Wilkommen, bienvenue, welcome!!

jueves, 4 de abril de 2013

That´s dancing!





La pasión según Ben Vereen

La vida es como un plato de cerezas. Algunas dulces, otras amargas... Desde luego en la vida de Ben Vereen las ha habido de todos los sabores. Pero al igual que el viejo Mr. Bojangles, por muy duro que le golpee el destino, por fuerte que le sacuda la fortuna, siempre acaba riendo y bailando. Y así se espantan las penas.
Tiene Ben Vereen ese algo que no se puede describir con palabras -aunque suene a tópico- algo que no sé si es bueno o malo, un punto narcotizante que nos va enganchando en cada movimiento, en cada expresión de su cara y de su cuerpo entero. No es un bailarín o un cantante o un actor excelente, ni perfecto. Es raro, poco común, único. Su cuerpo entero rezuma pasión, con todo lo mejor y lo peor que contiene, hay placer y dolor en sus evoluciones, algo pecaminoso si quieres...
Benjamin Augustus Middleton fue un niño abandonado, o quizás vendido o regalado. Hasta que cumplió los veinticinco años no supo que había sido criado por una familia adoptiva. Precisamente cuando solicitó un pasaporte para salir de gira con la compañía del que fue su principal mentor, Sammy Davis Jr., descubrió que sus padres no eran sus padres.
El pequeño Ben, hijo adoptivo de James Vereen, ya se movía como una salamandra antes de comenzar a caminar. Cuentan que no podía dejar de moverse al ritmo de cualquier cosa que sonara, ya fuera el ruido de una cafetera, los coches en el asfalto de su calle, los zapatazos de los trabajadores del Brooklyn de finales de los 40 o una canción en el viejo tocadiscos. Parece que el ritmo le acompañó desde el mismo día en que llegó a esta vida. Seguro que ya taconearía dentro del vientre de su desconocida madre, al tempo sincopado de su corazón.
Martha Graham, George Balanchine y Jerome Robbins estuvieron presentes en su educación como cantante y sobre todo como bailarín, en la High School of Performing Arts de Nueva York. Tenía 14 años, y no quería ser otra cosa, ni sabía. Aunque los años que nos saltamos no fueron nada fáciles -encadenando trabajos penosos para poder subsistir- a los dieciocho años ya se había enrolado en una producción off off Broadway llamada The prodigal son. Pero alguien que conoce a alguien que es amigo de alguien importante fue a ver esta función y parece que dio la voz de alarma. Bob Fosse estaba emprendiendo el tour por Canadá de su nuevo musical, Sweet Charity, y parece que no le costó mucho decidirse por este chico casi sin experiencia. Los genios, como los asesinos, se reconocen enseguida. Esos dos años formando parte del cuerpo de baile de Fosse le marcaron para siempre, su estilo quedaría fundido al del maestro durante el resto de su carrera, no importa para quien trabajara o el papel que hiciera. Ben sería Fosse, y Fosse sería Ben.
A Sweet Charity le siguió Hair, otro de los musicales que definieron el nuevo Broadway de finales de los sesenta. Y a Hair le siguió Golden Boy, donde por vez primera consiguió ser protagonista, eso sí, como suplente de Sammy Davis Jr. otro de los pilares decisivos en su trayectoria. En aquella época había que tener valor para salir a un escenario y enfrentarse a un público que esperaba ver a Davis, pero seguro que muchos acabarían alegrándose de la repentina indisposición del célebre actor. Aún así, la amistad entre Ben y Sammy fue lo mejor que le reportó este trabajo.
Pero su verdadera popularidad le llegó con el primer papel que estrenó él mismo, sin reemplazar a nadie. Judas en Jesus Christ Superstar. Su primera nominación al Tony (como actor secundario), a la que siguió el que sí logró como protagonista de Pippin, obra que supuso el reencuentro entre Fosse y Vereen. Y eso sin ser en realidad el protagonista, ya que en esta función su papel se limita al del narrador, o el "Leading Player" de un grupo de trovadores medio hippies. Pero cuando aparece en escena es fácil olvidarse de las tribulaciones del hijo de Carlomagno, a pesar de que su personaje parece interrumpir la acción, cuando aparece en escena no quieres que se vaya. Da igual lo que le suceda al chico de los rizos de oro.
Por aquellos entonces empezó a aparecer en programas de televisión de tremenda popularidad -el Show de Carol Burnett o de los Muppets...- así como en series del tirón de Roots (Raíces, 1977). ¿Quién no recuerda a su "Gallito George"?
Esa fue la cima de la montaña de su carrera. Ahora comienza el lento pero inexorable descenso. Bueno, dejando aparte a ese inolvidable showman de All that Jazz y la electrizante apoteosis llamada Bye bye life.
El declive fue aderezado con la tregedia. En 1987 su hija de dieciséis años murió en un terrible accidente de tráfico. Él mismo sufríó un aparatoso accidente en 1992, uno doble de hecho, digno de una película de Tarantino. El productor musical David Foster -hasta en su tragedia había espectáculo- chocó contra su coche en la autopista de Malibú que a la vez se estrelló contra un árbol. Completamente aturdido salió del auto y al cruzar sin sentido la carretera fue atropellado por un camión que le destrozó las piernas, su principal instrumento. ¿Alguien da más? ¿Se pueden soportar tantas cerezas amargas? Bueno, tal vez mejores que las dulces, porque años después enfermó de diabetes cuando por fin había regresado a los escenarios de Broadway por la puerta grande. Chicago, Fosse o Wicked (en todas reemplazando a los actores titulares) supusieron su renacimiento, bueno, uno de tantos. También ha sabido renacer de las cenizas del alcoholismo y la drogadicción y ahora ayuda a otros muchos con su testimonio. 
Hace poco se volvió a subir al pequeño escenario de un cabaret al que me gustaría mudarme definitivamente. Se llama 54 Below, y es un local en el Midtown, muy cerquita de Broadway, por el que están desfilando todas las viejas glorias -y también las nuevas- del musical. La actuación de Ben Vereen ha sido grabada y editada, y el disco nos muestra a un actor en pleno estado de gracia, a un cantante soberbio, a un bailarín endiablado que ya no puede bailar pero que lo hace con su voz y con sus ojos, y claro, con sus manos, que para eso es de la escuela de Fosse.    
Los que han estado allí cuentan que a pesar de los años no ha perdido nada de su fuerza, su energía exuberante, su don mágico y único. Este enterteiner de probada versatilidad, fiel heredero de los negros del minstrel, de Bill "Bojangles" Robinson y Al Jolson, supo hipnotizar a los allí presentes con el don más preciado que un artista puede tener sobre unas tablas, la pasión. Y de verdad no hay muchos que puedan llegar a expresarla como él.      
So, clap hands, here comes Ben!!












  

23 comentarios:

  1. Cuando acabamos de salir de la Semana Santa, la pasión según San Mateo, San Juan o San Lucas ya quedan atrás. Ahora retomamos una de nuestras grandes pasiones –a la que no afecta si llueve o no- y esta semana con uno de los artistas más pasionales que se me pueden ocurrir.
    Adoro a este hombre desde que lo vi haciendo de “Gallito George” en Raíces, y más todavía cuando poco después lo encontré en una de mis películas favoritas de todos los tiempos, All that jazz. Mucho estaba yo tardando en dedicarle un capítulo…
    No podíamos empezar por otro vídeo que no fuera el que celebra la vida de que fuera su descubridor definitivo, su alter ego. Life is just a bowl of cherries (qué verdad!). Fosse (1999). Este pertenece al maravilloso dvd que tuvieron a bien grabar y comercializar (gracias diosito!) Que aprendan otros…
    Seguimos con Funny Lady (la secuela de Funny Girl) de 1975. El artista de vodeville que hace nuestro Vereen aparece cantando (y bailando!) un vertiginoso “Clap hands, here comes Charlie”. A continuación una joyita rara, de las muchas que se encuentran en el show de los Muppets. Mr. Cellophane, de Chicago, en una cómica versión en la que nos regala sus elásticos movimientos, así como su espléndida voz. Y el coro de marionetas es impagable!
    Y finalmente Pippin. El papel más importante que ha representado en teatro, y dentro de este musical –en el que hace de Leadin Player- uno de los números más Fosse de todos, Glory. Pa qué decir más. No sé tú, pero yo no me canso de mirarlo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4/4/13 22:44

    Alucino con tu forma de escribir tío, de como te expresas y trasmites la emoción. Alucino también con Ben Vereen desde suempre, y con los videos que has subido, en especial el de Pippin, que tampoco me canso de ver. De todos los blogs que manejo este es sin duda mi preferido
    Agur
    Santi

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias Santi. De todo corazón. No te creas que es nada fácil escribir sobre alguien a quien admiro tanto y que tiene una vida tan ancha y tan larga... Una vida que podría ser de novela, mira, igual me animo! Bueno, de momento me conformo con cumplir puntualmente con mi cita quincenal.
    Un abrazo y agur!

    ResponderEliminar
  4. Me quedo muerto con la vida y obra de Ben, creo que es una de las entradas más sentidas que le has dedicado una de las figuras del show business en este blog. Te superas una vez más en todo, texto, vídeos, personaje...

    Enhorabuena Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querido mío. Y lo que cuento no son más que un par de apuntes importantes de su vida y obra, pero es para hacer no una película con él sino sobre él.
      ¿Tú has visto Pippin? Como historiador te interesaría ver como Vereen y Fosse interpretan la Europa medieval. Aghora se repone en B´way... ¿comenzamos por fin las reformas en Bank St?

      Eliminar
    2. Ya estas tardando en llamar a los obreros de la construcción, jajajajaja

      Eliminar
  5. No sé qué me ha emocionado más: ver las maravillosas muestras del talento de Ben Vereen, o el relato de su vida, y obra, que realizas en la entrada de hoy. Como dice Fernando, te superas quincena a quincena. Y doy gracias por tener en casa "Fosse", "Pippin", "All that jazz" y "Funny Lady" para poder recrearme, cuando los días son grises, en la magia de este prodigioso bailarín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hubiera tenido tiempo yo habría hecho exactamente lo mismo, organizarme un ciclo Vereen/Fosse completo y dejar que pasaran las nubes... Pero como me veo currando por esas carreteras de la geografía andaluza... pues nada, a tirar del Ipod que es lo que hay.
      La redacción de Stage door (a la que Ud. le debe una entrada, por lo menos) se ha quedado con las ganas de recibir su esperada visita. Eso no se hace!!
      Bueno, me la debes!!
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Anónimo7/4/13 23:54

    Totalmente de acuerdo con Santi, hoy me he `puesto "empieza el espectáculo" y lo he vuelto a flipar una vez más con la historia y con las coreos, alucinante. No se ha superado eso jamás, lo de Fosse es unico y el numero con Ben Verreen al final es de traca.
    Gracias por este pedazp de post
    Patti (no difusa)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se me ocurre mejor plan Patti!! Yo aún recuerdo lo que provocó esa película en mi tierna adolescencia, cuando me escapé a verla a la gran ciudad con mis amigos, a los que no les gustó para nada por cierto. Claro, teníamos dieciséis años y es tan fuerte y tan compleja y tan morbosa y tan cínica y tan apocalíptica y tan dura y tan...
      Feliz de que mi entrada sobre Vereen te la haya devuelto!!
      Besos


      Eliminar
  7. Anónimo9/4/13 11:16

    Querido: acabo de escuchar decir a Ben that life is a bowl of cherries, ¡te lo dije!, pero dicho por él es un abrazo, quiero ser abrazada por las manazas de Ben, y quiero abrazarte a ti por mandarme este regalo. Life is a bowl of cherries if you have friends like Angel.

    Thank YOU.
    lucina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues siéntete abrazada por las mías. Ni tan negras ni tan grandes como las de Ben pero con el mismo calor y mucho más cariño, by far!
      Gracias por tus palabras, viniendo de una actriz, guionista y directora como tú son todo un honor. Pero el más grande: que vienen de una amiga.

      Eliminar
  8. De todos los magníficos documentos visuales que aportas esta semana, el que más me ha gustado es el de los teleñecos. Seguramente será por que me recuerda a mi infancia, pero además el mezclar la gracia de las marionetas con el estilo y el arte de este genio, me parece increible. Y esa canción maravillosa del musical Chicago la interpreta de fabula.
    Qué manera de mooverse, eso sí es bailar.
    Ah, y me acuerdo perfectamente de su personaje en Raices, con Kunta Kinte. Por lo que veo debemos tener más o menos la misma edad, jeje
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encanta!! ya lo conocía desde hacía tiempo y esperaba la ocasión para colgarlo en alguna entrada. Cómo se mueve el gachó, como decimos aquí.
      Por el show de los Muppets han pasado estrellas del calibre de Liza Minnelli, Joel Grey o la mismísima Ethel Merman, y todas cantando o bailando como si tal cosa. Ya habrá ocasión de poner alguna de estas "joyitas infantiles".
      Un beso grande Ana, y no te preocupes, no eres la única a la que el bloguer no reconoce. Sorry!

      Eliminar
  9. Perdon, soy Ana, que no consigo aparecer sin el anonimo de marras

    ResponderEliminar
  10. Hola
    Sólo he tenido tiempo de ver los dos primeros videos, pero con eso y el texo ya puedo comentar, que veo que si no me riñe el blogmaster.
    1. Desde que vi Raices medio a escondidas cuando era chica (porque me mandaban a la cama) no había vuelto a saber de este hombre GRACIAS Angel, (qué alegría me da pensar en la de cosas que me quedaran aún por descubrir).
    2 Más o menos en esa época vi en el cine All That Jazz (mi primo que era amyor que yo tuvo que convencer al taquillero para que me dejaran pasar). No entendí nada, pero me gustó muchísimo.
    A ver si mañana me da lugar a ver lo demás y comento más, de momento me quedo con la frase del Bowl of Cherries, si en la vida estamos de prestado, no nos pueden quitar nada que no era nuestro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nooo, que el blogmaster no riñe... Que se hace cargo de que a veces el día no tiene horas en el reloj para sentarse un rato y desconectarse de todo. Si a mí mismo me cuesta encontrar un ratito de tranquilidad para sentarme a charlar con mis incondicionales...
      Mira el resto de los vídeos que te van a encantar. El de Pippin es de infarto, ese número sobre la guerra y la sangre derramada, esas coreografías de Fosse encarnadas en el nervio y la elasticidad casi obscena de Vereen... no tiene desperdicio.
      Nos vemos en el real!!

      Eliminar
  11. ¿Este no e el que hacia Judas en la peli? no? Y otra pregunta ¿hay una pelicula sobre Pipin? Es que nme suena tanto, y para acabar enhorabuena por tus escritos y tu conocimiento de causa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, el Judas de la película de Norman Jewison se llamaba Carl Anderson, otro excelente actor de color pero nada que ver con mi Ben, que hizo este papel en el teatro.
      Y no (siento responder otra vez en negativo, querido/a amigo/a anónimo), Pippin, que yo sepa no se ha hecho nunca en cine. Ojalá pudiera decir lo contrario. Ojalá esa hubiera aumentado la corta lista de películas de Bob Fosse.

      Eliminar
  12. Siento llegar tarde...qué crack!!!! Ben Vereen y tú!!! Estoy de acuerdo con Fernando, cuánto aprendemos contigo. Gracias por todo lo que sabes y nos cuentas en tus maravillosas historias...qué vida tan alucinante ha tenido pero supongo que así son los genios no?

    Los videos los conocía, excepto el de los Teleñecos, y son fabulosos todos. qué personalidad tan arrolladora y cómo se mueve...Fosse es Fosse eh??

    Me ha encantado.

    Besotes

    Conso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú llegas siempre a tiempo! Mientras llegues... y mientras llegar no te estrese... ya sabes que el ÚNICO propósito de este proyecto es el de disfrutar.
      Fosse es Fosse, tú lo has dicho, y por lo poco que nos dejan ver de la nueva producción de Pippin, Fosse está muy pero que muy presente. Eso sí, el personaje de Vereen lo hace aquí una chica llamada Patina Miller (Sister Act), y aunque no es Ben -nadie lo es- promete ser una bomba...cómo se mueve. Y cómo se mueve el resto de la compañía... Qué lujerío de pelvis descoyuntás...
      Si dios hiciera el milagro de que durara al menos dos o tres añitos...
      Un beso Madame la Correctrice

      Eliminar
  13. Que grande verte!. No puedo decir que no tengas razón, en lo de los comentarios.
    Además de darte las gracias y de prometer que cuidaré los Cdeses, intentaré ser más "comentarista". Ya sabes que aunque no hay trabajo, precisamente por eso, estoy más liado, venga buscar, pero sé que no es excusa.
    Habrás disfrutado como un "enano" escribindo sobre alguien a quien practicamente adoras, eso nos hace disfrutar a los demás. Espero que sigas haciendolo, y que eso te de para llegar a publicar una enciclopedia!. Ojala.
    Muchos besos.
    Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo! Y ojalá tengas suerte en tu búsqueda, que no hay que desesperar!!
      He disfrutado como un enano indagando sobre la apasionada vida de este artista superlativo. Y estoy disfrutando como un enano con esos regalos que me he traído de Madrid siguiendo con nuestra tradición de años y años... La de cd´s que han viajado de ida y vuelta en ese ave (y en el sevibús en tiempos pasados)y la ilusión que nos hace compartir material que no muchos pueden disfrutar como nosotros. Aunque tengamos que acabar pidiendo bolsas de plástico en los estancos de ciertos barrios que no quiero mencionar... jajajaja

      Y cómo disfruto de ese Bombshell que me has grabado, y cómo me hace bailar por toda la casa!!!
      Besos mil

      Eliminar