Wilkommen, bienvenue, welcome!!

jueves, 8 de marzo de 2012

Hits/Flops



Old friends

¿Por qué no podemos ser como antes? Ya nada es igual... La vida me sonríe, el cielo es azul, oigo campanas cada mañana al levantarme, y canto ¡soy rico y feliz! No pasa un día, ni un solo día, en que no piense como llegaste a mi vida y aún no te has ido... Día tras día, tras día, tras día... hasta que los días pasen. Hey, viejo amigo ¿qué tal estás viejo amigo? El tiempo pasa y todo cambia, pero nosotros nos veremos la semana que viene...
Tres colegas fantasean sobre el mañana en la azotea de un modesto apartamento en Nueva York. Hacen planes de futuro y los dibujan sobre el cielo de una ciudad rebosante de estrellas y oportunidades. Una gran amistad entre ellos, también amor inconfeso. Y sobre sus cabezas pasa veloz el satélite Sputnik como presagio de un magnífico porvenir. Allá vamos, felices adelante!
Este no es el punto de partida de Merrily we roll along, sino justamente lo contrario, el final de la obra. El musical "maldito" del tándem formado por el productor Harold Prince y el autor Stephen Sondheim, no comienza por el principio sino por el final. El afamado productor de películas comerciales Franklin Shepard celebra en su lujoso loft de Los Angeles el estreno de su último éxito. Corre el año 1976. Entre los asistentes -que no invitados- se encuentra una vieja amiga que ahora es crítica teatral. Alcohólica y fracasada le reprocha al anfitrión el haberse vendido a la industria renunciando al arte. Una vez la echan de la fiesta nadie puede evitar preguntarse quién es, qué sabe de la historia de ese hombre, qué le une a su vida... Nadie puede evitar que el tiempo comience a pasar al revés, bajando escalones para averiguar cómo los han subido. ¿O tal vez no han subido tanto?
Estructurado de una original forma, este recorrido a la inversa por sus vidas va pasando de 1976 a 1973, y a 1968, 1966 y así sucesivamente hasta acabar en el comienzo de todo, en esa azotea de Manhattan en 1957. El mismo año en que los rusos lanzaron un satélite al espacio.
No deja de resultar irónico que un musical de Sondheim que reflexiona sobre el éxito y sus efectos se haya convertido en uno de sus mayores fracasos. Tal vez por su caprichoso concepto, sus complejas y agrias letras o por sus a veces antipáticos personajes e incómodas situaciones, no sobrevivió más de dieciséis representaciones cuando se estrenó en 1981. A pesar de que guarda algunas de las mejores canciones escritas por el mejor de los compositores teatrales vivos. Uno de los temas del show se llama precisamente It´s a hit! Es un éxito, o no. El éxito y el fracaso como siempre marcados a fuego en la mentalidad norteamericana.
El libreto está basado en la obra teatral del mismo título de los autores George S. Kaufman (guionista de Una Noche en la Ópera y otras películas de los Hermanos Marx) y Moss Hart (responsable del guión de Ha nacido una estrella) estrenada el año 1934. Pero cuando Prince y Sondheim le echaron un vistazo rápidamente se dieron cuenta de que trataba sobre sus propias vidas. Mucho tiempo atrás, cuando aún no eran nadie y andaban sedientos de oportunidades. La relación que les unió con Mary Rodgers (hija del famoso compositor Richard Rodgers), las largas tardes entre partituras y golpetazos de máquinas de escribir -y algún que otro whisky- componiendo sus primeros trabajos. Eran días de ilusiones y decepciones, de proyectos comunes, de rivalidad, amor, odio, puñaladas traperas y... también olvido. Los autores de esta obra deben saber muy bien cuánto cuesta soltar lastre, sacrificar amistades, incluso amores en pos de una carrera hacia el éxito. Deben estar muy curtidos en la batalla entre lo comercial y lo artístico, los principios y sus traiciones a golpe de talonario...
La larga relación personal y profesional entre Harold Prince y Stephen Sondheim duraba desde los años cincuenta, desde que uno producía y otro escribía West Side Story. Juntos dieron a luz obras maestras del calibre de A funny thing happened on the way to the forum, Company, Follies, A little night music o Sweeney Todd. Juntos llegaron al lugar más alto que alguien pueda alcanzar en el mundo del espectáculo, sin embargo el fracaso de este proyecto les hizo replantearse su colaboración y lo que es más duro, su amistad. Cuando los críticos aniquilaron cualquier esperanza de supervivencia de esta función, desde que el Alvin Theatre (llamado ahora Neil Simon) colgó el letrero de "cancelled" y comenzó a devolver el dinero de las entradas vendidas, algo se quebró entre estos dos "viejos amigos". La vida sigue imitando al arte, y viceversa.
Desde su retirada se han sucedido varias versiones en Londres y en Estados Unidos, pero nunca había sido reestrenada en Broadway. Hace unas semanas se ha vuelto a montar en Encores! (con actores y orquesta pero sin decorados) y los afortunados que han podido verla han reconocido el nivel de esta pieza extraña y excelente al mismo tiempo. Una obra que sufrió lo mismo que sus protagonistas, la incomprensión y la indiferencia, las heridas del paso del tiempo... pero que en realidad sigue tan joven y fresca como lo fue en un principio. Como esos amigos distanciados que de pronto encontramos y es como si los años no hubieran pasado entre nosotros. Like it was.











36 comentarios:

  1. Es un estupendo musical, por mí sólo conocido musicalmente (hoy gracias a este blog llego a comprender aspectos del argumento que se me escapaban), con magníficos temas ácidos, nostálgicos, profundos, cultos, como ese maravilloso Not a Day Goes By que borda nuestra querida Bernardette en el clip que pones.
    En el análisis de las relaciones humanas, personales, amistosas y/o amorosas me recuerda mucho a Company. Y como bien señala el bloguero, nunca se sabe por qué algunos obtienen el éxito, y otros son considerables fracasos. Son musicales intimistas, no aptos para todos los paladares.
    Será difícil ver fácilmente el que ocupa la entrada de hoy, pues nadie se atreverá a reestrenarlo por todo lo alto, o adaptarlo al español, o trasladarlo al cine. Y es una pena. Mientras tanto, contentémonos y alegrémonos con tan espléndidas letras envueltas en tan acertadas y experimentales ropajes musicales.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí amigo Ismael, tal vez sea la obra de Sondheim que más se puede parecer a uno de los puntales del autor, Company. En este caso en un contexto mucho más próximo a su ambiente de creación literaria y musical.
    En Sondheim on Sondheim (homenaje a a obra del maestro de maestros que tuve el privilegio de ver hace unos años)él mismo decía en uno de los vídeos proyectados que sus letras, aunque muchos lo creamos, casi nunca son autobiográficas. Sin embargo mencionaba este musical (y en particular la canción Opening doors)como el más cercano a su experiencia personal.
    De Sondheim no solo me atrae su obra sin parangón, sino su clase, su serenidad, su sabiduría, lo que esconde cada letra... Vamos, dicho en palabras de un adolescente de la ESO, es el puto amo!!!

    ResponderEliminar
  3. Ah, los vídeos!! Que se me olvidaba hacer una pequeña explicación del por qué de cada uno.
    Los dos primeros son del Encores! del pasado Febrero. Una ocasión superlimitada (dos semanas) que solo pudieron disfrutar algunos suertudos. En el primero vemos comentarios de la función con imágenes salteadas. He buscado por todas partes videos de la producción original pero lo poco que hay tiene una calidad imposible. El segundo es un ensayo del Encores con Lin Manuel Miranda (In the Heights), Celia Keenan Bolger (The light in the piazza) y el magnífico Colin Donnell (Anything goes) casi imrprovisando Old friends.
    Y finalmente la diva de Sondheim por excelencia (aunque hay unas cuantas...) Bernadette Peters interpretando (que es mucho más que cantar) el escalofriante Not a day goes by, en uno de sus conciertos allá por los noventa. La señora hizo suya esta balada y si ves el video entenderás por qué.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9/3/12 10:42

    "Con el tiempo algún productor se lanzará a hacer una versión más estable como ha pasado con Carrie... O eso espero :)"

    Juanjo P.

    ResponderEliminar
  5. Ojalá!! Además no requiere demasiada inversión ni en decorados ni en vestuario ni en montaje. Te diré lo que cantaba Matthew Broderick en The Producers: "I wanna be a producer..."

    ResponderEliminar
  6. Maravilloso, tiene una pinta más que estupenda y de la calidad que es marca del autor. Como siempre que se ha tratado el tema de los éxitos y los fracasos, nunca vamos a encontrar motivos para comprender por qué unos triunfan y otros no, pero mientras tanto los disfrutamos por este blog.

    Los vídeos de encore me han gustado mucho, aunque especialmente el de la improvisación a piano de Old friends. A Collin Donnel tuvimos la suerte de verlo en Anything Goes estas navidades, precisamente en el Sondheim theatre, magnífico, con una voz espectacular, aunque sus compañeros le van a zaga. Por último nuestra querida Bernadette Peters, a la que también tuvimos la suerte de ver en Follies, con esa interpretación maravillosa, esa voz... comprendo que Sondheim la hiciera una de sus divas.

    Blogger un nuevo acierto.

    ResponderEliminar
  7. Sí!! Tuvimos el placer de ver juntos a Colin Donnell en Anything goes! El frío que hacía por dios!! El físico, la simpatía y el talento convertirán a este actor -que ya ha tiene su primera nominación al Tony- en una auténtica estrella. Y si no al tiempo. Por cierto, hace poco lo vi en un capítulo de la divertida y cincuentera serie Panam. Ideal como de costumbre.

    Gracias por leerme Fernando. Y no solo me refiero al blog quincenal. Ya sabes. Que aprendan otras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Fernando, un nuevo acierto. Me gustan mucho las entradas en las que rememoramos cosas que conocemos, pero también éstas en las que nos descubres obras caídas en el olvido. A mí también me ha gustado mucho el vídeo del ensayo, siempre es curioso ver el esqueleto de las canciones. POr cierto, ¿le has dedicado ya una entrada a Bernadette Peters y a mí se me ha pasado?.
      En cuanto a leer, oye, que si hay que leerte más, here I am.

      Eliminar
  8. Mira por dónde, ahora me deja publicar un comentario propio, pues a buenas horas, green sleeves

    ResponderEliminar
  9. jajaja como que el blogguer tienen más guasa... No sé si te has dado cuenta de que en mi entrada hay alguna que otra palabra subrayada aleatoriamente, vamos, porque sí. Caprichosillo que es el sistema.
    Aunque ya ha caido en varios videos, aún no le he dedicado ningún "who is who" a Mrs. Peters. Pero llegará, ya lo creo, y por la puerta más grande!!
    Ahora mismo estoy oyendo en el spotify una versión de Not a day goes by por Carly Simon (de su disco Torch)y es una maravilla. Lo recomiendo pero ya! Me voy contento a la cama con semejante descubrimiento.

    ResponderEliminar
  10. Oye!! Que se me olvidaba poner tu crítica sobre el musical End of the rainbow. Como estaba entre los últimos comentarios de la anterior entrada la repito porque habrá muchos a quienes les interese. Y porque siempre es un placer leerte.
    Ahí va!


    Siguiendo con el foro de críticas, el domingo estuve en el Lope de Vega (de Sevilla) viendo a Natalia Dicenta haciendo de Judy Garland en Más Allá del Arcoiris. Se trata de una obra de teatro sobre la última reaparición de JG en los escenarios de Londres, allá por 1968, animada por el jovenzuelo que fue su cuarto y último marido. El texto dramático es estupendo, narrando toda la tragedia de una estrella comida por las depedencias y la soledad, y va intercalando canciones míticas de la Garland, sin duda lo mejor. La Dicenta interpreta bien y canta mejor (o canta bien e interpreta mejor, no lo sé) y el espectáculo se sostiene y te engancha a pesar de contar sólo con 3 actores y ningún cambio de escenario. No obstante, siempre pasa lo mismo cuando se interpreta a un personaje que tenemos tan vivo en la memoria: a veces la interpretación roza la imitación, y bordea un punto la parodia, siempre con respeto, admiración y cariño, pero deja un no sé qué que te hace tener ganas de volver a casa y ponerte un video de verdad de la Garland. No menciona a Liza, supongo que para evitarse demandas judiciales, y el final es realmente emotivo.
    Como ahora el Teatro de Alcalá de Guadaira está trayendo cositas buenas, si tenéis ocasión de verla no lo dudéis, merece la pena.
    Isabel

    ResponderEliminar
  11. Anónimo12/3/12 0:22

    Yo fui a ver Más alla del arcoiris y me encantó. Coincido completamente en tu crítica y de verdad lo flipé con Natalia Dicenta que es la bomba. Al principio no me enganchó tanto pero al final tuve hasta que llorar!
    Un abrazote
    Dani

    ResponderEliminar
  12. Hola Dani, cuanto tiempo sin verte por aquí!!
    Me alegro de que te gustara End of the rainbow. Yo la vi el año pasado en Madrid y me encantó. Mantener la tensión y la atención solo con un piano, un decorado y una actriz mayormente... tiene mucho mérito. Pero claro, esa actriz es Natalia Dicenta! Qué desaprovechada esta mujer en el teatro musical español... Cantando por Sondheim se sale, por cierto. ¿No estaría perfecta en Follies por ejemplo? ¿A nadie se le ocurrió?

    ResponderEliminar
  13. Por cierto, hablando de críticas, me acabo de acordar de la que mi amigo y colaborador Ismael Díaz me hizo la semana pasada sobre el musical estrenado en Valencia "Sonrisas y Lágrimas". La pongo porque no tiene desperdicio. A tu lado, los críticos del New York Times son Hermanitas de la Caridad jajaja (y lo peor es que sin haberlo visto aún, ya sé que estoy de acuerdo con tu opinión) Ahí va:

    ResponderEliminar
  14. Perdón, que el blogguer no me deja poner tanto texto, lo pongo en dos partes ¿ok?

    Acabo de llegar de Sonrisas y lágrimas, y me vas a permitir que me ahorre la crítica porque comparto casi al cien por cien el análisis del montaje que te envié ayer, discrepando sólo en varios detalles: él ha disfrutado, y a mí se me ha hecho algo eterno. Reconozco que tengo varios problemas que ya bien conoces: uno, que no me gustan los musicales traducidos al español; y dos, que no me gustan los musicales arqueológicos, salvo excepciones. Representar 50 años después un musical tal y como fue concebido me parece interesante desde el punto de vista arqueológico, como digo, pero entonces tendría que ser perfecto, y esto solo lo hacen bien los americanos y los londinenses. Yo si voy a un Museo de Arqueología quiero encontrar obras del calibre de la Dama de Elche, no solo vasijas romanas, pura artesanía, por muy antiguas que sean. Y aquí en España la reproducción arqueológica deja mucho que desear: ni cantan bien (nadie se puede creer que un coro de niños así gane ningún premio, por muy fan que uno sea), ni interpretan bien (lo del aniñado capitán sin carisma , el tío maricón y la baronesa sin sustancia es de juzgado de guardia). María, la abadesa y las monjitas (demasiado sister Act algunas) destacan algo del pobre conjunto, y me parece tramposo subirles el volumen de forma técnica en los finales para dar más grandiosidad. La escenografía sí está bien (el efecto de las montañas funciona siempre muy bien), aunque los cambios a veces son torpes. Y la orquesta tiene una trompeta que parece de feria, y un ritmo algo rápido y pachanguero que no me ha gustado nada (desafinando a veces el conjunto).

    ResponderEliminar
  15. Y sigue:

    Resumiendo que es muy tarde: ¿la recomendaría? Pues si uno quiere batir los récords de musicales vistos y no dejar pasar ni uno, pues sí. Pero yo nunca haría un viaje a Madrid para verlo.
    Y vuelvo a lo de la arqueología: la película, manteniendo lo mejor del musical, que es la música, le quita al original teatral todo lo malo que tiene (que visto este calco arqueológico, era mucho) y dota al conjunto de unos aspectos humanos y realistas que en el teatro escasean. Imagino que los herederos de Rodgers y Hammerstein no querrán que se le toque ni un punto ni coma al original teatral, digo yo, porque si no, hubiera sido mucho más interesante un replanteamiento global de toda la obra.

    Y en España, en estos musicales sigo viendo un tonillo mitad zarzuelero mitad función final de curso de colegio de Salesianos que no me gusta nada. ¿Por qué en Chicago, o en Avenue Q no me pasó? Pues no sé, quizá Azpilicueta esté ya un poco para funciones del Inserso (porque mira que lleva años el tío).
    Sí me ha parecido bien que cambien las infumables traducciones de la versión española de la película (salvo el DO, RE, MI, que lo dejan igual con esas reses que viven en la selva, pero que el público tararea de principio a fin), aunque a veces quieran apegarse tanto a la letra que cometen errores como en "Sixteen Going on Seventeen" donde los números dieciséis y diecisiete en español no cumplen las reglas del "una sílaba en cada nota" de la famosa canción. Me gustaba más el "diecisiete cumplirás".
    Y, repito, así como Fosse mejoró el original teatral de Cabaret, hoy salgo convencido de que Wise hizo lo propio con "The sound of music". Sus cambios, eliminaciones y aportaciones, si los analizamos uno por uno, y sería objeto de una detenida charla frente a un café humeante, siempre son mucho más acertados que la propuesta escénica. De esto ya charlaremos cuando veas la obra. Lo mismo cuando llegue a sevilla, allá por junio, ya está más rodada y el resultado es mejor, ojalá, pero hoy por hoy, un 5, por el cariño que han puesto en el montaje (eso sí) y por arriesgar en tiempos de crisis. Pero un aprobado raspadito, como el que se le da a los alumnos que se esfuerzan pero los pobres no llegan. Un besote, que me acuesto pues mañana amanezco temprano (y disculpa en esta misiva los errores de redacción que puedas encontrar pues es una valoración con la sangre del toro aún caliente)

    ResponderEliminar
  16. ¿Pues yo que estaba deseando ir a verlo cuando lo traigan a la maestranza? Ahora la verdad no se que hacer porque la pelítula me encanta, por muy cursilona que sea, pero si decis que el musical no es tan bueno...
    dani

    ResponderEliminar
  17. Pues nosotras ya tenemos las entradas, pero claro, es que vamos con niñas de diez y de siete años, las mías en concreto se saben la peli de memoria, así que difícilmente no les guste. A ver si las convenzo para que sean ellas las que escriban la crítica.

    ResponderEliminar
  18. Y yo también las tengo. Aún a sabiendas de que habrá cosas que no me van a gustar, sinceramente. Pero bueno, dejémonos llevar, igual nos sorprende.
    Dani, anímate y ve a verlo. Ni mi amigo Ismael ni yo queremos descalificar esta obra, tenlo por seguro, lo que sucede es que somos apasionados del género y sabemos que a veces es tan fácil hacerlo bien como hacerlo mal. Y no siempre depende del dinero con que se cuente. De hecho, casi nunca depende de eso. Los mejores musicales que he visto montados en España (Sweeney Todd, Spamalot, Avenue Q, Rent...) tenían la premisa del menos es más. Esa falsa idea de derroche al estilo Broadway... en Broadway hoy por hoy lo único que se derrocha es creatividad, ingenio, tradición (mucha tradición) y talento a espuertas.
    En fin, en Julio hablaremos con verdadero conocimiento de causa.

    ResponderEliminar
  19. Hooola a todos!
    No podía falta r mi “sagaz comentario”…
    Primero: Ya he visto Follies! Y no pienso decir ni pio, hasta que mi Angelito lo vea y
    hablemos largo y tendido… Mejoraría con Natalia Dicenta, probablemente... y...! He dicho que no voy a decir nada…
    De Sonrisas… Tampoco voy a decir nada… Lo veré, pero me da muchisisisma pereza.
    Tengo que confesar que en esta entrada del blog, Angel, has dado en mi punto débil: probablemente la canción que más me gusta de Mr. Sondheim: Not a day goes by…
    ¡Que canción…! y pensar que hay muchisima gente que la desconoce… Cantada por Bernadette Petters es un verdadero ORGASMO!, ¿se puede decir, no?. Aparte de estar bien cantada, la melodía es… ¡Coño, que me encanta!. Siempre la he escuchado fuera de contexto, en conciertos, etc, esas celebraciones que hacen por su compositor,
    con grandes estrellas, recopilando sus temas mas celebrados, y aparece, entre tantos exitos, esta maravilla desconocida, ¡casi!. Gracias niño.
    De Follies, no voy a hablar. No me preguntéis, que no voy a decir nada.
    Si voy a decir de CANDIDE, y en castellano: Divertida e ingeniosa, tipo concierto, pero bien, pelin larga.
    De Follies... No comments!

    Besos para todos.
    Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andaaaa, di argooo
      VAmos, o dices algo o cuando Angel y tú lo comentéis tenéis que grabar la conversación y ponerla en el blog, ea

      Eliminar
    2. Luis no te cortes, di algo. Yo le prometí la crítica de Follies a Ángel, aunque espero ansioso la vuestra, que será mucho más experta que la mía. Las cosas hay que exteriorizarlas, que si no se enquistan dentro, jajajajaja

      Eliminar
  20. No conocía este musical, aunque sí las canciones de los vídeos. Old friends es fantástica, y en el vídeo Colin Donnell está pa invitarlo a una merienda en la que el plato principal sea él. Alguien no conoce la versión de Liza?, me encanta. Y coincido con Luis (niño hijo, esa boquita!!!) en que Not a day goes by es una canción magnífica, y en la voz de Bernadette Peters aún más. En cuanto al musical, la historia es muy atrayente y me gusta eso de terminar charlando en una terraza de un futuro que ya nos han mostrado previamente, y que se ha alejado bastante de los proyectos que se trazaron, no experimentáis un sentimiento nostálgico-melancólico muy fuerte al pensar en eso? Por cierto, hablando de nostalgia y de echar de menos, alguien sabe qué pasó con esa chica que tanto intervenía, Conso me parece que se llamaba, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, ahora que lo dices, era una chica muy simpática, incluso estuvo en NY con nosotros ¿no?, si creo que era ella. Además incluso coincidí con ella en Madrid no hace mucho... y espero verla pronto por la Caleta.

      Eliminar
    2. La versión de Liza es maravillosa! Como todo lo que ella toca. A veces pienso que Sondheim escribe sus canciones sabiendo que más tarde o más temprano serán versionadas por Barbra, Liza, Bernadette, Cleo etc...
      Juanito: not a day goes by

      Eliminar
  21. Hola!

    Hace unos años tuve la inmensa suerte de ver en el Festival de Edimburgo una versión de Merrilly montada por chicos de la universidad de Cambridge. Impresionante. Me dejó total y completamente pasmado. Los chicos no superaban la veintena. Era todo en vivo y el director parecía recién salido del colegio. Yo conocía bien la obra pero nada me preparó para la conmoción que sentí cuando acabó. El Opening Doors realmente mataba después de haber visto el futuro de los personajes. La vida que te lleva a renunciar a tus amigos, promesas, ilusiones es mostrada de una manera hasta más demoledora que en Follies. Los tres inocentes amigos viendo un cometa pasar en el cielo nocturno es inolvidable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. No he podido dar más opiniones al respecto porque el browser no me dejaba. Lo haré mañana. Soy Carlos Kieffer, Cachi para los amigos, desde Madrid. Con respecto a Follies, me uno a Luis. No comment. No vaya a ser que me echen de un foro por criticar como me pasó hace uno o dos meses en uno de facebook llamado bwyspain, je, je, je.

      Eliminar
  22. No te preocuopes Carlos, de este foro no te va a echar nadie. Me da mucha alegría que entres (y que te hagas seguidor!!) porque tú eres otro de esos amigos a los que me une la pasión por los musicales. De aquellos tiempos en los que la única forma de contacto eran los anuncios de los periódicos... qué viejos debemos ser!!
    Y sí, la vida está llena de "opening doors", momentos de una ilusión desbordante, una botella de gaseosa (mejor que champagne, por aquello de la crisis) que poco a poco va perdiendo sus burbujas por el camino... Así por lo menos nos lo cuenta este monstruo de la composición, nuestro querido, adorado, venerado, reverenciado Steve.
    Un fuerte abrazo y espero seguir viéndote por aquí!!

    ResponderEliminar
  23. Hola??? Se puede??? Ya me habéis desterrado??? Cuánto tiempo voy a tener que pasar en el purgatorio??? Tengo que hacer el Camino de Santiago de rodillas??? Ay...que la cosa está mu mala!!!
    Os pido perdón a todos...sobre todo a Ángel y a Ismael...con la ilusión que ponéis en todo y yo tirándolo todo por la borda. Os he leído y me ha encantado!!!
    Ismael, gracias por el regalito de Carrousell!!!
    Ángel, gracias por las dos entradas, ésta y la anterior. Me gustaron mucho los videos. A mi me pasa lo mismo que a Juan...que conocía las canciones pero no sabía que pertenecían a este musical...este Sondheim es genial!!! Bernadette grande, grande...digo como Isabel, que venga ya un homenaje para ella. Colin Donell encantador...fue el único que se apiadó de nosotros cierta noche gélida neoyorquina.
    Gracias también a los críticos musicales...aunque no he visto ninguno de los dos.
    Besitos y no castigarme mucho vale?

    Conso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Conso? ¿Qué Conso?

      Eliminar
    2. ¡Y a mí que me suena ese nombre de algo! Conso, Conso, me suena, me suena, lo tengo en la punta de la lengua..... nada, que no me acuerdo. Y eso que me da las gracias por un regalillo. Pero no caigo, no caigo.

      Eliminar
  24. Ay, que se me había olvidado que este jueves no hay entrada.
    Este finde es cuando el autor va a Folies, no? esperamos ansiosos.

    ResponderEliminar
  25. Luis!! ¿Sabes que te tengo que agradecer a ti haber conocido este musical? Seguro que ni te acuerdas pero me lo grabaste hace mucho y me decías que tenía una de tus canciones favoritas... una de las mías también.
    No hables. No digas nada hasta mañana, a ver qué te digo yo cuando salga del Español. Por cierto, creo que tuvísteis programa completo, con los actores en rueda de preguntas y todo... Siempre hubo clases! Un abrazo y see you tomorrow!

    ResponderEliminar
  26. Ostras!, qué cosa más rara...según mi escritorio de blogger esta entrada se ha publicado ¡Hace una hora! y cuando he visto treintaitantos comentarios (en supuestamente 1 hora) he pensao: Esto se le ido de las manos a mi angelito ;-)
    Nada, algo raro habrá pasao.
    A lo que vamos, este musical tiene muy buena pinta. Particularmente tengo especial debilidad por los 'marginados', máxime cuando me han hecho pasar tan buenos momentos en lo que a deleite se refiere. A veces (muchas) pasa que los adelantados a su momento son inconprendidos, y que después llega un Pulp Fiction con su correspondiente lío en cuanto variar los tiempos y parece que lo inventó el Tarantino...
    En fín, magnífica entrada, como siempre. Espero que el próximo post no me llegue con otra semana de retraso!

    ResponderEliminar
  27. No te preocupes cuñadísimo, serán cosas del blogguer este que está como un cencerro. Esta tarde sí hay publicación nueva, bueno, si "me dá lugá" que ando siempre como el conejito de Alicia. Entiéndeme, el que llegaba tarde a todas partes, no el de ella hombre!!

    ResponderEliminar