Wilkommen, bienvenue, welcome!!

domingo, 1 de abril de 2012

What´s about?




La historia más grande jamás cantada

Es jueves, y no uno cualquiera, es Jueves Santo. Unos se van de vacaciones, otros se arremolinan a las puertas de las iglesias a esperar las procesiones, otras sufren los rigores de los tacones y las peinetas mientras algunos han decidido –con muy buen criterio- quedarse en casa y ver una vez más La Túnica Sagrada, Quo Vadis? o Rey de Reyes. A esta lista de clásicos pasionales tenemos que añadir uno esencial, una revisión hippy y transgresora sobre los últimos días de Cristo en la tierra. Jamás se pensó en un tema más trascendental para convertirlo en musical. Jamás nadie pensó que la Biblia pudiera romper taquillas en Broadway.  A nadie antes se le había ocurrido lo que la historia sagrada podía dar de sí. Al fin y al cabo se han vendido más ejemplares de este best seller que de Harry Potter…
1970. En una de las muchas conversaciones entre los autores y amigos Tim Rice y Andrew Lloyd Webber –que ya habían trabajado juntos en otra obra “bíblica” Joseph and the amazing technicolor dreamcoat- vuelven a hablar sobre una locura que les rondaba desde hacía tiempo. El concepto ópera rock no existía antes de finales de los sesenta. Tommy (The Who), Hair o el mismo Joseph eran los únicos precedentes de este novedoso concepto. Aliñar los evangelios de San Mateo con baterías y guitarras eléctricas suponía un cierto riesgo, pero eran los setenta y la gente estaba ávida de experimentos psicodélicos, y desde luego mucho más abierta a nuevas ideas que hoy día. Así que se pusieron manos a la obra, a redactar el libreto –casi inexistente al tratarse de una ópera- las letras y las músicas. En poco tiempo ya estaba listo el repertorio pero aún sin productor que quisiera entregar su pellejo como prenda en esta insólita empresa. Por el momento grabaron un disco con los temas principales y al instante ya había un par de ellos colocados en las listas de éxitos (Superstar y I don´t know how to love him) Esto supuso alguna garantía para producir el show.  Los intérpretes del vinilo eran Ian Gillian (Deep Purple) en el papel de Jesucristo, Murray Head (One night in Bangkok, Sunday, bloody Sunday) como Judas y una hawaiana semidesconocida llamada Yvonne Elliman como María Magdalena. La única, por cierto, que repitió papel en el estreno de Broadway y en la posterior película.
La popularidad del disco hizo que en pocas semanas fueran varias las producciones de aficionados -high schools y pandillas de jóvenes cristianos progres- que se pusieran en marcha. Todas sin autorización de los creadores. Era la primera vez que un musical se ponía en escena por amateurs antes de que se estrenara oficialmente. Pero la realidad es que ya nadie podía parar la “superstarmanía”.
En 1971 abrió sus puertas en el Mark Hellinger Theatre dirigido por Tom O´Horgan. Y no con las mejores críticas. La moral católica reaccionó de forma enérgica. Demasiado cinismo, demasiada política, demasiada humanidad y…demasiado Judas. Una historia sobre la pasión de Cristo en la que la resurrección no significa nada, en la que la Virgen María es ignorada, en la que Herodes aparece como una vieja reina del vodevil y en la que el punto de vista de la narración parte de Judas Iscariote… demasiada provocación.
Pero no olvidemos que a fin de cuentas quien de verdad manda en Broadway es el lobby judío, y parece que a pesar de lo que para su religión también significaba esta iconoclasta revisión, el olfato de los productores pudo mucho más y aquello, pese a todas las controversias, olía a taquilla que apestaba.  
En el estreno el papel de Judas lo hacía nada más y nada menos que Ben Vereen (Pippin, Sweet Charity, All that jazz), la “pierna derecha” de Bob Fosse. Otra transgresión, un Judas negro. Lástima que al enfermar lo tuvo que ser reemplazado por Carl Anderson, el Judas de la película.
En 1972 llegó al Palace Theatre de Londres donde aún consiguió un mayor éxito. Con sus casi nueve años de permanencia en cartel se convirtió en el musical más longevo en el Reino Unido hasta la fecha. Poco después le quitó el record otra creación del mismo autor, Cats.
Desde Lituania hasta Australia pasando por Hungría o Venezuela, el Superstar arrasó en cada país que adaptó el show. El estreno de la versión cinematográfica no se hizo esperar demasiado. En 1973 Norman Jewison (El violinista en el tejado, Hechizo de luna) dirigió esta austera superproducción con el rockero Ted Neely como Jesús y Carl Anderson e Yvonne Elliman repitiendo los papeles de Judas y Magdalena. Rodada en desérticos parajes de Israel, la película prescinde de gran parte de la tramoya teatral optando por un minimalismo cercano a lo onírico. El vestuario y los escasos decorados revelan la enorme influencia que el movimiento hippy tenía en estos momentos.  
A Madrid llegó en 1975. El productor Jaime Azpilicueta se atrevió con un montaje hipermoderno, algo que no se había visto jamás en nuestro país. Pero el riesgo no fue tanto al contar con una estrella como Camilo Sesto como protagonista. Angela Carrasco y Teddy Bautista  (sin comentarios) fueron Magdalena y Judas. Uno de los logros fundamentales de esta versión fue la traducción de las letras, sin duda una de las mejores de nuestra irregular trayectoria patria.
Pues sí, es Jueves. Hay nubes y claros. El viento amenaza con regalarnos otra tarde indecisa. No sé si tanto como para enchufarnos Los diez mandamientos, pero por lo menos para echarle un vistazo a las muestras de las diferentes versiones que traemos esta semana. Versiones de una obra que ha unido a católicos, protestantes y judíos, que ha abierto ampollas y llenado bolsillos, y que se ha instalado en la memoria afectiva de muchos –del que escribe al menos- por los siglos de los siglos. Amén.
         








53 comentarios:

  1. La entrada de hoy está dedicada a mi amigo Luis. Mucho de lo que conozco y sé del musical se lo debo a él (y él a mí también jejeje) Como este es uno de tus favoritos, si no el primero, va por ti.
    Porque hace falta ser grande para triunfar en los escenarios más pequeños que existen.

    ResponderEliminar
  2. Los vídeos de esta semana (santa) son jugosos como las torrijas.
    En el primero vemos un trailer de una película hecha para televisión en 2001 dirigida por Nick Moris y protagonizada por Glenn Carter. Está hecha sobre una previa producción de Londres, ampliando decorados etc, pero con los mismos actores. Magnífica.
    En el segundo uno de mis momentos favoritos de la película original: Could we start again, please? Un tema que no estaba en el show y que fue añadido con mucho talento para la versión en cine. Vemos a Ted Neeley y a Yvonne Elliman en medio de un profético desierto. Di que ha sido un sueño, se llamaba aquí.
    En el tercero vemos al mismo Ted Neeley haciendo el personaje en teatro pero casi treinta años después. Cantando el temazo por excelencia del musical,, Getsemaní. Pone los vellos de punta. Está mayor, pero qué vozarrón y qué dramatismo.
    Y finalmente el trailer de la versión que se acaba de estrenar en Broadway hace unas semanas y que está rompiendo taquillas, una vez más. Mataría por verlo.
    En fin, disfrutad mucho y no os resbaléis con la cera. Uy, no me acordaba de que este año casi no hay cera en el suelo...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5/4/12 13:45

    Qué oportuna actualización y que preciosa dedicatoria para ese Gran Luis (por fuera y por dentro)
    Besos
    Poncio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Poncio, apiádate de nosotros y haz que deje de llover para que puedan crucificarlo como Dios manda (nunca mejor dicho) Bueno, y que luego resucite...

      Eliminar
  4. ¡Qué bueno! Ha salido el sol por fin, entro en el fb y veo que Angel ha escrito este Jueves sobre JCSS. Como siempre, la explicación no puede ser mejor. No recordaba la canción del segundo vídeo, en realidad no recuerdo demasiado la peli, y es estupenda. Me la voy a comprar y si el año que viene vuelve a llover en SS, nos la ponemos tan ricamente.
    Y cuidado, la combinación cera-charcos que es lo que hay, es temible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú como siempre vas por delante!! Esta la tenía pensada para el año pasado, pero como coincidió con el cumple de Conso pues le dediqué la de Hugh Jackman. Para que veas, y encima ahora va y me ignora. Cría cuervos...
      Pues sí Isa, poca cera y muchos charcos. A enchufar vídeos tocan

      Eliminar
  5. Gran musical, rompedor, que originó tumultos cuando la pelo se estrenó en España (aún me acuerdo del susto con que fuimos algunos al cine en Granada pues había amenazas de grupos ultras)

    Tal vez, de tanto oirlas y tararearlas hemos olvidado la calidad de los temas. Esta entrada, aparte de oportuna por las fechas, es una buena oportunidad para redescubrir esta maravilla de espectáculo.

    Por cierto: aparte de ser estupenda la versión televisiva del 2000 (de la que pones el trailer y que se puede comprar aún), es muy adecuada para todos los amantes del fetichismo (lo digo no por el tema, lógicamente, sino por el vestuario y determinadas "actualizaciones")

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, yo creo recordar lejanamente (ya que era mu chinorri) que decían que el que viera la película estaría en pecado. Ya ves, luego los curas de los Salesianos se hartaron de poner la película y de montar funciones... La iglesia siempre "en vanguardia" , ya te digo...
      Y sí, un lujo en todos los sentidos el de la peli de 2000!!

      Eliminar
  6. Ufff, acabo de ver el video de Getsemaní, y sigo conmovida. Mi hija se acaba de ir a salir de nazarena en Montesión, no sé si volveré a ver ese paso sin que resuene en mí es s Why should I die. Es curioso, nuestras madres y tías veían un paso de semanasanta y se conmovían al pensar lo que Cristo sufrió en su pasión, que ahora llamaríamos tortura, nosotros sólo nos fijamos en la calidad de una talla de hace siglos, o en la música de la banda, o nos buscamos en las raíces familiares que la imagen nos revive, pero hemos dejado de pensar en ese torturado. Hoy lo he hecho gracias a tu video, Angel. A Cristo, su padre le mandó un angel que le consolara, pero eso no sale en el musica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Getsemaní me sigue poniendo los pelos de punta. Qué bien describes ese sentimiento, Isa. Cómo una canción puede definir un momento tan profundo y tan complejo como ese, y sin ángel confortador ni ná. Por cierto ¿saldrá ese ángel hoy a confortar a una Sevilla empapá?

      Eliminar
  7. Anónimo5/4/12 16:23

    "Todos los problemas se sumergen en el vino al tiempo de cenar, no me molesteis, veo las respuestas y esta noche nada malo va a pasar"....¿Recuerdas? Es el principio del segundo acto en español. Lo digo porque estoy de acuerdo contigo en que ha sido la mejor traducción de unas letras que se ha hecho nunca en España (y no me olvido de la que hizo Victor Manuel para "Hello, Concha") y también porque elcast original en España me parece alucinante, todos fueron insuperables, con independencia de que dos de ellos hayan hecho de su vida un esperpento. Felices torrrijas!
    Fernando Mendoza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre deseé ser un apostol, y contar al mundo mi verdad... escribirla en los evangelios para así pasar a la posteridad...

      ¿Que si recuerdo? Cada sílaba. Mi hermano estaba en la función de "los mayores" del colegio y la vi como veinte veces. No me podía gustar más. La verdad es que se recuerda como una de las mejores obras hechas en los Salesianos de Utrera. Lo hacían con sus voces por encima del playback. Hoy eso sería un horror, pero entonces nos parecía una maravila!!

      Eliminar
    2. ja ja ja, no me acordaba para nada de ese verso, pero ahora al leerlo recuerdo que siempre pensaba que vaya tío carota, que quería escribir un evangelio para pasar a la posteridad, no para evangelizar ni nada de eso. ¿esto era de JCSS?

      Eliminar
    3. Always hoped that I'd be an apostle
      Knew that I would make it if I tried
      Then when we retire we can write the gospels
      So they'll still talk about us when we've died

      Literalmente. O casi, vamos, que escribimos para que se diga algo de nosotros cuando muramos... Cuidao el plan. O también puede referise a que los evangelios sigan hablando cuando ya no estemos. Tú que eres traductora de verdad, ¿puede tener ese matiz no?

      Siempre deseé ser patinadora artística para así pasar a la posteridad...

      Eliminar
    4. vale, entiendo que sigan hablando de nosotros, de los que protagonizamos la historia que se cuenta, en verdad en español si no lo entiendes como pasar YO a la posteridad, que es lo que yo entedía en el cole, sino pasar NOSOTROS, pues perfecto.
      Lo que no recuerdo es de qué canción era esto.

      Eliminar
  8. Anónimo6/4/12 13:12

    No se que decir... Lo primero GRACIAS, por la entrada y sobre todo por la dedicatoria, que tonto, se me han saltado las lagrimas, y no solo porque cada vez que escucho Getsemani me pongo fatal... no, es por ti, y porque cone stas cosas sé todo los que nos une.
    Fué mi primer musical, en un cine de Verano, años después de su estreno, recuerdo una lagartija cruzando tranquilamente la pantalla... Veraneando y un dia mi primi Miguel me dice "La vemos?"... Y ahi está me marco, para siempre.
    Hice como diez veces la función, en play back, porque entonces no me atrevia acantar, y menos esto, por la inmensa dificultad... Y después, que cosas, fui Judas...
    Audicione para ser Pilatos en el montaje de Madrid, vamos
    que esta claro, lo que este musical significa para mi.
    He escuchado versiones hasta en Japones, Ruso, me da igual,
    auqnue no entienda ni una palabra, el sentimiento es el mismo.
    Gracias de nuevo Angel.
    Podria seguir y seguir contando cosas, pero puedo llegar a aburrir.
    Muchos Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada guapo!! Yo también "me jincho" con el Getsemaní, tiene un poder de conmoción único. Y este Ted Neeley me pone mis lindas carnes de gallina.
      Qué buenas aquellas pelis de verano aliñadas con lagartijas errantes ¿eh? A mi me costó un disgusto porque fui a verla medio de estranjis porque se consideraba demasiado moderna. Y porque no hablaban de la virgen!!! Tan marianos nosotros por aquí, imagínate!

      Eliminar
    2. Anónimo9/4/12 22:33

      Y de eso hace ya unos cuantos años! Facilmente 30!
      O más! En mi caso, no en el tuyo que eres muchisimo
      mas joven!. No lo podian entender... Y muchos siguen sin entenderlo, que me parece peor aún!.

      Eliminar
  9. Miguel y yo, esta noche de Viernes Santo, celebraremos los santos oficios en el Neil Simon Theater de la West 52nd Street de NYC. Ya hemos dicho que, después, escribiremos una crónica a la limón que enviaremos al Maestro para que, si lo considera oportuno, la públique en su portal.
    Lo único que nos entristece es que no estéis todos aquí para compartir juntos este momento. Un grandísimo abrazo desde el Gran Pero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mejor manera miarma???? Y mejor templo que el Neil Simon????
      Yo ya estoy disfrutando con que vosotros lo veáis y me lo podáis contar.
      Un abrazo a los dos

      Eliminar
  10. La conexión Semana Santa - JCSS es tan evidente que esta mañana la cadena Ser le ha dedicado un rato en el programa A vivir que son 2 días, con entrevista a Azpilicueta incluida. Por supuesto que no le llegan a los talones al blogmaster, pero os la enlazo por si queréis oírla.
    http://www.cadenaser.com/cultura/audios/cuarenta-anos-jesucristo-superstar/csrcsrpor/20120408csrcsrcul_8/Aes/

    ResponderEliminar
  11. Anónimo9/4/12 14:14

    No puedo creerlo. La semana pasada volví de Nueva York de ver entre otras cosas Jesucristo Superstar y abro tu blog y veo que le dedicas una entrada. Es que estoy entiasmado con este musical. Sinceramente no lo conocía demasiado, no me había interesado mucho. Pero me dijeron que estaba muy bien y la verdad es que es un pasote. Lo recomiendo a todos los que se "acerquen" por allí. El montaje, los bailes, los actores, en especial Josh Young que hace un Judas increible y Paul Noplan de Jesús. Todosm que se salen.
    También he visto Menphis y también me gustó pero no tanto. Mary Poppins casi por obliogación pero me lo pasé pipa, y Porgy and Bess que me pareció sublime. !Te agradezco la recomendación de esta última!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Santi! Me alegro de que te sirvieran mis recomendaciones. Qué suerte haber visto todo eso!! Bueno, no es que me queje porque yo también vine bien servidito, pero este Jesus Christ parece cosa seria...
      Memphis es un musical que está teniendo un enorme éxito, ya he tenido ocasión de verla dos veces pero no me atrae demasiado. Ahora que sé que no te ha entusiasmado me reafirmo en mi idea.
      ¿A Mary Poppins a la fuerza? Qué suerte que lo fuercen a uno a cosas así!!!!

      Eliminar
  12. Anónimo9/4/12 14:16

    Ah soy Santi, el bilbaíno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9/4/12 22:27

      Lo que daria por poder ver yo ese nuevo montaje de Jesus Christ Superstar! Y en Broadway!. Qué envidia!
      Luis.

      Eliminar
  13. Pues yo, como me he educado toda la vida en colegios públicos y en una familia nada semanasantera, no tengo ese background que se refleja en muchos de vuestros comentarios. No quita, claro está, para que me emocione viendo y oyendo estas secuencias, como me emocioné estas Navidades cuando vimos Godspell en NY. Sí recuerdo perfectamente el boom que supuso el estreno español con Camilo Sesto y Ángela Carrasco, cuyos hits se oían continuamente en la radio, sobre todo el Getsemaní, que Camilo S. estuvo incluyendo en su repertorio durante años cada vez que actuaba en un programa de TV. Me habría encantado ver la versión original de Bway de los 70, y por supuesto también la de ahora, aunque no sé si me gustaría tanto como sé que me habría gustado aquélla, porque los códigos están adaptados a los gustos musicales actuales, con mucho pop e incorporando personajes "exóticos" para dar modernidad (creo que aparece un ninja y todo, no?). Claro, como es normal tendría que verla para poder opinar. A ver si llega la crítica de los recientes newyorkers...!!

    ResponderEliminar
  14. Qué lástima, de colegio público... Pues no sabes los muermazos que te has ahorrado en tu tierna infancia... Nunca le habrás tenido que besar la mano a un cura muerto, por ejemplo.
    A mí me da muy buena pinta el nuevo montaje. Aparte de lo que me dicen los newyorkers (Rafa y Santi) y por lo poco que he visto, creo que debe ser una revisión llena de fuerza y energía. Para no perdérsela, vamos. Ninjas aparte, cada versión que se hizo en los 70 y 80 era más rompedora y atrevida que la anterior. That´s the way i´t is!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿le teníais que besar la mano a un cura muertooooo? ¿Eso no era Doña Inés de Castro en Coimbra? Y yo que pensaba que los salesianos eran unos modernos que hacían teatro y todo
      Oye, la Conso sigue sin interé, que diga, sin interné?

      Eliminar
    2. Aunque me pese, mi Conso sigue sin internet y sin interé.
      Y sí, por mucho ciclo de Bertoucci y mucha Libertad sin Ira de Jarcha, te diré que solo unos añitos antes desfilamos ante el cadáver de un salesiano octogenario de cuyo nombre no quiero acordarme...

      Eliminar
  15. Cuidao publicá un Jueves Santo en lugar de ir a los oficios y visitar monumentos eucarísticos...

    ResponderEliminar
  16. Ay Fernando, qué disgusto tengo contigo... Yo que pensé que unos días en el Village te iban a abrir un poquito la perspectiva... Y haces que mi difunta tía abuela Nati parezca Leire Pajin a tu lado.

    Además, que sepas que además de publicar me jarté de visitar sagrarios comme il faut. Cualquiera me detiene a mí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona querido, los días maravillosos que pasamos en el Village, son totalmente compatibles con os oficios de Semana Santa...

      Fuera de polémicas absurdas (tanto como nosotros), es uno de los musicales de referencia, el que conocíamos todos en el colegio, porque en mi época, en los actos culturales y literarios y en los festivales de playback que se organizaban en el colegio, siempre caía algo de esta obra, por lo que forma parte de mi pasado y me trae muy buenos recuerdos, igual que Godspell.

      Eliminar
    2. Andaaa, métete con otra que ni visitó sagrarios, ni fue a oficios, ni abríó blogs ni se quitó el pijama UN JUEVES SANTO!!!
      (questamospasandoconella.com)

      Eliminar
  17. Os imaginais una Semana Santa del 73 verla en el Palace de Londres i dos dias después GODSPELL. Saliamos del fuego "semanasantero español", para caer en las brasas inglesas. Pero, claro, aquellas eran unas PASIONES diferentes a las de Olesa o Esparraguera.
    Pere

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué envidia Pere. Estar en Londres en esos años tan jugosos!!

      Eliminar
    2. En contrapartida, tiene que somos viejos. Pero si, ver los estrenos de HAIR, JESUS CHRIST,FOLLIES..fueron experiencias inolvidables.

      Eliminar
  18. Parece mentira que una cosa así se pudiera hacer en aquellos años,en los últimos coletazos de la era franquista, en una España recalcitrántemente católica.
    Sería posible ahora? No se rasgarían las vestiduras los neocatólicos postmodernos que manejan nuestro futuro? Qué nos ha pasado?
    Enhorabuena Angel, como siempre, aire fresco.
    Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi queridísima contesse!!! Qué alegría verte por aquí! Pues sí, dudo mucho que hoy se aceptara -y entendiera- un montaje tan trasgresor como este. Por muy modernos que podamos parecer, no por dios, nada que ver con lo que fuimos treinta años atrás...
      Besos mil

      Eliminar
  19. Neil Simon Theatre – Jesus Christ Superstar – Stratford Shakespeare Festival’s Production

    El viernes 6 de abril, animados por un impulso que surgía de ese síndrome tan pasmoso que se sufre en Nueva York, cuando una va de visita y cuenta con pocos días, y que puede llegar a anularte, pero que en el mejor de los casos te llena de energía, te revitaliza, te sobrepone al cansancio y te impulsa a ver, hacer, consumir, comer, andar, fotografiar... esa tarde del 6 de abril, para más “inri” Viernes Santo, nos levantamos de la cama en la suite del Beacon Hotel, y nos fuimos derechitos al box office del Neil Simon Theatre para adquirir las mejores localidades de Jesus Christ Superstar. Era nuestra última noche en el Gran Pero y había que rematar la jugada con las mejores cartas.

    El Neil Simon Theatre es una de esas salas neoyorquinas que nacieron en el primer cuarto del siglo pasado y que dignificaron, con su decoración ecléctica y un tanto ampulosa, un espectáculo que por lo popular y lo animado solía ser considerado de segunda categoría frente a su hermana mayor, la ópera, que hasta 1966 tenía su casa muy cerca, en el 1411 de Broadway, ocupando casi una manzana (entre la West 39th y la West 40th) y exhibiendo todo su lujo capitalino y europeo.

    Su fachada de ladrillo visto, tripartita, con sus bellas hornacinas a cada lado y sus tres ventanales centrales de medio punto, todo ello coronado con sendos dinteles clasicistas; se diría un edificio burgués, con clase, pero también un lugar de trabajo, casi industrial... es una auténtica declaración de intenciones: los estucados y las lámparas están muy bien, pero aquí uno viene a divertirse, a gritar si hace falta, a animar la tarde para salir con ganas de tomarse algo en cualquier garito, mientras se recuerdan las melodías y uno se recrea en la imagen de los bailarines.

    Es ese espíritu “descontraído”, si prejuicos, energizante, divertido y popular el que más nos atrae del teatro musical...un espíritu que, además, ha contagiado a la ciudad y que también se encuentra en los espectáculos del Lincoln Center o en los conciertos del Carnegie Hall. Con esa misma predisposición, la que en la fachada del Neil Simon Theatre se nos revelaba, entramos una la Sala que, poco a poco, se llenó por completo.

    ResponderEliminar
  20. Nuestra localidad se encontraba en la fila J (la décima), casi en el centro de lo que nosotros llamamos “butaca” y que ellos denominan “orchestra”. El escenario se mostraba abiertamente, sin cortina que lo ocultase. Ya estaba claro que el drama se iba a desarrollar ahí, en los límites de una estructura de andamios de hierro, en dos órdenes, sencilla y, como pronto se nos reveló, inamovible.

    Una primera reflexión pudimos hacernos: no es tiempo de producciones espectaculares, de alardes técnicos que dejan boquiabierto al público, de dispendios presupuestarios que cargan las tintas en el capítulo escenográfico. Estaba claro que el espectáculo que íbamos a ver echaría mano de una excelente iluminación (que la ingente cantidad de luces así presagiaba) y de un buen montón de ideas imaginativas que nos llevarían por los distintos escenarios por los que el drama transcurre.

    Y así fue, de hecho...no hicieron falta grandes cambios para vivir con plenitud la última cena, el Getsemaní, el Palacio de Pilatos o, sobre todo, las estancias de Herodes, presididas por una gran H de neón rojo y con la inclusión de un piano blanco que acentuó el tono de cabaret entre decadente y galáctico de la escena. La imaginativa crucifixión final se merece un destacado lugar: preciosa la imagen del cuerpo ya en cruz, subiendo al encuentro de la cruz iluminada.

    Por tanto, buena nota para Robert Brill (Diseñador de la Escena) y Howell Binkley (Diseñador de Luces), por entender los tiempos que corren y, sin embargo, desde la imaginación, por no dejarse arrastrar por el pesimismo.

    Capitulo interesante es el del vestuario, que de nuevo opta por elementos sencillos, colores tierra (si exceptuamos la escena de Herodes, de colorido impactante) y una especia de intemporalidad que va desde elementos medievales, con tejidos rudos y cortes poco sofisticados, formas clásicas (como el vestido de la Magdalena o del mismo Jesucristo) o súbitos saltos al presente más elegante (como en el caso de Pilatos), pasando por diseños futuristas (de Caifás y su corte, en el lado oscuro del futuro). Un conjunto ecléctico que, como en el caso de la escenografía, pretende ser un elemento más, que no moleste y que, si es posible, ayude al drama. Y algo así se agradece. Paul Tazewell es el responsable de todo ello.

    ResponderEliminar
  21. Desde la “Overture” nos pudimos percatar de que Rick Fox había optado por revisar la música para darle un tono más pop que rock, y menos classic-rock que la versión cinematográfica. Ausencia casi absoluta de cuerdas, bastantes elementos electrónicos, pero sin olvidarse de los sonidos acústicos del viento (las trompetas no paran).

    Nada que objetar, todo impecablemente dicho, virtuosamente realizado, con un sonido espléndido, aunque en ocasiones pasado un poco de decibelios...Pero a los dos nos pareció que esa búsqueda del control y la impecabilidad del sonido y del enlace de todos los números (que se suceden casi sin solución de continuidad), restaba un poco de carne a las versiones, haciéndolas un tanto planas, faltas de cambios dinámicos puramente acústicos, humanos, vocales, corpóreos.

    Esta impresión, sin embargo, en cuanto a las voces se refiere, no era la misma según de qué protagonista estábamos hablando. El Judas que nos tocó, por suerte (Jeremy Kushnier, que sustituía a Josh Young esa noche), rompió con esa impresión en cuanto pudimos disfrutar de su fuerza, de su desgarro, de su dramatismo...¡nos encantó! Otro tanto podríamos decir de Pilatos o Herodes (Tom Hewitt y Bruce Dow, respectivamente), el primero, uno de esos modelos de actor de musicales de toda la vida, que destilan elegancia y buen gusto a cada paso, el segundo, el típico cómico que aprovecha su imagen y su voz para atraparnos en sus garras de vieja drag queen resabiada y corrupta. Paul Nolan, el protagonista del drama, nos dejo un sabor a medias entre el reconocimiento del talento y la frustración de esperar un poco más para un personaje que, en el Monte de Getsemaní tiene que romperse como un frágil vidrio. Miguel apreció su fuerza, sin embargo, Rafael no alcanzó a considerarlo en toda su plenitud. La más decepcionante de la noche fue la bellísima Chilina Kennedy, María Magdalena, que en sus dos preciosas intervenciones mostró a las claras que, ella sí, no iba a arriesgar ni un ápice en la interpretación: le falto garra y convicción, y en lo vocal fue roma y sin color.

    El resto del reparto exhibió un dominio vocal y dramático superior. ¡Qué buenos ensambles! ¡Qué manera de moverse! ¡Qué dinamismo más contagioso! Está claro que, como dijimos, llegar a Broadway, actuar en uno de sus musicales, es para cualquier joven actor un triunfo tan deseado que, cuando se alcanza, te carga las pilas por una buena cantidad de meses, y esa energía se nota y te arrastra.

    Al final, los dos nos fuimos, a pesar del drama, con una sonrisa en los labios y con una buen manojo de melodías archiconocidas en la cabeza: Time Square seguía tan bulliciosa como siempre, y nunca ese ruido casó tan bien con la pasión y la muerte de un ser humano.

    En nuestro espíritu, como las dos caras de una misma moneda, el Herodes carnal y absolutamente urbano se confundía con la imagen impactante de un crucifijo casi digital: en el centro, Judas nos recordaba que si tan sometidos al destino estábamos, mejor sería que nos relajáramos y nos dejáramos llevar: al final fue él, Judas, el que se fotografió con nosotros, con toda su humanidad transpirando por sus poros.

    Traidora y traicionada, Nueva York aún nos permitió unas horas de disfrute sin compasión, ¡bendita sea!

    Miguel Barrios y Rafa Gómez

    ResponderEliminar
  22. Sin haber tenido la suerte de estar calentando butaca en el Neil Simon (por el show y sobre todo por la compañía) no puedo estar más de acuerdo con vuestras apreciaciones. El que un musical de Broadway merezca un 8 o un 10 muchas veces depende únicamente de eso. Por muy acertado que sea el concepto, la puesta en escena, los decorados, la iluminación , el sonido o los intérpretes, tiene que haber un "algo más" que no se aprende ni se ensaya. El nervio, las entrañas, el corazón del actor debe estar junto a su perfección y profesionalidad, y no oculto bajo estas. Yo he tenido la suerte de ver mucho bueno, buenísimo y también correcto y hasta mediocre (malo malo, la verdad, muy poco) y siempre llego a la misma conclusión, hay elementos del cocktail que no se comprar con dinero ni con tiempo, están o no están. Así de simple...já!
    Aún así, comería tornillos de rosca por haber estado allí. Pero allí con vosotros, claro.

    Gracias infinitas por compartir vuestra experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo17/4/12 9:39

      Gracias a ti, miarma!!! Que tienes muchísimo arte!!! Tú ve apuntando ya, qué semana del año próximo te viene mejor para volver...que yo haré lo que sea por estar allí. Besos.

      Eliminar
  23. Oye, y ¿nada que decir de Porgy and Bess? No quiero abusar de vustro tiempo, pero anda... unas palabrillas sobre este magnífico show ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y dónde la ponemos, en qué entrada?

      Eliminar
    2. En la próxima, que esta ya se me ha ido de las manos. A partir del jueves

      Eliminar
  24. Bueno, a ver si ahora sí sale mi comentario...
    En primer lugar felicitarte por tu excelente crónica. Me has devuelto muchos años atrás.
    Jesucristo en su momento fue un trallazo. La versión de Artime y Azpilicueta excelente. Camilo fue un pleno para la taquilla y los arreglos de Teddy Bautista estaban bien, él podía haberse quedado en casa y que hubiese cantado otro que vocalizase mejor. Angela Carrasco también daba muy bien el papel y la puesta en escena era más luminosa que la de Londres. Aun recuerdo la entrada de Camilo por el patio de butaca en el "Hosanna".
    Las siguientes veces que la he visto no han llegado a eclipsar al original de su época y aunque me había propuesto no ver la última de Broadway, tras ver las fotos y leer la crónica de tus amigos que dicen que han "tocado" algo los arreglos orquestales, me animan a entrar si fuese.
    Lo dicho, gracias por tu artículo y a los viajeros por acercarnoslo un poquito hasta aqui.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por entrar!! ALLWebber? Eres nuevo por aquí? Pariente de Sir Andrew o solo seguidor del maestro????
      En cualquier caso, bienvenido. Lo que habría dado yo por estar en esa función (me tuve cque conformar con la de mi colegio), como tú dices, un trallazo total!

      Eliminar
    2. Soy Paco Dolz de LOVE4MUSICALS.
      Pensaba que tenías pillado mi nick.
      Repito enhorabuena por el post y los comentarios de la gente.
      Saludos a todos

      Eliminar
    3. Claro Paco!! Ea, pues ya te tengo fichao. Muchas gracias, un abrazo y willkommen!!!

      Eliminar
  25. Fue el ultimo video en abrir!!!!GETHSEMANE..... Y mis ojos, humedecidos,no dejaba d sosprenderse de lo q estaban viendo/mis oidos, no querian que acabara...Me ha parecido,realmente....sorprendente...Sin dudarlo,la .ejor version q he oido jamas, de este tema.Thanks.

    ResponderEliminar
  26. Pues me alegro, porque ya sabes que era tu regalo de cumpleaños. Por los viejos tiempos...por aquellos chavales que querían montar una "versión de la versión" de "los mayores" que nunca llegó a hacerse realidad, pero que nos hizo echar mu bueos ratos... Qué tiempos...

    ResponderEliminar
  27. Rafa te felicito porque la crónica me ha transportado a la orchestra del teatro.

    ResponderEliminar