una apasionada de la música y la literatura (y de un montón de cosas más) y se nota en su manera de ilustrarnos sobre una canción única que se escapó de una obra conscientemente maldita, para instalarse cómodamente en los primeros puestos de la historia de la música popular.
    Los videos que acompañan su excelente texto y que también han sido seleccionados por ella (si me pasa algo ya sabéis quien tomará el relevo del chiringuito) van desde una interpretación próxima al original de la maravillosa Ute Lemper (con imágenes del cabaret berlinés de entre guerras) hasta una actuación del crooner que llegó a adueñarse de esta obra maestra de Weill, Bobby Darin. Finalmente terminamos postrados ante la genialidad de Louis Armstrong en una actuación en el Albert Hall de Londres en 1956. Increíble su cara, su expresión y las pintas del público asistente. Todo un documento.
    Gracias Isa, por tu compañía en mi camino por la vida y por el arte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tí siempre, my love, por dejarme escribir en tu blog, es como si al cura de Los Molares le dejan decir misa en el altar mayor del Vaticano. Espero que os guste.

      Eliminar
  2. Que digo yo, niña, que tú de dónde sacas el tiempo?????? Qué nivelazo de entrada! Ángel que esta te echa la pataaaaaaaa!

    Esta canción siempre me ha encantado pero no tenía ni idea de sus orígenes (hay tantas y tantas cosa que este blog me está enseñando!)

    Gracias Isa porque creo que ahora me gusta aún más y gracias Ángel por la generosidad de cederle tus dominios a la fiera de mi niña!

    ResponderEliminar
  3. Magnífica entrada! Me pasa igual que a Margot. Conocía el tema hace la tira de años y en multitud de versiones pero desconocía que fuera alemana, aunque me quedo con la versión de Bobby Darin.
    Aprovecho para reivindicar el personaje de cómic que creó el Ivá 'Maki Navaja, el último shoriso', inpirado por el tema que nos ocupa, y su buena puesta en escena que nos dejó el actor Pepe Rubianes en TV.
    Me despido con una cita del Maki:
    "Los ricos , no se sabe si son cabrones porque son ricos, o son ricos porque son cabrones..".
    Saludos, gente!

    ResponderEliminar
  4. ¿El cura de Los Molares en el Vaticano? Qué arte más grande!!! Déjate de modestias, que siempre has sido famosa por ser capaz de defender un pleito mientras te preparas una clase para la universidad mientras haces un paté exquisito arreglas a dos niñas cuidas de un marío y acabas una traducción en lo que termina de dar vualtas la espita de la olla exprés. A eso no le llamaría yo cura de pueblo, sino papisa vaticana!!

    Por cierto, esta entrada abre oficialmente las colaboraciones de todo aquel que quiera (y se atreva, por que el nivel lo han puesto alto) ¿eh?

    ResponderEliminar
  5. Estupenda la nueva Master of Ceremony, Isabel, con esta entrada dedicada a ese gran compositor que fue Kurt Weill, siempre brillante, tanto en sus trabajos más elevados (con B. Brecht) como en lo más alimenticios (los fondos sonoros de determinadas películas del cine americano). Y magnífica la selección (a Ute Lemper hemos tenido la oportunidad de verla en Sevilla alguna vez que otra).
    Sólo una humilde discrepancia: el tema de Rubén Blades, "Pedro Navajas", podría decirse que se basa de forma tangencial en la letra de Brecht, pero no es una versión en salsa del tema musical, pues la música es otra completamente distinta a la original de Weill.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ismael. Es cierto, Pedro Navaja no es una versión, más bien un homenaje. La melodía y la letra son distintas, pero la estructura musical (tema que se repite añadiendo más instrumentos, tipo Bolero de Ravel) sí es la misma. En todo caso, tenía que mencionarlo porque es un homenaje que a mí me encanta. Qué suerte haber visto a Ute Lemper, a mí se me ha ido.
      Un beso

      Eliminar
  6. Querida Margot, precisamente tú no puedes hablar de fiera. Recuerda que incluso llegaste a ser nombrada "Mujer de Hierro" en un México.

    Jaime, me alegro de que te guste el swing del darin. Es incrible el nota (nunca mejor dicho). Me alegro de que nos recuerdes al Maki Navaja y al estupendo Rubianes. Maki, Pedro... da igual como los llamemos, maleantes con arte y "jechuras" siempre los hubo en la vida y en la escena.
    La vida te da sorpresas...

    ResponderEliminar
  7. Isa…!!!Que mas dejao pasmá....mira que nos conocemos la tira de años y no sabía yo que también tocabas este palo……Niña tu duermes?. Ángel…..no te vayas de viaje que esta te traspasa el chiringo!!!!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10/2/12 9:20

    Perdona por mi "anonimato", pero de igual manera no nos conocemos. Soy Santi, de Bilbao, y soy un apasionado del cine y el musical. Espero seguirte en el futuro y gracias por tu explicación sobre el corte repentino de On aclear day. Esperaremos el cd, a ver si hay suerte. Unn saludo

    ResponderEliminar
  9. Blogger que te mueven la silla, a lo tonto a lo tonto, ésta sabe hasta latín... Enhorabuena porque la entrada es magnífica, después de esto no creo que nos atrevamos muchos a un post para nosotros solos.

    Me ha ocurrido como a muchos, que no sabía que esta canción tenía tanta historia detrás, tantas versiones, estilos, representaciones por personas tan diversas... de los vídeos que ha seleccionado la artista invitada, me quedo con Louis Armstrong y su actuación en el Royal Albert Hall; no quiero decir que las demás no valgan la pena, pero el libro de los gustos está en blanco.

    Ánimo a la invitada de excepción, y espero que sea el primero de una larga serie, tanta sapiencia no se puede quedar relegada a simples colaboraciones, siempre que la reina del Chantecler te autorice, of course.

    Por cierto blogger, no tiene que ver con esta entrada pero ¿que me dices de War horse? ¿es la película sobre el musical?

    ResponderEliminar
  10. Pues un abrazo, Santi de Bilbao, y Willkommen. A ver si seguimos siguiendonos ¿ok? Pásatelo en grande en NY, espero crónica!

    ResponderEliminar
  11. Eva Moreno10/2/12 20:30

    Enhorabuena Isa, expectacular bautizo bloggeero, tu vales pa tó nena....

    ResponderEliminar
  12. Rey de Chantecler!! War Horse no es un musical, sino una obra de teatro con un caballo espectacular hecho por tres personas en movimiento. Habrá que ver la peli de Spielberg, pero los que han visto la obra dicen que es imposible que una película iguale al original en espectáculo y emoción.
    Anda, ve sacando las pieles del armario que mañana nos vamos a enterar en el Santísimo Reino!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosidad perdona la metedura de pata, pero recordaba ese espectáculo de la gala de los Tony's de este año, y se me ha ido la cabeza.

      Eliminar
  13. Ay Ángel...que te quedas sin blog de aquí a un rato!! Cómo escribe y se documenta nuestra Isa...hasta ha conseguido que se manifiesten las que nunca aparecen por aquí (me refiero a las dos Evas).

    Me pasa lo mismo que a vosotros, que estoy harta de escuchar la canción, con distintos cantantes, con distintas versiones, y en mi ignorancia, no tenía ni idea de que el origen era berlinés y el autor Kurt Weill. Sorpresas te da la vida!!!

    Me gustan todos los videos. Estoy de acuerdo con Jaime...Bobby Darin es un máquina y tiene algo que te engancha (tampoco lo conocía...hoy estoy fatal). Excelentes Ute Lemper (que suerte tienes Ismael) y el gran Louis.

    Aunque yo siempre me voy a quedar con mi Hugh en directo!!!

    Felicidades Isa...por cierto, que nos vamos a Madrid!!

    Conso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Consooo, si no conocías a Bobby Darin TIENES QUE ver la peli sobre su vida que dirigió e interpretó Kevin Spacey. No me acuerdo cómo se tituló en español, en inglés se tituló Beyond the Sea, y Mr Spacey canta y baila con una solvencia superior a la que se le suponía (al menos a la que yo le suponía)
      Nos vemos, que tenemos que preparar lo de Madrid

      Eliminar
  14. Isaaa, qué bien escrito y qué bien documentado!!, va a haber que ir pensando en un spin-off del blog. Yo tampoco conocía a Bobby Darin, así que habrá que ver la peli. A la fantástica Ute Lemper la vimos en Sevilla cuando vino al Teatro Central, en el 97 (y no hemos visto en directo a Louis Armstrong por meses.., qué manera de tené años!! Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  15. Spin-off, spin-off... ya no dejo publicar más a ésta!! Que parece que se ya os ha olvidao el año que llevo bregando cada semana con el tinglao!!! Noveleros, más que noveleros!!!
    Y a la que no conoce ni a Darin ni a Weill, deja que la coja! Cría cuervos... (por cierto, ¿es que pensabas que la había compuesto Mr Jackman?)

    ResponderEliminar
  16. Anónimo13/2/12 2:42

    Sí conocía a Kurt Weill...de hecho recuerdo una obra que hizo Hannah Schygulla en el Lope de Vega de Sevilla con obras de Kurt Weill y Berltold Brecht...fantástica! Lo que no sabía era que esta canción era de él...no me crucifiques que no soy tan inculta!!!!

    Conso

    ResponderEliminar
  17. Por cierto Isa, que no colgué el video de Beyond the sea (la película) porque no se cargaba en la plantilla del blog. Los mega up loads esos del ca... me tienen frito!
    Pero el mismo día de la publicación lo colgué en mi perfil en facebook para "abrir boca". Y es que me encanta Spacey en esta película (y en todas), aunque aquí no haya sido muy reconocido. No os lo perdáis, pinchar Spacey Beyond the sea y sale.

    Otra cosa: ¿no te has percatado de a quien se parece Bobby Darin?
    Se trata de un amigo común. A mí por lo menos me recuerda muchísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo adoro esa peli, además el número de la canción Beyond the Sea está rodado en los jardines de SansSouci, el palacio de verano de los reyues de Alemania, en Potsdam, cerca de Berlín, pero da el pego de Italia enteramente. Y como dije, me quedé con la boca abierta de cómo canta y baila este hombre.
      En cuanto al parecido, no sé si nos referimos al mismo: por no dar nombres en el blog, a un profesional con establecimiento abierto en el Aljarafe, pero no sé si tú lo conoces. Mejor comentamos en el correo electrónico.

      Eliminar
  18. Ja,ja,ja. Isabel, ten cuidao que éste se está afilando las uñas pa señalarte la cara...
    :-P

    ResponderEliminar
  19. Me encanta esta canción y sus canmtantes. En especial Lois Amstrong es genial, me mueve del asiento verle tocar y cantar.
    ¿Alguien ha visto ya Follies en Madrid? ¿Qué tal está? ¿Recomendable?
    Un cordial saludo a los redactores
    Ana C.

    ResponderEliminar
  20. Hola Ana! Aún no he visto Follies, y me gustaría porque me interesa como entiende Mario Gas a Sondheim (a pesar de traducciones conmo "Soy Coristaaa", por Broadway Baby...)
    Creo que las primeras impresiones han sido buenas, habrá que ver.
    Pues sí, este tema es verdaderamente legendario, y no hay crooner que no lo haya cantado alguna vez. A mí me gusta mucho una versión de Robbie Williams de su magnífico disco de versiones "Swing when you´re winning". Pero es verdad que Mr. Sachtmo puede con todos. Él no es de este mundo!

    ResponderEliminar
  21. Isa, me ha encantado la entrada, qué bien escrita e ilustrada. Enhorabuena!!!
    Y tu Angel, que buena escuela estás creando ¿eh?, con colaboradores de este nivel da gusto.
    Mack the Knife, es sin duda una de las canciones más versionadas de todos los tiempos en el mundo anglosajón, por artistas de los más variados estilos y que van desde los clásicos nombrados en el post hasta los más contemporáneos como Robbie Williams, Jimmi Dale, Michael Bubble, Sting, Marianne Faithfull, (incluso Miguel Rios hizo una versión aquí en España).
    Como bien dice Isa, Ella Fitzgerald en su concierto en Berlin en 1960 (que dio lugar a su inolvidable “Ella In Berlin”) contribuyó a hacer esta canción aún más famosa pues en pleno concierto y en medio de la misma, olvidó la letra, a pesar de haberla estado ensayando unos minutos antes entre bambalinas (era la primera vez que iba a cantarla en público). El caso es que ese olvido, convirtió aquella pieza en una pequeña obra maestra de la improvisación que quedó recogida para siempre en esa maravilla editada por Verve y convertida en codiciada pieza de coleccionistas.
    Y al hilo de esta entrada también, Angel, es de obligada mención la Opera do Malandro de nuestro querido y admirado Chico Buarque escrita por este a partir de la Opera de los mendigos (1728), de John Gay, y de la Opera de los tres centavos (1928), de Bertold Brecht y Kurt Weill. Pero como el mismo Buarque dijo: “este trabajo tiene la estructura de la pieza de Gay y el enfoque crítico de Brecht pero es esencialmente brasileño”. La obra está ambientada en Río de Janeiro -en la década de 1940 con el telón de fondo de la II Guerra Mundial- en un burdel del barrio de Lapa (punto neurálgico de la delincuencia carioca) donde Max, un delincuente (aunque malandro en portugués tiene un significado menos fuerte que delincuente sería algo así como bribón, caradura, sinvergüenza…. pero con cierto arte y gracia) trata de sobrevivir.
    La obra pretendía ser una crítica a las influencias americanas y a los aires de modernidad forzada que estaban transformando la sociedad brasileña y aún hoy día su argumento continúa siendo completamente actual pues retrata una sociedad entregada al fraude, al contrabandismo, a la corrupción y al capital extranjero. (¿De qué me suena a mí esto?).
    La ópera se estrenó en 1978 (previo paso por la censura de la época, of course) y recibió el premio Molière a la mejor obra teatral del año. A pesar de ello parte de la crítica cuestionó a Chico B, su capacidad como dramaturgo reprochándole haber creado una obra deslavazada plagada de textos caóticos y confusos, pero lo que nadie pudo ni podrá negar es que la Ópera do Malandro dio lugar a uno de los mejores discos de la historia de la música brasileña. Hablo de la banda sonora de la adaptación cinematográfica que hizo Ruy Guerra en 1986. El disco, guarda tesoros como Folhetim (que inmortalizó nuestra querida Gal, en quien Chico pensó al escribirla), O meu amor, Teresinha ó la escalofriante Pedaço de mim -la más perfecta y desgarradora descripción de la saudade- y por supuesto una versión llamada O Malandro que sería el equivalente al Mack The Knife, todos temas convertidos ya en verdaderos himnos de la música popular brasileña.

    Bueno, ya está que me emociono y no paro….

    Un abrazo.

    Paula

    ResponderEliminar
  22. Ángeeee, ten cuidao que te están saliendo spin- offes por todas partes. Y eso que está con el pito de carnaval.

    ResponderEliminar
  23. Paula, gracias por completar la entrada con la aportación brasileña, realmente la threepenny opera ha sido versionada en distintas músicas, que es en parte lo que trataba de subrayar, cómo una canción puede pasar por varios estilos. Vamos, que doy gratis la idea de Manué el Navaja por bulerías o por tangos de Granada.
    Y que vivan las Pepis, no te vaya a resbalaaa

    ResponderEliminar
  24. Mi queridísima orácula caletera!!! veo que esta semana os habéis propuesto dejarme cual linda chata entre Isa y tú. Vale, vale...tú serás la segunda en sustituirme cuando Sondheim me recoja en su seno.
    Me has redescubierto una joya que tenía medio olvidada y que creo que es sencillamente una obra maestra. La Opera do Malandro de mi venerado Chico. Mataría por verla en escena. ¿Esas cosas no las reponen cuando estamos por allí? ¿O es que prefieren reservarnos espectáculos inventados armoazubios con primas balerinas postmenopáusicas? En fin, desde ayer que vi tu magnífica entrada lo he puesto unas cuatro veces. Ahora suena Pedaço de mim, y de verdad pone los vellos de punta. Y el samba de inicio A volta do malandro me empuja a hacer las maletas y a fugarme a Río (pasando antes por Vassouras para mangarle a mi sobrina cierta "fantasía" que tú conoces)
    Qué saudadón tengo esta mañana miarma!!!
    Un beso, gracias por la impagable documentación y disfrutad mucho de de estos días, que ya sabéis que la "tristeza nao tem fim...felicidade sim" En mi pueblo se diría "las alegría hay que buscarla que las penitas vienen sola"

    ResponderEliminar
  25. Me parece muy interesante que pongáis las letras subtituladas. Muchas veces oimos estas canciones pero sin tener idea de lo que estan hablando.
    Un saludo
    Santi

    ResponderEliminar
  26. A mí también me gusta encontrar versiones subtituladas, en especial cuando las letras son tan jugosas como las que escribieron Weill, Ira Gershwin, Porter, Hammerstein o mi venerado Sondheim. Intentaré buscar más por esa jungla inexplorada del youtube, aunque últimamente esté un poquito hostigada...
    La versión de Lemper me la pasó mi amiga y colaboradora Isabel, que también sabe "brujulear" lo suyo.
    Un abrazo Santi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevo toda la tarde traduciendo un contrato de arrendamiento de centro comercial, y no he podido resistirme a traduciros la canción, así para airearme. Seguramente no está muy allá, pero estaba liada con terminología jurídica y no ando muy fina. Ahí va:
      El tiburón enseña sus dientes, blancos como perlas
      Y Maceath tiene una navaja, pero la lleva escondida
      Cuando el tiburón muerde con sus dientes
      La sangre roja se desparrama
      Pero el viejo Makie lleva unos guantes,
      Para no mancharse de rojo
      Una mañana soleada, en la calle hay un cuerpo, perdiendo la vida
      Y alguien se asoma por la esquina
      ¿será Mackie Navaja?
      Una barca de arrastre en el río
      Desde donde tiran un saco de cemento
      Es para que pese, te apuesto lo que sea a que Mackie ha vuelto a la ciudad.
      ¿Te has enterado que Louie Miller ha desaparecido?
      Después de cobrar todo el dinero
      Y ahora el Mackie gasta como un señorito
      ¿Qué habrá hecho?
      Jenny Diver, Sukey Tawdry,
      La señorita Lotte Lenya,
      La vieja Lucy Brown,
      Atamos cabos: Mackie ha vuelto a la ciudad
      Tened cuidado: el viejo Makie ha vuelto.

      Eliminar
  27. Ángel, enhorabuena por tu maravilloso blog. Ya sabes que yo de musicales no sé una palabra, pero leyéndote cada semana, cada día me gusta más y cada día quiero saber más y más. Muchas gracias por dedicar tu tiempo a dejarnos boquiabiertos con números como el de "Anything goes" que yo (como casi todo lo que aquí aparece) desconocía por completo. Sé que tú te lo pasas en grande, pero qué bueno que nos lo hagas pasar también a los demás.
    Por otro lado, avisarte como ya han hecho otros de que te andes con mucho tiento con mi santa, que es mú leia y sabe más que los ratones coloraos, además de tener su gracia. Hay que reconocer que lo del cura de los Molares ha tenío arte. Otro que también lo tiene a manos llenas es Fernando Solano con sus salidas. Por Dió, Fernando, eso del Chantecler qué es, hijo mío. Ya puestos a comentar, la canción me parece una genialidad desde su versión alemana, aunque qué quieres, a mí la que me gusta de verdad es la de Bobby Darin, con un ritmo irresistible, por más que la de L. A. es estupenda también.
    En fin, para terminar una recomendación libresca: "El ruido eterno" de Alex Ross, un extraordinario ensayo que cuenta el siglo XX a través de su música (fundamentalmente clásica, aunque con algunas incursiones en otras). En su capítulo 6 describe el Berlín de los años 20 de forma maravillosa.

    Rafa A.T. (el marío de la artista invitada)

    ResponderEliminar
  28. Gracias por la traducción. Excelente, como no podía ser de otra manera en las manos de una profesional. ¿No da miedo si le quitamos la música y dejamos solo las aparentemente inocentes pero tremendas frases?

    Hombre Rafa, ya te estaba yo echando de menos!! Que sepas más o menos de este tema no es excusa para que no entres de vez en cuando, ¿eh? Y más en una ocasión tan especial como ésta. ¿Ves como puedes aportar mucho? Ya sé cual será el próximo regalo que me pediré: "El ruido eterno" de Alex Ross, que como la Mazagatos con Vargas LLosa, llevo tiempo detrás de él pero nunca he tenido la suerte de leerlo. jajaja
    Un abrazo

    ResponderEliminar