Wilkommen, bienvenue, welcome!!

jueves, 10 de enero de 2013

Standing ovation





Being alive

Para aparecer en esta sección solo hay que cumplir dos requisitos. Que la obra en cuestión sea como para levantar de su asiento al respetable, y que quien escribe haya sido uno de los que no tuvieron más remedio que levantarse. Es decir, que no me lo hayan contado o lo haya leído, vamos, que yo mismo en persona estuviera allí para comprobarlo. Crazy for you, Wicked, Follies, La cage aux folles, Mary Poppins, Oliver... Tan diferentes pero todas con algo en común: me hicieron gritar de emoción -sí, yo soy de los que gritan- de satisfacción, de alegría, del gozo que te produce contemplar un trabajo tan bien hecho.
La primera vez que cayó en mis manos esta pieza en forma de CD -benditos años en los que aún no había descubierto casi nada- me produjo cierta extrañeza. Los musicales que conocía solían contar una historia salpicada de canciones alusivas a cada situación, pero aquí no hay una historia en concreto sino muchas, o ninguna. La de todos y la de nadie en particular.
George Furth, un escritor vinculado al Actor´s Studio, había redactado una serie de piezas cortas -un total de once escenas sueltas- para que las interpretara una de las musas de tan experimental grupo, la actriz Kim Stanley. Anthony Perkins quiso unirlas con idea de dirigir la función, para lo que pidió ayuda a su amigo Steve. Así fue como Sondheim se topó con este material, y secundado por su colega Harold Prince vio las posibilidades que este revoltillo tenía para convertirse en un musical. Uno moderno, experimental, arriesgado, muy de los setenta. Ambos estaban comenzando una relación que cambiaría la idea del musical tradicional para siempre. De hecho, con su innovadora estructura hicieron lo que se conoce como un "concept musical", una obra en la que lo importante no es el desarrollo de la narración en sí, sino una idea, una premisa o una metáfora ilustrada con escenas y números muchas veces inconexos. Kurt Weill ya había hecho algo así con The threepenny opera, Cabaret también sigue ese modelo -al igual que otros como Hair o Cats- pero la forma en que se plantean las situaciones en Company así como su enfoque deliberadamente coral fueron totalmente novedosos.
Eso en cuanto a la forma, pero ¿cuál es la tesis que plantea? Uff, una bien compleja, o tremendamente simple, según se mire. La de la soledad, la libertad, el matrimonio, el sexo, el amor... la búsqueda compulsiva y la huída despavorida de la compañía. Ese perro que trata sin éxito de morderse la cola. Quiero ser libre, quiero estar solo, pero tengo miedo a la soledad. Quiero encontrar el amor, quiero casarme, pero me aterra el compromiso.
Bobby cumple 35 años. Es el único soltero entre sus amigos, una panda de neoyorkinos de clase media que defienden la pareja como única forma de vida adulta, pero al mismo tiempo envidian desesperadamente al single del grupo. En un loft aparentemente vacío, todos lo esperan para darle una fiesta sorpresa -con la que comienza y finaliza el show- pero entremedio se superponen desordenadas escenas entre Bobby, Robert o Robbie, sus colegas y sus parejas llevándonos desde la comedia al drama en un viaje inesperado al interior de nuestras propias existencias. Todos, absolutamente todos podemos vernos reflejados en algún personaje o situación de esta a veces disparatada farsa contemporánea. La costumbre, el tedio, el aburrimiento, la falta de libertad... están en un plato de la balanza. El amor, la complicidad, el calor, la familia y la compañía ponen su peso en el otro. Como podréis imaginar, este conflicto queda sin resolver al final del show. Exactamente igual que en la vida misma.
Company se estrenó en el Alvin Theatre el 26 de abril de 1970 con críticas entusiastas y algunas algo frías, las que tal vez requerían más tiempo para entender su propuesta. 705 representaciones demuestran la acogida de un público que no ha dejado de responder a lo largo de las múltiples revisiones que desde entonces se han hecho.
El año pasado se produjo una versión en concierto con la New York Philharmonic Orchestra protagonizada por Neil Patrick Harris con estrellas del teatro, la televisión o el cine. Martha Plimpton, John Cryer, Anika Noni Rose, Jim Walton o Christina Hendricks forman parte de este increíble grupo entre los que hay varios actores que no suelen cantar, pero cómo cantan... Los acompaña una veterana, una diva entre las divas, una bestia interpretativa llamada Patti LuPone, una actriz que crece conforme cumple años, la Joanne perfecta (digna heredera de la Stricht), esa snob amargada, cansada de su vida, de su dinero, de sus esposos, de sus divorcios, de sus resacas... una de esas muchas damas de Madison Avenue que salen juntas a comer -y a beber- a comprar y a olvidar lo irremediablemente vacías que están sus vidas.
Los que no pudimos estar el único día que se representó, podemos ver la magnífica grabación que se ha hecho, lo que nos ha traido, refrescado y rejuvenecido (como si hiciera falta) esta pieza, esta obra maestra que hizo diversificarse y madurar al teatro musical americano, como todo lo que parió su autor.
Sentados en nuestra butaca -o en nuestro sofá- aún podemos ver como esta obra nos escupe a la cara nuestra propia realidad así como quien no quiere la cosa. Entre bromas, sketches y un puñado de preciosas, precisas e inteligentes canciones, Company nos hace reir, llorar, sonreir, mirar de reojo al que está sentado al lado, desnudarnos en público y volvernos a vestir.
Por todo ello me levanto del asiento dando palmas, gritando bravo y deseando que los actores no dejen de salir a saludar una y otra vez. No sea que tengamos que abandonar el teatro y encontrarnos con nuestra vida, con nuestras alegrías y nuestras penas, con nuestra compañía o nuestra soledad... pero al fin y al cabo en eso consiste estar vivo ¿no?
So, I´d like to propose a toast!

  








34 comentarios:

  1. I´d like to propose a toast! Sí, esta semana me gustaría brindar por uno de mis musicales favoritos y rendirle un pedazo de standing ovation con muchas palmas y mucho chillerío.
    Aunque abundan los fragmentos dispersos por la tierra media del youtube, no te creas que tienen mucha calidad. Bueno, hay de todo. Pero como es tan raro que se edite un dvd de un musical en directo –nunca sabré porqué- estamos todos de enhorabuena con esta maravilla que es el Company de la New York Philharmonic de 2011 dirigido por Lonny Price (110 in the Shade, Sweeney Todd in concert…), así que ahí van dos escenas de la misma producción.
    La primera es el Side by Side, número con el que arranca el segundo acto. Esta performance es de los Tonys de 2011, presentados por el magnífico Bobby que hace el inconmensurable Neil Patrick Harris.
    El segundo vídeo sí es de la grabación del show en el Avery Fisher Hall del Lincoln Center con un cast de lujo del que destaca la simpar Patti LuPone. Muchas divas han abordado The ladies who lunch (Elaine Stricht la primera), pero la versión que la LuPone hizo de este temazo en el cumpleaños de Sondheim hace unos años se ha convertido en la versión definitiva. Escrita para ella mucho antes de que su autor la conociera, aquella desgarrada interpretación fue el detonante de esta nueva producción que gracias a dios (que ya sabéis como se llama) podemos ver hoy.
    Y finalmente la otra gran “rendition” del show. Being alive. Desde Dean Jones hasta Raúl Esparza, pasando por Larry Kert o Boyd Gaines, este escalofriante número final que han cantado todos y todas nos lo trae hoy el británico Julian Ovenden (Marrily we roll along, Grand Hotel…) en uno de los fantásticos Proms de la BBC en el Royal Albert Hall (2010). Para abrirse las venas. O para alzar el copazo y brindar por estos momentos dando gracias por “estar vivos” para disfrutarlos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángel, siempre es un placer leerte. Cristina

      Eliminar
    2. Gracias a ti guapa! Me alegro de que te haya gustado la entrada. Un beso

      Eliminar
    3. Un gusto de artículo, crítica o entusiasmo con una sensibilidad a flor de piel.¡Felicidades! y gracias por compartir tu sapiencia.Un beso.:

      Eliminar
    4. Muchas gracias Isabelita!! Me encanta tu nick!! Hablamos de un monumento que es como mi segunda casa (una con muchos patios y salones!!) ¿Nos conocemos? Me suena a mí que sí...
      En cualquier caso me alegro mucho de que te haya gustado la entrada. Nos vemos por aquí (o por la Alhambra!)

      Eliminar
  2. Uff, qué pasada. Vaya texto bien escrito y vaya vídeos. Esta es de las entradas que me gustan más, en las que me descubres una obra que no conocía. Sí que le habia oído el Being Alive a santaBarbrabendita, pero no sabía de dónde sale.
    Planteo de nuevo el tema de las versiones en concierto ¿es demasiado "operística" ésta?
    Patti LuPone estupenda, temazo. A Neil Patrick HArris también lo adoro, hoy ponen en Neox la segunda temporada de How I met your mother, no sé si ver eso o a los Alcántara en el 23F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santa Barbra bendita grabo un maravilloso Being alive en The Broadway Album, para el cual el propio Sondheim le adaptó músicas y añadió letras al capricho de Ella porque para eso lo vale y mucho. Send in the clowns, Not while I´m around, Puttin it together, el propio The ladies who lunch... en uno de los discos más bonitos que nunca fueron grabados en este mundo. Así que me alegro de que lo refieras.
      Julian Ovenden es un cantante y actor de musicales, lo que sucede es que en este video lo vemos con la Royal Philharmonic de London en el Royal Albert Hall y claro, es más un concierto que un show. Pero cómo canta el muchacho! y cómo transmite y cómo se mueve en el escenario...
      Esta tarde hemos estado viendo a Neil Patrick en How I meet... pero esta noche me tengo reservado el regalazo que me ha hecho mi santo, Rich man, poor man, la serie original, que me tiene enganchaete!
      Un beso y mañana te veré

      Eliminar
  3. Con conocimiento de causa, ahora sí, te doy la enhorabuena por esta entrada. Julian Ovenden, espléndido. A ver si nos animamos y nos vamos a uno de esos Proms de lujo! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué más quisiera yo!! Aunque sea de pie en la arena, o en cuclillas si hace falta!!
      El Ovenden es pa ponerle un piso amueblao, o para arañarse la cara con...lo que sea. Es que lo tiene tó!
      Un abrazo para ti rey!

      Eliminar
    2. También es el sobrino de Mr Scrooge en A Crhisthmas Carroll...en al versión de Kelsey Kramer...me sonaba de algo pero no lo ponía en pie.

      Conso

      Eliminar
    3. Gracias!!! Lo tenía en la punta de la lengua, o de la memoria... Es que como además la tenemos tan reciente...

      Eliminar
  4. Anónimo11/1/13 0:55

    Hoy sobredosis de Company en vena eh? Qué maravilla de dvd...que nos acabamos de ver!!! También es uno de mis musicales favoritos, aunque he ido apreciándolo con el tiempo. Esta última versión es magnífica con una Patti excepcional pero es que los demás son increíbles también. Quién ha hecho el cast? Cuánto esfuerzo hace falta para reunir a este elenco? Es para chillarle, para dar saltos de alegría, para llorar, para reir...la de pellizcos que nos habríamos dado si hubiérmaos sido de los afortunados que lo vieron en directo...pero nos conformamos conj disfrutarlo desde el sofá de casa verdad?

    Este Julian Ovenden tiene buena pinta...ahora entiendo lo de viciosa, jajajajajajaja!!!! Mono y con una voz maravillosa.

    Sin embargo, no puedo evitar acordarme del Company de Raul Esparza, que aunque no es de las versiones que más nos gusta por aquello de los instrumentos, para mí es especial porque fue mi preciado regalo neoyorquino de cumpleaños. ¿Qué mejor manera de cumplir los cuarenta, verdad? ¿Crisis de los cuarenta? Yo entré en el paraíso cuando nos sentamos en las butacas del Ethel Barrymore Theatre de New York y vimos al guapetón de Raul cantar un soberbio Being Alive que nos puso los pelos de punta.

    Y es que por encima de todo están las letras maravillosas de Stephen Sondheim porque no se puede contar la vida misma de una manera más magistral.

    Como diría Lola, me encanta mucho, mucho!!!

    Conso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me lo había cargao la semana pasada, pero te diré que lo he disfrutado mucho más con vuestra compañía, como todo. Y además, qué mejor que ese sofá y ese homenaje de sushi, aunque algunas lo hayan regao con agua!! qué lástima!
      Qué buenos recuerdos atesoramos, sí. Cómo ver a Audra McDonald al mediodía y a Raúl Esparza por la noche y no caerse redondo. Aquellos tiempos dorados...
      En fin, lo que te digo siempre, más alante hay más!!
      Lo de Sondheim no es normal, Él no es de este mundo.
      A mi también me encanta muuuucho! Un beso reina

      Eliminar
  5. Company es uno de mis musicales favoritos, sin embargo la versión recientemente editada me gustó sin entusiasmar, Neil Patrick Harris creo que es estupendo como maestro de ceremonias via Tony pero este papel le viene grande, hay un tonillo que no me entusiasma, reivindico la versión anteriormente editada de Raul Esparza, me parece que tiene mas fuerza. De la Lupone nada que decir que es un animal escénico y donde salga arranca el grito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo. Yo tuve la suerte infinita de ver el Company de Esparza en directo y, aunque me sobraban tantos instrumentos en escena -creo que condicionaba mucho el ritmo dramático de la obra- creo que los actores eran excelentes. En especial Barbara Walsh y sobre todo mi Raúl Esparza de mi alma. Bestial.
      El rubito de moda, Neil Patrick, no lo hace mal, pero le falta el carácter que requiere el personaje, y aunque canta muy bien y tiene mucho arte en escena, no da lo que pide Robert o Bobby. Cualquiera de sus compañeros del cast está mejor. Y de la Patti ni hablamos, ella es punto y aparte. Quien pudiera haber visto a Elaine Stricht no?
      Un abrazo y gracias por tus palabras!

      Eliminar
  6. Gracias por tus entradas son fantásticas, en Febrero estaré en Londres para ver A Chorus Line y Kiss Me Kate, ya te contaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenooo, qué suerte!! Esperamos crónica, y si puedo me animo y me voy para allá. Seguirán aún Singin´y Top Hat? Hay un Cabaret en el Savoy que tiene muy buena pinta, a ver si ahorro!!
      Pásalo bien!

      Eliminar
  7. Este es sin dura uno de mis musicales favoritos y no entiendo porque no se ha montado nunca en España. El bein alive de Ovendeen es un pasote, que emoción!
    Enhorabuena por el post, cuentas cosas grandes con un sentimiento que desarma!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias whoever you are!!! (como dicen en Promises promises)
      Este es uno de mis favoritos también. En realidad cualquiera del Maestro (Follies, Into the woods, Sunday, A little night...) podría serlo.
      Y al Ovenden me gustaría poder verlo en escena, interpretando un papel (hizo el Frankie de Merrilly we roll along en London), porque creo que tiene que ser alucinante.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Company es uno de los primeros musicales que mis introductores en el mundo de los musicales me dejaron para que fuese creando la madre, como los buenos vinos. Lo que no tenía era el placer de conocerlo en escena, y gracias a esa comentada versión en concierto que circula por ahí, podemos decir que casi he cerrado el círculo en torno a uno de los musicales que serán mi referencia en esto.

    Las voces son espectaculares, aunque de los tres maravillosos vídeos que el blogger nos ha puesto, huelga decir que las señoras van primero, por lo que LuPone para mi opinión de iniciático, es la que destaca, sin menosprecio a los demás.

    La historia que cuenta es cierto que no es nueva, pero según sea el montaje, se puede hacer una cosa divertida, sarcástica en ocasiones, con su tono de cierta crueldad podríamos decir, en otras ocasiones... en dos palabras Im presionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no es mala pieza para introducirte, no (aunque esto me haya sonado fatal jajajaja).
      Cada vez que pienso en que una de las primeras veces que fui a NY -cuando todavía era medio novato en esto- estaban poniendo un Company con Carol Burnett... me entran ganas de tirarme de los pelos!!!
      No tenía ni idea de lo que era, y casi ni de quien era Sondheim... pobrecito de mí. En su lugar en aquel viaje vi Show Boat, How to succeed in business y Crazy for you por segunda vez, que tampoco está mal, pero si lo llego a saber...
      Ay... qué mala es la ignorancia!!!
      Un abrazo querido, pero te recuerdo que aún te falta el segundo acto, a ver como lo ajustamos a la agenda del presidente del FMI

      Eliminar
  9. Esta semana tenemos un socio nuevo en el grupo!! Y este es de excepción -bueno como todos lo son- por ser todo un artista en el más extenso sentido de la palabra. Un artista de la música con mayúsculas.
    Bienvenido a mi nuevo seguidor, el pianista Juan Pérez Floristán. Un placer conocerte y escucharte.
    Así que Willkommen, bienvenue, welcome...


    ResponderEliminar
  10. No me he levantado del asiento y he aplaudido porque sería ridículo aquí,solo, en este sillón, alejado del calor y la emoción que me hubiera producido escuchar el brillante tema y la magnífica interpretación que hace LuPone en esta obra que intuyo genial en su conjunto.Te hubiera acompañado chillando de haberlo visto contigo.
    A través de esa audición puedo aventurar la calidad y altura del resto de composiciones; la trama e interpretaciones con ese interesantísimo fondo psicológico que tú has transmitido con maestría, me han despertado unas ganas de iniciarme -no estaría nada mal eh?- en ese mundo del musical del que solo tú y yo sabemos que soy un auténtico analfabeto. A esta función iría con los ojos cerrados- Y los oídos bien abiertos!-
    Felicidades querido amigo.
    Josemi V.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego qué verdad es que mientras más grande la amistad más chica la objetividad!!
      Qué bien poderte iniciar en algo en lo que tú no estés ya más que iniciado (esto suena ná más que regular ¿no?). Bueno, poco a poco, quincena a quincena nos vamos metiendo cada vez más en este mundillo de oropeles y candilejas, pero lo mejor que podemos hacer es poner una hucha mu grande y en cuanto la llenemos nos largamos a donde tú sabes a hacer un training intensivo!!
      Everything will walk itself! (que quiere decir todo se andará, jajaja)
      Un abrazo para ti querido amigo

      Eliminar
  11. Faltaba yo!.
    Primero Felicitar el año a todos.
    Después... Que Being alive es una de esas canciones que casi siempre que la escucho, depende de quien la interprete, pero casi siempre, me emociona, me emociona hasta las lagrimas, y esta version de este señorito alque desconocia hasta hoy, no esta NADA MAL.
    Yo tambien flipo con Patti, es... es ELLA!.
    A nuestro blogger he de pedirle disculpas, por no enviarle la critica de Singing' de Londres (del que salimos chorreando, de agua, quiero decir...) y decirle que le doy la razón en que apetece darse una vuelta por alli, para ver unas cuantas cosillas, nada "minucias", que hay y habrá en breve, asi que yo lo mismo cierro los ojos y me voy de polizon, o como sea! y a London, y aunque no coma, ver
    esas "cosillas" que seguro nos van a alimentar más, sobre todo el espiritu, que tan denostado está.
    Amor para todos.
    Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Happy year to you too!!!
      Ay London... ay New York... qué lejos parecen quedar ¿no? Pero cualquier día nos plantamos allí,di tú conmigo que sí!!
      Mientras podremos disfrutar de otras cosas más accesibles, el CD de NICE WORK IF YOU CAN GET IT por ejemplo (lo tienes?) que es una pasada. El DVD del Company que nos ocupa, una de las nuevas joyas de la corona (y la estantería) o la aún en cines Les Miserables. By the way ¿qué te ha parecido? A un amigo común nuestro -tuyo y mío- le parece abominable.
      Y nuestra enhorabuena a sus protas, Hugh Jackman y Anne Hathaway por sus flamantes Globes, directos pa los oscars!!
      Un abrazo darling

      Eliminar
  12. Anónimo17/1/13 9:55

    ¿Por que no hay una pelicula sobre este musical? ¿O si la hay y yo no la conozco?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va, ojalá existiera... Este último Company del que hablo se estrenó en cines de todo el mundo -un par de días y solo en algunos de España- pero no es cine. De Sondheim solo hay algunas adaptaciones -y bastante flojas- como A funny thing on the way to the forum, A little night music, Sweeney Todd... y para de contar, claro, si no hablamos de West Side Story o Gypsy, en las que solo pone la letra.
      Habrá que esperar un Follies o un Company??? Soñar no cuesta nada...
      ¿Quién pregunta?

      Eliminar
  13. Bienvenida a Isabel, o Isabelita Alhambra, como ella prefiera! Nuestra nueva seguidora, y ya vamos por 98!!, queda poco para llegar a las tres cifras. Estoy pensando en dar un premio al seguidor nº100, a ver qué se me ocurre!!
    Willkommen guapa!! y gracias por ser y estar.

    ResponderEliminar
  14. Un libro Edición Especial Stage Door? ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues justo lo que estaba pensando!! No se me ocurre mejor premio!! Así que venga, animarsen!!!

      Eliminar
  15. Como siempre, el texto y la selección de videos, un disfrute, pero viéndolos y leyéndote, me da mucha pena que Company no esté entre los musicales que he tenido la suerte de disfrutar en mi vida, (la última vez que la repusieron en el precioso Ethel Barrymore Theatre, cuando llegamos, hacía unos meses que ya no estaba en cartel).
    Cuando fuimos en Octubre pasado al 54 Below al concierto de Sondheim Unplugged , se sentó a mi lado una señora que iba sola, muy muy mayor pero con una clase y estilazo (y cirugía estética al mismo nivel), que destilaban Park Avenue por los cuatro costados. Durante la cena previa al show y al oírnos hablar en español, nos preguntó de donde éramos y mostró mucho interés en saber por qué habíamos ido a un show tan “peculiar” de Sondheim mostrándose encantada y gratamente sorprendida. Nos habló de que sin duda era su autor preferido de todos los tiempos y que había visto todo lo que de él se había estrenado en Broadway, conocía de memoria sus canciones y parecía atesorar todo lo que tuviera relación con él ya fuera música, libros, dvds...
    Nos contó que Company era junto con Follies su musical favorito y que Being Alive (en cualquier versión de Patti Lupone) junto con Losing my mind eran“my absolute favorite showtunes ever”. La verdad es que yo la escuchaba bastante absorta porque hablaba de Sondheim con una pasión difícil de reproducir y aunque le manifesté mi admiración por él y su magnífica obra, era evidente que yo no era una experta en la materia como sin duda lo era ella.
    ¿Sabes en quién pensé que en similares circunstancias, habría pegado la hebra hasta el infinito y mas allá con esa encantadora dama, habría hablado a su mismo nivel y la habría dejado pegada a la silla con su sabiduría y conocimientos acerca de Sondheim y su obra?
    ….Y quien sabe si en nuestros próximos viajes a la City habríamos podido ir a alojarnos a ese penthouse de Park Avenue que ella te habría dejado en herencia….
    Ah, porque la historia seguro que habría terminado con que después de ese encuentro casual, esta dama se da cuenta de que por fin ha encontrado a la persona que más profundamente comparte su pasión por Sondheim y convencida de que en las manos de ese “joven ángel” (al que cede todo, of course!!!) el legado de su adorado autor continuará vivo por muchos años, decide que ha llegado la hora de dejar este mundo...
    !!!!!!Pero como no estás donde hay que estar¡¡¡¡

    PD: Ah!!!! y de nada por lo de “joven ángel”, pero no te entusiasmes que es que al lao de ella hasta Dona Canô era una shiquilla!!!!…….

    Abraços e beijinhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa señorona de Park Avenue ERA YO!!! jajajaja, es que estaba de incógnito, ya sabes lo que me gusta un disfraz!! Pero me prometí perseguiros y allí me planté!!
      En serio, qué bonito lo que dices. Aunque ya me lo habías contado, me alegro tanto de que dejes constancia aquí de ello... Y lo valoro mucho, especialmente porque sé la dicotomía que significa oir y escribir sobre Sondheim y el 54 Bellow y tener un pie en la calle, en esa en la que conviven las verdades del banquero con las 50 sombras de Grey... Es que eres "reonda" miarma, por eso te quiero.
      Un beso del "joven Ángel". Ya no volveré a llamarme de otra forma.

      Eliminar