Wilkommen, bienvenue, welcome!!

jueves, 17 de mayo de 2012

Music & lyrics



Kander & Ebb (Show people)

Pudo ser cualquier día del año 1962 cuando estos dos jóvenes artistas coincidieron en un estudio de grabación en New York (New York!) por primera vez. De todas las cosas que tenían en común -y seguro fueron muchas- la principal fue su hambre de éxito. Y una creatividad desbordante.
"Cuando Johnny encontró a Freddie" algo grande sucedió en el mundo del espectáculo. Algo que no se daba desde que Rodgers encontró a Hart o Lerner a Loewe. Más grande aún.
John Kander nació en Kansas City en 1927, y nadie sabe exactamente cómo ni porqué pero la música ya venía en sus venas. De estudiante de conservatorio y pianista acompañante a compositor de canciones solo hubo un par de pasos. Y el siguiente fue el de asistente musical de algún que otro show de poca monta en la gran ciudad. Suerte que cayó en buen lugar: sustituto para los ensayos de West Side Story. Vale, no es gran cosa, pero así conoció a Jerome Robbins, quien le ofreció componer las secuencias de baile para su siguiente show, Gypsy. No había puertas más grandes -ni oportunas- para colarse en Broadway a finales de los 50.
Fred Ebb, un chico judío de Manhattan, vio la luz de su ciudad en 1932. Aunque su camino no parecía estar tan prefijado como el de su colega -trabajó como zapatero, transportista o contable de una fábrica de medias- desde muy joven se sintió atraído por la música y la poesía. Este miembro de una humilde familia sin aficiones musicales, vio como su vida cambió después de presenciar una actuación del legendario Al Jolson. "Me enamoré del mundo del espectáculo esa misma noche, agazapado en el gallinero de aquel viejo teatro", declaraba en una entrevista. Mientras se graduaba en lengua inglesa en la Universidad de Columbia comenzó a escribir canciones. Casi por casualidad algunas cayeron en manos de artistas de la talla de Carmen McRae o la mismísima Judy Garland, caprichos del destino.
El día en que el productor de una discográfica los presentó, John acababa de participar en un fracaso monumental. "A family affair" y Fred se estrenaba -harto de escribir guiones para radio y clubes nocturnos- como libretista de un fracaso aún mayor "Morning sun". ¿Amor a primera vista? Camaradería, compenetración, química... y por encima de todo una amistad para toda la vida. Su primera canción juntos se llamó "Perfect strangers", y aunque no tuvo ningún éxito, parece que el título había sido elegido a propósito. My Coloring Book sí que triunfó, uno de los primeros temas que grabó una joven cantante llamada Barbra Streisand -nariz y olfato- muy poco después.
Aunque sin mucha repercusión, el primer show para el que colaboraron como letrista y músico, "Golden gate" les dio la oportunidad de conocer a Harold Prince, que les encargó las canciones de un nuevo musical que iba a producir. "Flora, the red menace" era una comedia hecha a la medida de una chica nueva que buscaba su oportunidad en Broadway. Una recomendada llamada Liza May Minnelli. Escribir para la primogénita de la Garland debió de imponerles un especial respeto, tal vez por eso lograron una de sus partituras más deliciosas, la primera de una larga lista de obras maestras (A quiet thing, Sing happy... ). A partir de ahí el dúo se convirtió en trío, y Liza quedó unida para siempre a sus "chamanes" musicales. Hasta hoy. Se puede decir que no habría una Liza Minnelli sin Kander y Ebb, y viceversa. Luego llegó Bob Fosse y sucedió lo que muy pocas veces sucede en el showbusiness, casi nunca. Se alinearon los planetas y... bueno, el resto es historia.
Harold Prince andaba dándole vueltas a la adaptación musical de una novela de Isherwood en 1966. "Adiós a Berlín" iba a ser "Cabaret" y necesitaba a los autores perfectos para formar el esqueleto de tan ambicioso proyecto. Años después, tras el triunfo logrado por esta función, se decidió llevarla al cine y se hizo de ella una de las mejores películas musicales de todos los tiempos. Así llegó la consagración definitiva de Liza, de Fosse, de Joel Grey -el único que repetía personaje del musical- y del tándem K&E.
Era imposible igualar el éxito de esta su obra magna, pero no porque sus siguientes trabajos no estuvieran a su altura. The Happy Time, Zorba o 70, Girls, 70, contienen algunas de las mejores canciones del teatro musical americano. Y con el sello inconfundible de la factoría. Pero en 1975 ya tocaba otro bombazo, y lo lograron con la sátira vodevilesca Chicago. A pesar de que en su momento no fue totalmente comprendida por su acidez, su cinismo y un concepto tal vez demasiado atrevido para la época, con el revival del 96 se ha consagrado como uno de los musicales más longevos de la historia. Es lo que tiene cabalgar por delante de tu propio tiempo.
Luego vinieron "The Act" (un vehículo de lujo para su protegida con joyas como City Lights o My Own Space), "Woman of the Year" (resucitando a la maravillosa -y aguardientosa- Lauren Bacall) y The Rink, una de sus mejores y menos conocidas creaciones. En este show se enfrentaban dos estrellas forjadas al calor de los maestros, Liza y Chita. ¿Alguien da más?
Estamos en plenos ochenta, en la suave decadencia productiva de nuestros autores. Pero aún tendrían mucho ruido que dar, "Kiss of Spider Woman" y "Steel Pier" ya en los noventa los volvieron a colocar en la cima.
Y en la siguiente década llegó la despedida. En septiembre de 2004 Fred Ebb dejó solo a su compañero. De repente la música se quedó sin letra. Aún quedaban en el horno un par de obras que no habían visto la luz,"Curtains" y "The Scottboro Boys", que  han sido estrenadas tras la muerte de Ebb. Precisamente en la primera hay un par de temas que parecen hacer referencia a la pérdida del amigo y el colega, a lo duro que será volver a escribir música sin sus letras. Thinking of him/I miss the music, su homenaje particular.  
La obra de Kander y Ebb representa algo raro en el mundo del espectáculo. Hay autores comerciales, compositores de obras fáciles, pegadizas, con temas que a la semana del estreno se cuelan en las listas de éxitos. Y luego están los profundos, los intelectuales, esos que triunfan -si alguna vez lo logran- por la crítica más que por el favor del público. Pues bien, ellos lo reunen todo. Son los padres de New York, New York y también de Zorba el griego, además de todo lo que hay enmedio. ¿Qué más se puede decir? Nada, ya solo queda ver y oir. Pero con mucha atención, porque en cada verso y cada melodía están los corazones de Freddy y Johnny.















32 comentarios:

  1. Esta semana ración extra de vídeos. ¿Por qué? bueno, podría dar muchas razones pero todas se resumen en un "¿que dedo me corto que no me duela?"
    Para mí -ya sabéis- Sondheim es Dios todopoderoso. Pero a su derecha se encuantran bien instalados sus ángeles custodios, K&E. Tengo pasión irracional, como todas las pasiones. Desde que vi Cabaret por primera vez (pleistoceno medio) no me conformé con disfrutar de las actuaciones y la música, quise ir más allá y conocer a los padres de la criatura.
    En el primero los vemos en un especial allá por los setenta que no tiene desperdicio, John al piano y Fred cantando sus mejores temas.
    Sarah Kestelman cantando uno de los mejores -y menos populares- cortes de Casbaret, que por sierto fue suprimido en la película. So what? Im-presionante.
    Y luego Liza, ¿cómo no? El especial Liza with a Z es junto con el David de Miguel Angel la cima del arte mundial. Y el temazo Ring them bells, de los autores y coreografiado por Fosse.
    Repetimos con una Liza muuucho mayor en su último show, cantando un obligatorio Maybe this time.
    Y finalmente Show people, de Curtains. Sobran las palabras. Eran los Tonys de hace unos años y podemos ver al comienzo al mismo John Kander presentándolo, ya solo. Emocionante por demás. Enjoy!

    ResponderEliminar
  2. Hola
    No me da tiempo de ver los videos esta noche, pero el texto me encanta y me pienso dar un lote de Liza este fin de semana...
    Prometo comentar luego

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tómate tu tiempo que hay material pa rato!!

      Eliminar
  3. Hemos tenido coincidencia de almas gemelas. Precisamente ahora mismo, las 21,10 de hoy jueves, acabo de terminarme de ver, por enésima vez, el concierto Liza Minnelli Live New Orleans (de 1979). Kander y Ebb son mis padrinos en la edad ya adulta (aparte de mi madre y de ti) en el terreno del amor por los musicales, son los responsables de mi película de la isla desierta (Cabaret). Esta entrada requiere tiempo, recreación, deleitación y éxtasis, y ahora tengo un compromiso previamente establecido. Mañana le dedicaré mi tiempo, pues no quiero leerla deprisa y corriendo. Muchas gracias, sabes que me ibas a poner muy contento, me conoces de sobra. Ya estoy deseando que llegue mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tenías alguna duda sobre la "gemeleidad" de nuestras almas???
      Yo me volví a ver la otra noche el "Liza at the Palace" de Las Vegas, que es un calco del que vimos en Madrid. Y en cuanto tenga un ratillo me pincho en vena el Liza with a Z, que en la calle no hay ná bueno!!
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Indudablemente son GRANDES entre los GRANDES y COMPROMETIDOS con las historias que elegían. Ha hecho falta tiempo para que se les vaya reconociendo más y aún estamos por ver que se les ponga en el sitio que merecen.

    Aparte de cuidar sus proyectos, sus composiciones son todo un lujo y solo por lo que han hecho por el musical "CABARET" o "CHICAGO" deberían contarse entre los más grandes, que quizá tengan más "nombre" y prestigio porque parece que el hecho de tener éxito multitudinario desprestigia a algunos autores ante las masas, por eso hay que reconocerles ser incisivos y comerciales.

    CURTAINS es un lujo y fue una lástima lo de la retirada tan rápida de SCOTTSBORO BOYS y ya va siendo hora de revisar KISS OF THE SPIDER WOMAN.... En fin, hay que apostar más por ellos, pero no somos productores y debemos esperar que aparezca un valiente que haga girar la vista de nuevo hacia Kander & Ebb.

    Enhorabuena por el artitulo y los videos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paco!! A mí también me encanta Curtains y tuve la suerte de verlo y felicitar a algunos actores fetiches de K&E en el stage door del Al Hirschfeld (Karen Ziemba, Debra Monk...) Pero musicalmente aún me parece mejor The Scottboro boys. Sublime. Qué enorme injusticia su retirada inmediata. Y Rock of Ages sigue en cartel...
      Te diré como Matthew Broderick, I wanna be a producer... ¿verdad? Y a hacer justicia se he dicho!!

      Eliminar
  5. Ay! Por fin voy a poder escribir en comentarios eso de"Yo tuve la suerte de verlo en NY" Pues sí, yo tuve la suerte de ver Cabaret en la reposición de Sam Mendes en el 2000, en el antiguo Studio 54 gracias a nuestro angel. Y me quedé flipada con las canciones que NO conocía porque no estaban en la peli, especialmente por estas dos que pones (maybe this time y so what) aunque también otras que ya tengo requeteoídas porque me compré un CD con la versión del estreno de 1966 en Broadwy (canta Lotte Lenya) y por cierto lo rescaté de la destrucción porque me lo compré en una librería que estaba en las torres gemelas.
    Es verdad que Cabaret y Chicago pueden ser las twin towers del musical de la segunda mitad del XX, pero lo ciertísimo es que las canciones son el esqueleto, el alma, y estos dos han parido canciones hermosísimas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buen recuerdo de aquel Cabaret y de aquel viajazo a NY del 2000. A pesar de que la película es inmejorable, como suele pasar se dejaron temas preciosos en el original. So what, Why should I wake up, Don´t tell mama, I don´t care much (el primer tema que la Streisand les grabó) etc. Lo mejor es que en el revival de Mendes se incluyó Maybe this time, que fue añadida a la película de los archivos de los maestros. Esa fue la producción que estrenó la finada Natasha Richardson, la pobre, aunque nosotros vimos a una maravillosa Susan Egan, menos actriz tal vez pero más cantante.

      Eliminar
  6. Y lo de So What ¿qué tal si nos lo cantamos todas las mañanas cuando nos digan cómo va la prima del riesgo esta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síííii!!! No te creas que no lo hago con frecuencia!! No conozco mejor forma de relativizar.

      Eliminar
  7. me has emocionado con tu estupenda reseña. Son mis compositores preferidos desde que vi cabaret. Aunque como bien deciis han hecho muchisimas obras más.
    Un abrazo de un sincero admirador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, querido anonymous. Si hay un sentimiento que me provocan estas canciones es preisamente ese, emoción en estado puro.
      Gracias por entrar whoever you are

      Eliminar
  8. Ingenuo de mí. Hablaba yo el otro día de éxtasis ante esta nueva entrada de Stage Door. ¿Éxtasis? ¿No hay ninguna palabra que recoja una satisfacción más elevada todavía? (y "orgasmo" no me vale, un poquito de por favor, que estamos en un blog "mu fino"). Pues si no la hay habrá que irles diciendo a los Reales Académicos que la vayan inventando para poder usarla cuando ponemos juntos a John Kander, Fred Ebb y Liza Minnelli.
    Imagino, por otra parte, amigo Ángel (ángel que nos transporta al cielo cada dos jueves), que esta entrada habrá sido una de las más difíciles de realizar. No sólo por la confección de tan espléndido texto, sino por qué seleccionar de entre tanto maravilloso material. Comprendo que hayas sido esta vez más generoso con tus fans (¡5, songs, 5!). Lo que no termino de comprender es cómo te has podido contentar con 5. Cinco mil (repitiendo diferentes versiones) hubiera puesto yo. Parafraseando al que fuera marido de Marilyn Monroe, Arthur Miller, "Todas eran mis canciones".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aciertas, querido. Ha sido una de las entradas más complicadas en cuanto a la elección de los vídeos. Afortunadamente hay tanto... (de hecho he decidido obsequiar vía facebook con algunas de las perlitas que me he ido encontrando en mi researching). Todas son nuestras canciones. ¿No crees que si Sondheim es más espiritual, más profundo, K&E son más viscerales y más carnales? No es por comparar, pero es que en mi interior a veces se pelean por colocarse en la cúspide (pero hay sitio de sobra para los dos, bueno los tres). Para el Sir también, sí, pero, sinceramente, en un escalón un poquitín más bajo, sorry.

      Eliminar
    2. Comparto tu podium. Sondheim y el tandem Kander y Ebb turnándose el primer y segundo escalón (¡hoy me toca a mí, mañana os toca a vosotros, y viceversa) y Lloyd Webber en el tercer peldaño (siempre y cuando hablemos de los compositores más contemporáneos, pues si ya metemos a Porter, Berlin, etc. nos sale un podium de al menos 10 escalones, y con todos tirándose de los pelos por ocupar los primeros puestos, ¡y todos teniendo razón!)

      Eliminar
    3. Loew y Lernes, Rodgers y Hammerstein?

      Eliminar
    4. Y Gershwin, y Kern y Cy Coleman, y Jerry Bock (todos esperan su "Music & lyrics")... si aquí hay material pa rato!! Pero por las razones que sean mi cabecera la guardan tres, que son dos: S y K&E

      Eliminar
  9. Anónimo21/5/12 9:23

    Esta semana si que te has superado, con estos creadores he pasado los mejores momentos cinefilos de mi vida. Cabaret mi pelicula favorita. El musical lo vi hace muchos años en Córdoba con Nina en un montaje que no estaba mal.
    Y de Liza Mineli ¿que te puedo decir? ¿No le has dedicado todavía ningún capítulo?
    Un abrazo y enhorabuena como siempre
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Ana. Sobre todo por leerme, y además por participar. Eres gasolina para este motorcillo!!
      Yo también vi ese Cabaret en Córdoba!!! Igual estuvimos sentados cerca! Nos plantamos desde Sevilla solo para verlo, y luego de vuelta. Para que veas desde cuando viene mi fanatismo. Esto sería allá por el 94 o 95 ¿no? Estaban también el desaparcido Ovidi Montllor y Silvia Tortosa como Herr Schultz y Fraulein Schneider (dos personajes que desaparecen en la película, por cierto). La producción no estaba mal, para nada. Pero la Tortosa cantando el So What... mu fuerte.
      ¿Recuerdas quien hacía de Master of Ceremonies?

      Eliminar
    2. Sobre un "Who is who in the cast" dedicado a Liza, claro que vendrá. Lo que sucede es que igual que Barbra Streisand o Shirley McLaine han comenzado en Broadway pero rápidamente se largaron a Hollywood, así que tampoco hay tanto material teatral, no creas.

      Eliminar
  10. Que nivelazo de entrada, el listón estaba muy alto pero lo has vuelto a elevar un poco más. Tenías razón en que me tomase mi tiempo para ver el material que aportas.

    El texto introductorio me ha parecido de una genialidad y una sencillez casi perfecta, ya que presenta las cosas claras y de forma concreta. Me ha gustado mucho.

    Conocía muchas de las obras a las que haces referencia porque las tengo en mi ipod gracias a mi maestro de ceremonia, que me introdujo en esto de los musicales por la puerta grande, desde el famoso Cabaret hasta Curtains o The Rink.

    Los vídeos me parecen perfectos, me ha llamado especialmente la atención el primero, que me ha resultado de una frescura digna de mención, es que el tema también hace mucho. Liza está maravillosa en todos los vídeos... creo que es una de las entradas más completas de todas las que has realizado. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias rey!! Desde luego te puedo decir que es una de las entradas con las que más he disfrutado. El "researching" de vídeos ha sido todo un reto, no por lo poco sino por lo muchísimo que me he encontrado en es selva inexplorada que es el youtube. Como tenía tanto material -tanta Liza!- y como me gustan tanto estos chicos, me he dedicado a rescatar joyitas medio ignoradas u olvidadas en el facebook, en una especie de novena a la memoria de K & E. Yo muy pesao, ya lo sé, pero el que no quiera que no las vea ¿no?
      Pero tú no te las pierdas, pequeño saltamontes!!

      Eliminar
  11. Vaya, veo que eres todo un mitomano, no te acuso, yo también lo soy. Me ha gustado mucho la entrada y la foto que has puesto de los dos autores es tan tierna. ¿Sabes si eran pareja sentimental?
    Que palo ver a la Minelli antes y después, joder, que cambiazo, pero el tiempo lo jode todo, bueno y el alcohol, y la mala vida.
    Un saludo de un seguidor del norte
    Santi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero aún no te habías dado cuenta? Bueno, es que cuando algo me gusta...me gusta mucho! Así, en general.
      ¿Verdad que es buena la foto? Hasta ahora nadie ha dicho nada, pero de las muchas que barajé, esta es la que más me conmovió. Ya mayorcitos los dos, sentados junto al piano, poniendo toda su complicidad al servicio de lo que estuvieran fraguando... La verdad es que oficialmente no se han declarado jamás como pareja, que yo sepa. Y tuvieron residencias separadas hasta que murió Ebb. No sé, tal vez haya más amor entre colegas de ese nivel que entre muchas parejas convencionales ¿no crees?
      Lo de Liza es triste, como lo de su madre. Víctimas de la malísima -y buenísima- vida que se pegaron. Pero te diré que hay un punto en la estrella en decadencia que aún me emociona más que cuando era joven y llena de energía. Y en el concierto de Madrid estuvo sencillamente sublime ¿no lo viste?
      Un abrazo y gracias por entrar al trapo!!

      Eliminar
  12. Excelente!!! El De Barbra super raro, ya que por el fracaso escandaloso de la peli nunca lo volvió a incluir en su repertorio. Carlos K.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya!! Por eso me encanta. Es que no sabes la cantidad de rarezas que me he encontrado al componer esta entrada. Esa es la razón por la que me he dedicado a colgar vídeos de K&E durante esta semana, cuando veo cosas tan interesantes no puedo evitar querer compartirlas. Igual te sucede a ti ¿verdad? Eso nos honra.
      Gracias por entrar!!

      Eliminar
  13. Liza en Madrid estuvo grandiosa. He tratado de oir el cd de At The Palace y no puedo, es penoso y triste. Hasta parece mal grabado. Carlos K.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de que acababa de ver el concierto de Barbra Streisand en Londres (una experiencia sobrehumana), cuando vi a Liza en directo comprendí la razón de su grandeza. Ella es única.
      Siempre he pensado que al CD le falta el calor del público, los aplausos, los gritos, los "I love you Lizaaa"... qué torpeza no haberlos grabado ¿no?

      Eliminar
  14. Dicho sea de paso. Kander & Ebb perdieron los Óscars a los que estaban nominados por Funny Lady. Ganó mejor canción Keith Carradine por I am Easy de Nashville (una canción preciosa pero no del nivel) y Leonard Rossenman por Adaptación Musical de Barry Lyndon. Carlos K.

    ResponderEliminar
  15. Y New York, New York, en uno de los crímenes peores de la historia del Óscar ni estuvo nominada por el batacazo que se dio la peli de Scorsese

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De injusticias como esas está lleno el show busines, y muchas veces canciones maravillosas son arrastradas hasta el fondo por las pelis. Pero si hay alguna que ha logrado salir a flote por encima de las demás esa es New York New York ¿no?
      Start spreadin' the news,
      I'm leavin' today,
      I want to be a part of it
      New york, New yooork...

      Eliminar