Wilkommen, bienvenue, welcome!!

jueves, 21 de febrero de 2013

Another opening, another show! (Una historia de Broadway 7)




A helluva town!

De izquierda a derecha: Leonard Bernstein, Jerome Robbins, Betty Comden y Adolph Green. Cuatro amigos reunidos junto a un piano improvisando melodías y letras. Inventando una ciudad que quedaría fijada de esa forma para siempre en el imaginario colectivo. New York, New York...
Para muchos, la verdadera fragua del teatro musical fue el Broadway de entre guerras. Las primeras grabaciones de musicales y la venta masiva de discos de shows comenzó en esta época. Desde Gershwin a Berlin, desde Kern a Cole Porter los autores no solo triunfaban en los escenarios sino en la radio y en los comercios. Aquellas canciones abandonaban su contexto dramático y se convertían en temas de enorme popularidad, los primeros "hit parades" de la historia. La gente necesitaba prolongar el disfrute de las funciones llevándoselas a casa o metiendo una moneda en los jukebox. Smoke gets in your eyes, Beguin the beguine, Where or when, You´re the top...
En plena Segunda Guerra Mundial el público americano manifestó un claro deseo de huir de las malas noticias. El mundo se estaba hundiendo alrededor pero la fiesta debía continuar, the show must go on!
A raíz de la gran aceptación de obras como Oklahoma, las nuevas producciones comenzaron a dar un lugar primordial a los argumentos y las historias sobre los temas o los números musicales. Rogers y Hammerstein se estaban convirtiendo en los reyes del showbusiness creando un tipo de espectáculo en el que las canciones estarían al servicio de la narración, empujándola y haciéndola avanzar, nunca interrumpiéndola. Dos años después del estreno de su primera obra juntos decidieron afrontar otro difícil reto, convertir un dramón del húngaro Ferenc Molnár llamado Liliom en un musical. Así nació Carousel, una de las cimas de su carrera y de la historia del teatro universal. El argumento de esta pieza no era cómodo ni agradable, ni desde luego tenía un final feliz. Una historia de amor amarga, incorrecta y cruel en la que se abordaba el maltrato, el abandono y el suicidio, y en la que los personajes principales tomaban decisiones que distaban mucho de la moral establecida. Sin embargo los autores fueron capaces de envolver la acidez de la trama con un libreto y una serie de temas que atrapan al público desde el comienzo -la obertura más hermosa jamás compuesta- y no lo sueltan hasta la apoteosis final, el conmovedor himno "You´ll never walk alone". Stephen Sondheim, pupilo de Oscar Hammerstein, contaba que cuando fue a su estreno siendo aún adolescente, hechó a perder con sus lágrimas un valioso abrigo de pieles de la esposa del famoso letrista que estaba sentada a su lado. Así que los dioses también lloran...
Tal vez animados por el extraordinario éxito que poco antes había tenido Oklahoma, un grupo de amigos se reunireron para idear un show, pero no al modo tradicional, uno diferente, innovador y atrevido. Con veintipocos años Lenny Bernstein inivitó a un par de compositores y un coreógrafo a su apartamento del Village y tras varias sesiones de charlas, risas -copas y cigarrillos, claro- y mucha música, empezaron a dar forma a una de las páginas clave de la historia del teatro musical. On the town fue lo que se comenzó a llamar un "musical integrado" en el que las canciones seguirían a la narración y no al revés. Los gags tampoco estarían aislados del desarrollo dramático del producto, como solía ocurrir antes, sino que constituirían un todo, una amalgama unida también a las coreografías, que ahora no solo tratarían de adornar la función sino de apoyar al contenido global de la misma.
Otro elemento renovador de esta propuesta eran los propios personajes. En la alocada aventura de tres marineros que desembarcan un día en Nueva York se cruzan personas normales, incluso vulgares. Aquí no hay héroes y heroinas, tampoco bellezas sublimes e inalcanzables, solo gente corriente con ganas de diversión, evasión, un poco de sexo y tal vez amor. En contraste, la partitura de Bernstein le daba un matiz sinfónico elevando este show a la tribuna de las composiciones clásicas, sin dejar atrás los ritmos jazzísticos y sincopados del momento. Más difícil todavía, y aparentemente tan sencillo...
La imagen que esta obra ofrecía de la mujer de su tiempo era totalmente revolucionaria. ¿Cuándo habríamos visto a una chica taxista tratando de llevarse a un ingenuo marinero a su casa? (Come up to my place). ¿Cuándo habríamos oído una canción en la que una mujer hiciera gala de "sus otras habilidades" además de su buena mano en la cocina? (I can cook too). Definitivamente algo estaba cambiando en la sociedad americana de los años cuarenta, y el musical de Broadway no podía quedarse atrás, tenía que reflejarlo.
On the town nos habla de un tiempo en que la gente aprendía a vivir al día, exprimiendo cada minuto que el azar les regalaba sin perder de vista la provisionalidad de todo. ¿Un día en Nueva York? La metáfora estaba servida ¿qué harías si solo tuvieras un día más de vida? La guerra se prolongaba y las estaciones seguían llenándose de despedidas, de incertidumbre. Lástima que no pudimos estar más tiempo juntos, que nos quedaron tantas cosas por hacer... es lo que cuenta Some other time, la balada que casi al final del show deja una puerta abierta a lo que pueda traer el futuro. Ya lo haremos más adelante, o tal vez no.
Pero los teatros seguían llenándose cada noche cuando las entradas más caras rozaban los veinte dólares, toda una fortuna. A los soldados se les dejaba entrar gratis -iniciativa que comenzó con Oklahoma, por cierto- como una forma de agradecer su sacrificio y para que marcharan al frente con un buen recuerdo de su patria, a las trincheras con una bonita canción en su memoria. Oh what a beautiful morning, Bewitched, Speak low... para algunos las últimas notas que dieron color a sus breves existencias.
Nosotros, por el momento, preferimos quedarnos con la imagen de esos tres marineros hambrientos de experiencia y sedientos de todo lo demás, dispuestos a comerse el mundo y a recorrer de punta a cabo ese "demonio de ciudad" en un solo día. The Bronx is up but the Battery´s down...New York New York... it´s a hell of a town!


       






29 comentarios:

  1. You´re the top! Buena forma de rematar la semana no? Eso es lo que nos tendríamos que decir a nosotros mismos cada mañana al mirarnos al espejo: soy el Nilo, la Torre de Pisa, la sonrisa de Monalisa… Como guarnición a la clase de historia comenzamos con uno de los hits que quemaban las máquinas de discos de los bares de la época. Aquí vemos a Frank Sinatra y Ethel Merman (no cabe más arte en una pantalla) piropeándose mutuamente. Pa comérselos. Era la versión televisiva de Anything goes para el Colgate Comedy Hour (1954) Fíjate el nivel de la programación de televisión de entonces…
    Seguimos con uno de los que mejor han hecho de Billy, el protagonista de Carousel, Robert Goulet, interpretando una de las baladas más bonitas del mundo mundial, If I loved you. Era una promoción para televisión de los años sesenta. Y aquí tenemos Sálvame y La Voz…
    Y una apoteosis de lujo, Ya got me! (“me tienes engolfao”, pa entendernos) de On the Town cantada en el Carnegie Hall por Christine Ebersole, Dawn Upshaw, Thomas Hampson y el divertido director de orquesta Michael Tilson Thomas con la Orquesta Sinfónica de San Francisco inaugurando la temporada de 2008. Entre los músicos un Yo-Yo Ma flipando con el cello y con el ritmo endiablado de Bernstein. Ahí es ná!
    Con esto y un bizcocho…

    ResponderEliminar
  2. Esta magnífica historia de Broadway está pidiendo ya letras de molde, es decir, publicación. ¿Ningún editor entre el público? Está tan bien contada, que incluso esas personas que dicen que no les gustan los musicales (¡pobrecillos!) caerían rendidos ante ellos. De nuevo imagino el dolor de prescindir de siete (o más) dedos, para quedarnos sólo con tres. Pero qué tres. Esa portentosa Ethel Merman, ese estupendo Robert Goulet (¿por qué no la interpretaría él en el cine?), y ese maravilloso concierto homenaje a L. Bernstein, que tengo completo y que contiene, aparte del que vemos hoy, otros momentazos maravillosos (una selección de West Side Story que quita el hipo, por ejemplo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Déjame de letras de molde que el mundo editorial me tiene mu decepcionao!! Pero gracias por la llamada, a ver si la recoge la Barnes & Noble y entonces hablamos. Cuenta con tu comisión en ese caso!!
      Pues sí, no habría estado mal Goulet como Billy en la película de Henry King. A mí personalmente Gordon McRae no me entusiasma. Pero como poco antes triunfó en Oklahoma, la 20th Century no quiso arriesgar y repitió con los mismos. Shirley Jones tampoco me vuelve loco, la verdad. ¿Tú tienes el homenaje a Bernstein completo? ¿Comprado o pirateado? Lo quierooo!!!!

      Eliminar
    2. Se me olvidaba! Gracias por compartirme cada semana, por ayudar a que el esfuerzo que hago -con mucho gusto por cierto- cada quincena, cunda un poco más y sea visto por más gente. Ya estamos cerca de las 30.000 visitas desde que comenzó esta aventura.

      Eliminar
    3. Este fin de semana te mando el concierto homenaje a Leonard Bernstein por Wetransfer. Estate atento a tu correo electrónico (sigue siendo el mismo ¿no?)

      Eliminar
    4. Te estaré eternamente agradecido! Wetransfer! Qué moderno es mi amigo!!

      Eliminar
  3. Vaya clase de historia!!! Pues sí...eres todo eso y más...YOU´RE THE TOP, I´M THE BOTTOM...porque yo no te llego ni a la altura del zapato en sabiduría y saber estar. Qué me gustan tus clases de historia y cuánto aprendo con estas entradas. Ojalá volvieran esos tiempos de calidad en los espectáculos y en los programas de la tele, y nos dejemos de Rey León, la Voz, Tu si que vales u otros por el estilo. ¿Cuándo se van a reponer musicales como éstos? Bueno...que tarden unos añitos y así nos reponemos de la crisis y llenamos los bolsillos!!!

    Qué delicia de videos! Tienes razón...no se puede tener más arte, que lindos Frank y Ethel, que comicona pero que buena intérprete, tienen algo especial. se nota en cuanto aparecen. Mira que nuestra Sutton Foster lo borda pero esta señora tiene un carisma que te engancha.

    Robert Goulet, qué buena planta y qué vozarrón!!! Es una canción extraordinaria, como todo el musical. ¿Quién es ella? ¿Lo sabes? Que me hubiera gustado estar en el Carnegie Hall viendo a Hugh Jackamn cantándome esa canción!!! Menudo Carrosel en concierto junto a Audra Mcdonald, tuvo que ser apoteósico!!! Y con barba!!!

    Me encanta On the town, qué maravillosos cantantes y qué cachondo el director...pero canta bien verdad? La diosa Ebersole sublime como siempre.

    En fin, que me has alegrado la tarde...porque mis batolitos van a acabar conmigo y el sábado soy capaz de preguntarme a mí misma ¿Qué es Alhambra???

    Besotes

    Questamospasando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja ¿Qué es Alhambra? ¿Y tú me lo preguntas? Que dios nos de paciencia para tirar del carro este que nos ha mandado...
      ¿Te gustan más estas clases de historia que las de aquella aula X en la que nos conocimos cientos de años atrás? Si algo bueno tuvo hacer aquella carrera -entre otras cosas. fue cruzar nuestros caminos forever and ever!!
      La chica que aparece en esa versión para televisión de Carousel -que mataría por conseguir- se llama Mary Grover, conocida sobre todo por sus trabajos televisivos en series de los 60 y 70 (te acuerdas de Mi Bella Genio?) y alguna que otra peli con Elvis, de las que hicieron como rosquillas.
      Por nuestra querida amiga la Ebersole muero. ¿No te parecería la perfecta Mame? ¿Por qué no la reponen antes de que se le pase el arroz?
      Pues sí, nos perdimos ese Carousel del Carnegie con Hugh, pero para nosotros se queda el maravilloso Soliloquy con el que entramos en 2012 por la puerta grande!! Eso sí, la salida fue por la de atrás!! jajajaja
      You´re the top, y no se hable más!

      Eliminar
  4. Anónimo22/2/13 1:29

    Sí que hace años...jajajajaja, que te conozco desde el 88!!!
    No me acuerdo de Mi Bella Genio pero investigaré.
    Yo también quiero a la Ebersole haciendo Mame y en el papel de Vera a la Baranski...sería um buen duelo.
    Y no nos podemos quejar, que hemos visto a Hugh más de una vez y el Soliloquy dedicado a su padre precioso y muy tierno...y estábamos alli!!!
    Niño...vamos a tener que explicar la Alhambra en Zodiac y con los chalecos salvavidas...qué manera de llover!!!

    Questamospasando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deja de firmar así que se te va a quedar!! Y después nos riñes... Ve cogiendo el salvavidas!

      Eliminar
  5. Esto es empezar un día con energía.

    Me ha encantado la entrada, la historia del musical es en ocasiones apasionante, especialmente los vídeos que son reliquias dignas de una Colegiata de Osuna o algo parecido, además que esos musicales son de mis favoritos por la música y las coreografías.

    Nos vemos en Granada, coged los abrigos de pieles que bajan las temperaturas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo iba a coger el mío, pero no me acordaba de que un tal Sondheim me lo dejó pa tirarlo.
      Mrs. Hammerstein

      Eliminar
  6. genial! qué mundo el de los musicales!! y qué gracia ver a Bernstein en un contexto y con una estética tan diferente!!! gracias por compartir!! un abrazo muy fuerte a ti y a juan!
    JPF

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer compartir, y además con gente con la sensibilidad musical que tú tienes.
      Y me encanta ver desmelenarse a los grandes de la música seria, tan formales y graves habitualmente. A ti sin ir más lejos no hace mucho tiempo frente a un piano emulando a un mudito... jajajaja
      Abrazos genio!

      Eliminar
    2. Anónimo23/2/13 0:48

      desde luego, mi performance de mayor valor artístico hasta la fecha, sin duda alguna. de eso trata la vida!

      Eliminar
  7. Lo de Michael T. Thomas divertídamente genial, el chino del cello una pasada .
    Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja el "chino" está flipando consigo mismo, es el genial Yo.Yo Ma, enorme figura de la música clásica, y también moderna.
      Lo que me gusta de estos maestros es que siendo tan archicvalorados, aún conserven ese sentido del humor y no se les caigan los anillos.

      Eliminar
  8. Hoola
    Mira, de toda la entrada de esta semana, que es estupendísima,lo que más me ha gustado es la foto de inicio, ese Bernstein jovencito de juerga con cuatro amigos. La verdad es que en esta época aún no se había producido el divorcio entre la música de calidad y la popular, y lo que más se vendía, lo que más se oía y lo que más se cantaba era además de una calidad en música y letras extraordinaria, y el mismo señor que dirigía un programa sinfónico en el Linconl Center componía canciones para Broadway. Parafraseando a Vargasllosa ¿cuándo se jodió esto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la foto es una joya. Betty Comden y Adolph Green, escritores de algunos de los musicales más emblemáticos (Wonderful Town, Singin in the rain, The Will Rogers Follies, Applause...) y Jerome Robins, el que puso a bailar a los Jets con los Sharks. Casi ná. El cielo de los amantes del musical se debe parecer mucho a esa habitación.
      Pues sí querida, ni idea de cuándo se jodió todo esto, pero que está jodido di tú que sí.

      Eliminar
  9. A mis "amigos musicaleros" ¿qué les pareció la ceremonia de los oscar de anoche? Lo flipé con todo el cast de Les Miserables cantando juntos, emocionante a más no poder. Y la Bassey tumbó por goleada a las Adeles, las Hudson, Jones y la Streisand, a mi entender. ¡Quede claro que no busco plémica!
    Saludos de Santi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santiiii, vamos a llevarnos bien... jajaja, me tengo que ir, pero luego, con más tiempo te contesto como es debido.
      Abur

      Eliminar
    2. Pues sí, de acuerdo contigo en lo emocionante de ese numerazo con todos los miserables en escena. Poco a poco nos fue ganando hasta que al final en la apoteosis se nos escaparon unas lágrimas, por lo menos a mi compañera de pernocta (mi Conso) y a mí.
      Pero en general la gala me enganchó desde el principio, y Seth McFarlane me pareció excelente. Un cachondo, y desde luego un profesional grande grande como la entrada del Dolby Theatre. Su número de "os vimos las tetas" tuvo todo el arte, y el que canta al final con nuestra co-patrona Kristin Chenoweeth (cortado en España por unos programadores indeseables) llamado Here´s to the losers me pareció genial, original y supercachondo. Además cómo canta el tío!!!
      Y hablando de cantar: sí, Shirley Bassey está genial (aunque a mí personalmente siempre me cargó un poco su voz), un icono vivo del cine y la música. Pero no dejemos atrás -ni un peldaño- a mi Barbra de mis entretelas. Ya lo sé, un poquito recauchutada, lo sentimos los que la amamos, pero así es la vida. Y maravillosas la Adele, la Hudson, y bueno, qué decir del baile que se marcaron Channing Tatum y Charlize Theron. O wow!!!!!! Sobre todo ella es maravillosa. ¿Algunas lo tienen que hacer todo bien? Mal repartío el talento en el mundo oye...

      Eliminar
  10. Pues a mí me encantó la ceremonia entera, y especialmente el "momento obituario" con esa salida de la Barbara Streisand, maravillosa como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Whoever you are... I love you! Como decía Fran Kubelic en Promises Promises.
      No sé quien eres, pero seas quien seas TE QUIERO!Por defender a mi diva, mi diosa entre las diosas, y por destacar la forma de entrar en un escenario que solo tienen ella y otras pocas -pero muy pocas- más.
      Por muchos años que tenga, por muchos tonos que haya bajado su Memories..., por mucho que le hayan estirado el torniquete (si no puede parpadear que no parpadee)... ELLA es siempre ELLA. Y eso es lo que hay, lo ilumina TODO con su serena presencia!

      ¿Mitómano yo? ¡No decirme eso que se me va a quedar! jajajaja

      Eliminar
    2. Anónimo5/3/13 19:34

      Pues si que pareces un poco mitómano, solo un poco :) Otra que me encantó es la Kristin Chenowith, en la despedida del evento y en la alfombra roja ¿para cuando su regreso a los escenarios? ¿sabes que esté haciendo algo?

      Eliminar
    3. Anónimo7/3/13 10:01

      Jo siempre se me olvida, que soy la Patti!!

      Eliminar
    4. Querida Patti!!
      La Chenoweeth está entregada a la televisión y al cine. Pronto estrenará una peli nueva que en inglés se llama "Family weekend" y acaba de protagonizar la serie GCB (Golfas, cursis y beatas). Pero desde que se metió en los zapatos y el ascensor de la sufridora Kubelik de Promises Promises no nos ha regalado otro papel en Broadway.
      Yo espero todos los días su regreso... mano sobre mano.
      ¿Tendré yo algo mejor que hacer?

      Eliminar
  11. Ay como eres con tu Barbra!. Te dije que estaría!. No he podido ver la ceremonia, si el palmares. Pero esto no eran los comentarios de la entrada?. Muchas gracias de nuevo. Cuantas horas pasas buscando videos?. Que joyas del pasado!. Ya se que los clasicos te quitan el sentio... El caso es que se disfrutan. Repito el agradecimiento. Por cierto estuve con una hipersuper mega fan de tu adorada Audra, tal vez se una al blog.
    Besos.
    Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiii, tú me lo soplaste!! Tú eres el culpable de que me tragara la gala enterita esperando ese momento. Aunque por contra de otros años, esta vez quedarse hasta las 6´05 de la mañana fue un verdadero placer.
      No te creas que paso muchas horas buscando, al contrario. Esta vez eché mano de un par de cosas que ya conocía y que quería poner alguna vez (You´re the top y lo de Bernstein), y las tenía entre mis archivos. El Goulet cantando If I loved you si que me ha sorprendido, y me han entrado unas ganas de ver la producción entera que seguro existe, pero vete tú a saber...
      Espero que esa amiga fan de mi prima Audra se una a este club quincenal pero YA!!!
      ¿Quién es?

      ¿Te has enterado de que acaban de estrenar Dear World en London con la sra. Betty Buckley? Vámonos!!!!

      Eliminar