Wilkommen, bienvenue, welcome!!

jueves, 3 de abril de 2014

What´s about?



It´s about God!

Cuando comienzan a salir flores de los naranjos de mi ciudad, cuando su olor sacude el aire y los recuerdos de mi infancia, cuando una vez más compruebo que se renueva el ciclo de la vida, que todo renace y muere y muere y renace... pienso en dios. En el mismo que inventó este aire, el que inventó el agua que nos sacia y el sol que nos calienta. El dios -o la energía esa o como lo quieras llamar- que hace que crezcan las cosas cuando creemos que ya están muertas. Ese que inspira a los hombres tocándolos con su varita mágica y los pone a hacer grandes cosas de vez en cuando.
El que empujó a George Gershwin a componer Porgy and Bess, el que puso a Cole Porter a escribir los versos de Kiss me Kate, el que movía los pies de Bob Fosse ensayando un "soft shoe", quien ayudó a George y Steve a terminar aquel maldito sombrero, el mismo que sopló a Richard y Oscar una canción tan hermosa como If I loved you...
Mayo de 1971. Un pequeño teatro del circuito off Broadway levanta su telón -bueno, creo que no tenían telón, como la mayoría de los teatros del off-B´way- para mostrar una obra que se había presentado un año antes en la Carnegie Mellon University de Pensilvania como una tesis de fin de curso. La idea de montar un show basado en una serie de parábolas bíblicas -mayormente del evangelio según San Mateo- sorprendió a unos, ofendió a otros, pero por encima de todo suscitó un interés que hizo que pronto se trasladara al club neoyorkino de teatro experimental "La MaMa" y se convirtiera en la sensación del show business alternativo.
Un productor llamado Edgard Lansbury (¿os suena el apellido? sí, hermano de nuestra querida Angela) fue a husmear ese show tan moderno y transgresor del que todos hablaban y lo vio claro, Godspell debía convertirse en un musical "como Dios manda", nunca mejor dicho. Tal vez le animó el reciente estreno de una de las piezas clave del teatro musical contemporáneo, un éxito como Jesús Christ Superstar de alguna manera ayudaba al gran público a asimilar un bocado como este. Estaba claro que la Biblia aún vendía.
Así, lo primero que hizo -además de adquirir los derechos y contratar al autor del libreto John-Michael Tebelak- fue buscar a alguien que compusiera nuevas canciones para la obra, ya que las originales no estaban demasiado pulidas, y así fue como el material cayó en manos del que todos consideran padre de esta criatura, el gran Stephen Schwartz.
El creador de Pippin y Wicked respetó la estructura de la trama -o la no trama- original en la que las canciones ilustrarían una serie de episodios de las sagradas escrituras subrayando su enseñanza, acentuando su comicidad o dramatismo y sacando de su contexto las situaciones originales. Meter a Juan el Bautista, Judas, Lázaro o al mismísimo hijo pródigo en una especie de circo psicodélico tomado por una banda de hippies no parecía tan simple en un principio, aunque pasados los años resulta algo de lo más natural. ¿Se te ocurre mejor manera de explicar la palabra de Dios? 
Un grupo de filósofos -desde Sócrates a Nietzsche pasando por Santo Tomás de Aquino- divagan sobre el origen y la razón de ser del hombre en un vertiginoso prólogo titulado Tower of Babble, por cierto suprimido en muchas versiones por resultar demasiado intelectual para un público más familiar. Igual que Cristo pidió a unos cuantos pescadores, a un recaudador de impuestos o incluso a un ladrón que cogieran una cruz y le siguieran, aquí son reclutados algunos ejecutivos estresados, embaucadores, amas de casa o prostitutas de lujo para ir a "preparar el camino al Señor". Y al sonido del shofar el Bautista los llama a seguir a un profeta maquillado con coloretes de payaso y una "S" de Supermán en el pecho, y nos invita al respetable a una fiesta en toda regla, con vino y mucha música rockera. Eran los 70, y al fin y al cabo el "make love, not war" fue creación de un tal Jesús, ¿o no?
Pero la fiesta se acaba cuando de las parábolas pasamos a la pasión pura y dura. Pasión, muerte y resurrección contadas con fuerza y delicadeza, cuidando no ofender a los más ortodoxos -cosa que no siempre se logró- pero sin perder el sentido catártico de este litúrgico "happening".  
La función se estrenó oficialmente en Londres en 1971 para continuar en Toronto al año siguiente, pero la llegada a Broadway se hizo esperar hasta 1976, tal vez por miedo a apostar por algo que venía del circuito off, pero el éxito de los montajes internacionales animó finalmente a los productores y el Broadhurst Theatre acabó abriendo sus puertas a un espectáculo que se transfirió posteriormente al Plymouth y después al Ambassador. Todo un éxito que no acabó ahí. No existe una universidad o un High School en los que no se montara esta función, y no solo en Estados Unidos, ¿quién no ha asistido alguna vez a alguna representación de aficionados en su colegio?
La película dirigida por David Greene, producida por el mismo Lansbury y protagonizada por un jovencísimo Victor Garber en 1973, también impulsó la popularidad del musical, y algunas de sus canciones se colaron en las listas de éxitos de principios de los 70. Day by day es una de ellas, tal vez la que más fama consiguió gracias a las versiones de Andy Williams o Judy Collins.
Hasta 2011 no se volvió a reestrenar en Broadway, y esta vez lo hizo en un pequeño teatro circular llamado Circle in the Square siendo reconcebido, ampliado, actualizado y supervisado por el propio Schwartz el cual participó de forma activa en las excelentes orquestaciones de las canciones, un trabajo que logró dar vida nueva a ese puñado de piezas extraordinarias entre las que se incluyen ya clásicos como Save the people, All for the best, Light of the world, By my side...
Y yo estuve allí, sentado en las gradas de ese local tan alternativo, a escasos metros de la banda y rodeado de los actores que no dejaban de deambular entre las butacas, implicándonos en la historia y contagiándonos la emoción de las palabras -las de Dios- y la música, la de Schwartz. Y fue una de esas raras veces -o no tan raras- en las que pese a los desengaños y los sinsabores de la vida adulta, a pesar de tener la mente atrapada en asuntos materiales, en el trabajo, el dinero, las obligaciones... volví a pensar en Dios. Igual es que me acordé de ese niño que una vez se emocionó viendo Godspell en su colegio, tanto que intentó montar él mismo la función. Ese niño que desde pequeño soñaba con ser productor...        
      


 

 




34 comentarios:

  1. Este capítulo cuaresmal se lo dedico a un amigo al que creo que aún no le he dedicado ninguna entrada de este mi humilde blog, a pesar de ser con quien más he compartido esta pasión por el teatro musical. Por tantos años de pasarnos cd´s, videos, dvd´s… confidencias, alegrías, penas… Por tantos años de amistad y porque sé lo que le gusta esta obra que en más de una vez ha hecho él mismo.
    Porque mi amigo Luis es actor, y de los buenos!

    ResponderEliminar
  2. Los vídeos que ilustran esta moderna bandeja de torrijas son una divinidad, como no podría ser menos. Comenzando por un clip de la versión magnífica de 2011 que tuve el privilegio de disfrutar (bueno, lo tuvimos todos, por mucho que proteste una que yo sé!!) y que, cómo no, comienza con un Prepare Ye con una marcha que te hace saltar de la silla. Y el teatro circular chorreandito, bautizando a diestro y siniestro!
    Seguimos con la grabación del CD de la compañía del revival. Light of the world!! Temazo con el que se cierra el acto primero y que obliga a salir al público a bailar al escenario y tomar un vasito de vino. Bueno, menos a una que yo sé… Tal vez sea la única vez que ha rechazado un vaso de vino!! Tú eres del mundo la luz!!!
    El tercero nos lleva hasta la época el estreno setentero del show. Los actores originales Stephen Nathan y David Haskell (Jesús y Judas) interpretan uno de mis temas favoritos (All for the best, en español Todo acaba bien) en los Tonys del 71. Imprescindible!
    Y acabamos con un tema que no conocía porque en muchas versiones previas a este revival había desaparecido. En la grabación del CD Hunter Parrish canta este Beautiful City y nos hace derretirnos con su dulzura y con lo que cuenta la canción. Es posible otro mundo, otra ciudad, no de ángeles, de hombres… Yes we can! ¿Dónde he oído eso antes?
    Ahí os dejo las torrijas, o los pestiños, como cada uno prefiera!

    ResponderEliminar
  3. Huyyy, qué me gusta. Hoy apelo a los recuerdos de los seguidores. Creo que lo he contado antes: una de las primeras veces que fui al teatro en mi vida, o al menos que recuerde, fui a ver Godspell en el Alvarez Quintero de Sevilla (que por entonces dirigía D. Juan Yévenes). Calculo que sería el año 76 o 77. A mí me marcó para siempre, mis padres me compraron la cassette (en español) y mi hermana y yo la teníamos siempre puesta (te dareee, te darreeee Oh Señor, lo que hay en míiiii....) Como digo, apelo a los sabios ¿fue un éxito ese Godspell en español? ¿quién lo hizo? Hemos oído cientos de veces glosar la producción de Azpilicueta de JSS, pero no he oído/leído nada de este Godspell.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cintas de casette!! Qué tiempos... A mí me también me lo regaló mi hermano, pero en LP, con Juan Ribó (Jesús), Mara Goyanes, Nicolás Dueñas, Pep Munné... Y me parecía maravilloso. La verdad es que la producción debió ser muy buena, y las letras estaban muy bien traducidas.
      Se estrenó en el 74 en el Teatro Marquina y uno de sus promotores fue el sacerdote y escritor José Luís Martín Descalzo, que hizo un excelente trabajo de adaptación de libreto y letras. Fue todo un éxito, y de ahí a Barcelona y a todos y cada uno de los colegios de curas progres de nuestra geografía!

      Cómo eran las canciones ¿te acuerdas? Además de Te daré (yo también la canturreaba todo el rato), Apréndete la lección, Bendiga dios mi alma, La luz del mundo (Quién quiere vinooo???) etc.
      Si un día ves, que todo va mal, que todo va, tan requeté maaal... jajajaja qué recuerdos!!

      Eliminar
    2. Jooo, me he pedido en Amazon el CD del 40 aniversario, en inglés, pero ahora me cortaría un dedo por encontrar mi cassette. Ya saber si a Sevilla vino el cast original o no será para nota. (mira que si vi a Pep Muné y a Joan Ribó y no lo recuerdo...)

      Eliminar
    3. jajajaja Creo que no, que vino una compañía pero no eran casi ninguno de cast original.
      Ya me pasarás el CD cuando te llegue ok?
      Y no te preocupes, que yo sé quien nos puede conseguir la grabación en español, tengo mis "dealers" jajajaja

      Eliminar
  4. Ohhhhhhhh el penultimo musical que vimos en NY, que recuerdos tan maravillosos en ese teatro circular lleno de un ambiente espectacular...

    La verdad es que me trae muchos y muy buenos recuerdos de la visión en directo del espectáculo original y de las versiones que veíamos en el teatro de los Salesianos, con un despliegue de medios que ahora con el tiempo aprecias muchísimo ya que eran montajes muy aceptables para la infraestructura con la que se contaba.

    Bueno dejemos a un lado por el momento estos recuerdos maravillosos y comentemos el musical. Tengo que reconocer que es uno de los que más oigo en el coche cuando voy de viaje, ya que la fuerza que transmiten algunas de sus canciones es brutal, la energía que inspiran. Me parece una versión no tan "almibarada" como JesuCristo Superstar, sin menospreciarlo por supuesto, pero será por el exceso de representaciones, la actuación de Camilo Sesto...

    Los vídeos son muy buenos, muy entrañables los del montaje que vimos, y muy interesantes los setenteros. y la música rock me resulta muy buena.

    Termino ya, solo decir que el inicio de los filósofos lo he usado en alguna de mis clases de Filosofía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Según nuestra tacañona particular fue el último, así que cuidaíto!!
      De acuerdo en que los arreglos de esta versión además de actualizarla un poco le quitan parte de ese exceso de dulzor, candidez, inocencia del momento en que fue concebida. Ahora con más percusión y giros vocales muy interesantes y modernos, más popera en definitiva, no pierde sino que gana en fuerza y expresividad.
      Cuando me dices que usas textos de musicales -o incluso de este blog- en tus clases pienso que aún queda esperanza para la enseñanza en este país!! jajajaja

      Venga que ya va a estar la primera en la Campana!!!

      Eliminar
  5. Anónimo4/4/14 16:57

    Nooooooooooooooooooooooo!!!! Socorrooooooooooooo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón? Qué te pasa? Te has tomao ya la pastilla?

      Eliminar
  6. Anónimo4/4/14 17:14

    Fue el último querido Fernando!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería el último para ti, para nunca nunca es el último ya que espero ver muchísimos más antes de morirme.

      Eliminar
  7. "Preeeeparad el camino al señor / yyyyyyy escuchad la palabra de Dioooooo". Todavía me recuerdo, en lo alto del escenario, con un globito de color rojo en la mano, dando saltos alrededor de Jesucristo/Nicolás Romero (el Poquito de los Chiripitifláuticos, pues ya no era Juan Ribó el intérprete). Era la primera vez que yo veía que en un espectáculo subían a grupos de espectadores al escenario (luego se puso más de moda) y en esa ocasión me tocó a mí hacer el ganso sobre las tablas. En fin, el pasado, que tiene también su aquel. Me pareció un musical agradable, de melodías correctas, de contenido light, muy propio de la época, como bien señala nuestro MC en su entrada. Y, dejando aparte la sobredosis de azúcar, el reciente montaje circense de Broadway tiene una pinta estupenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno bueno, así que ese fue tu debut en el show business!! jajajaja No se me ocurre una mejor forma! Aunque ese Nicolás debía ser Nicolás Dueñas, el poquito de los chiripitifláuticos, en efecto. Cuántos años tenemos por dios????
      En mi cole lo montó Don Eduardo Benot, uno de esos curas que no parecían curas de modernos y transgresores que eran, o que nos parecían. Y me pareció todo tan rompedor, tan valiente... Seguro que si lo viera ahora me partiría de la risa... o igual se me caían unas lagrimillas!!

      Eliminar
    2. Espero que me perdone, señor profesor, y que no me lo tome a mal, pero el Poquito de los Chiripitifláuticos (y luego Jesucristo en Godspell) era Nicolás Romero (Nicolás Dueñas es otro actor, del que no tengo constancia de que tuviera veleidades musicales). Siempre a sus pies, su repelente alumno ID

      Eliminar
    3. Que síii!!! Que Nicolás Dueñas estaba en Godspell, que te lo juro yo!! Lo que ya no sé es si el Poquito de los Chirip. se llamaba Romero (disculpe ud. pero en este caso el profe es algo más joven que el alumno! jejejeje ) pero en mi disco el que cantaba era el Dueñas. Si lo tenía casi rallao de tanto ponerlo!!

      Eliminar
    4. Efectivamente, los dos tenemos razón. Nicolás Dueñas actuaba en el Godspell de Juan Ribó (aunque no en el papel de Jesús), y partició en la grabación del disco en castellano. Y Nicolás Romero (Poquito) sustituyó a Juan Ribó, y fue al que yo vi en el Teatro Marquina de Madrid. Y lo que he señalado respecto a que a Nicolás Dueñas no se le conocen veleidades musicales, es falso, pues también hacía de Pickering en la My Fair Lady de Paloma San Basilio (primera edición, la de José Sacristán)

      Eliminar
    5. Sí que es verdad! Hijo, para dos o tres actores que tenemos que han hecho musicales... Por cierto, qué de Nicolases ¿no?
      Total, solucionada la cuestión. Amigo Ismael, cómo me gustaría que estas discusiones las tuviéramos "en el aire" en ese programa de radio (La calle 43?) con el que alguna vez hemos fantaseado!! jajajaja

      Eliminar
  8. Anónimo7/4/14 10:16

    Increíble tu Blog Ángel, eres una enciclopedia andante de musicales! Un abrazo
    Alfonso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Mr. Conductor!! Nos vemos en julio!!

      Eliminar
  9. Que de recuerdos Angel!!!, me encanta, Y claro que si estaba Nicolás Dueñas con Juan Ribó, yo también tenía el disco en español, la de veces que lo escuchamos y bailamos...y hasta en mi cole en un fin de curso, se bailo aquella de..."veo allí sentados muchos pecadores a solas sin reflexionar, que se cotonean como emperadores y nunca quieren pensar...Besitos, soy Maribel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi amiga de la adolescencia, mi María Magdalena del Jesucristo Superstar y del Godspell que nunca hicimos!!! Pero ¿y lo bien que nos lo pasamos ensayando???
      Este director, coreógrafo y productor frustrado siente una inmensa alegría al verte aparecer por el blog que mitiga un poco lo pudo haber sido y nunca fue!!!

      Te daréee, te daréee, oh señor lo que hay en mí...
      Para verte siempre, adorarte siempre, y seguirte siempre...

      Por cierto, gracias por seguirme!! Un besote

      Eliminar
  10. Por cierto, bienvenida a la seguidora nº 107, María!! Gracias por veniiiir!!!
    Willkommen, bienvenue!!

    ResponderEliminar
  11. Qué propios sois los andaluces -y me encanta, lo confieso- llega la semana santa y hasta los musicales se visten de penitentes. jejeje Pero he deconfesar que a mi también me encanta Godspell, y no solo por los recuerdos que me trae de mi colegio de curas, aunque yo no participara por ser aún demasiado joven. Pero además tengo que decir que flipé con la nueva versión en cd, que cayó en mis manos de casualidad y me parece un pasote, buenas voces, arreglos etc.
    Buenas procesiones sevillanos!
    Santi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos que en Bilbao no hay Semana Santa!! Ni pasos ni procesiones!! Lo que pasa es que aquí tenemos más bordaos y más flores!! jajajaja
      Pues sí, al César lo que del César, y este año toca Godspell comme il faut, el año que viene la daremos turno... no sé, a Joseph and the amazing technicolor dreamcoat por ejemplo!
      Por cierto queridos, no echadme de menos la semana que viene que tocaría publicación pero no habrá. Es jueves santo y estaré recluido en los santos oficios! jajaja O colocando alguna peina!!
      Así que hasta la semana después de los fastos cuaresmales.
      Un abrazo Santi!! Y buena semana santa a ti también!!

      Eliminar
  12. Todo el mundo tiene buenos recuerdos de esta obra yo tenia todas las canciones de jesucristo super estar de camilo sexto y lo rompi de ponerlo tuve el gusto de compartir esta obra con el escritor de este blogs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que reencontrarse con el pasado, mi muy querida amiga, implica reencontrarse con uno mismo, volver a esos lugares que solíamos frecuentar y que ahora se encuentran perdidos por las oscuras veredas del recuerdo.
      Reencontrarnos todos ha sido un regalo por tanto, nos ha devuelto la ilusión que teníamos cuando, por ejemplo, intentábamos preparar el camino al Señor con aquella coreografía tan divina!! jajajajaja Que tiempos!
      Un abrazo pa ti y otro pal Bola!!

      Eliminar
  13. GRACIAS! No te digo nada... y te lo digo todo.
    Mil besos.
    Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómooo??? ¿Qué no me dices nada??? No, no, ni lo sueñes. Algo nos tienes que decir, como homenajeado que eres!! Así que no te escaquees!!
      Besos desde una Sevilla que estrena un domingo de ramos exultante, preparando el camino al Señooooor!!!!

      Eliminar
  14. Qué bonita forma de desearnos una feliz semana santa, y qué buenos recuerdos me trae esta obra de cuando vila película en mi colegio algunos añito atrás, ja ja ja
    Un abrazo y buenas vacaciones a todos
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era mi intención! Desearos una buena semana y acercar el musical a nuestro calendario de festividades. En realidad está todo tan cerca...
      Un abrazo fuerte para ti

      Eliminar
  15. Esto es MUY GRANDE!!!

    GRACIAS, y porque no puedo ponerlo más grande!!!!

    (o al menos no sé como hacerlo aquí en los comentarios).
    Gracias por la entrada, por los videos, pero sobre todo
    por lo que dices de mí!. Qué más quisiera yo que ser un gran actor. Lo único que sé es que es lo más claro que
    he tenido desde siempre, SER ACTOR, y haya llegado a
    donde sea ahí está, y si tu dices que soy de los buenos…
    JODER que subidón.

    Aparte de esto, y centrándonos en lo que interesa, es
    este uno de esos musicales que cada vez que escucho… ufff
    es difícil de explicar.
    Forma parte de mi curriculum , como bien has dicho.
    Y no se me olvida, porque por estas fechas hace catorce años si mal no recuerdo, que yo, mucho más joven, guapo y delgado, lo protagonicé, (además de adaptarlo, dirigirlo…
    vamos que hice un poco lo de Juan Palomo) fue la culminación de una idea que me rondaba desde que pude ver por primera vez una versión de este genial musical hecha
    por un grupo de jóvenes en una parroquia con un deparpajo y gracia que aún recuerdo, con muy pocos medios, pero con mucho arte, y lo recuerdo aunque lo vi poco antes de irme a la mili… Lo se muy bien.
    Como he dicho otras veces, soy como el abuelo Cebolleta!
    El día del estreno, del cansancio el stress, los nervios y demás tenia una afonía tremenda y cante como… un gato!
    me pudo la emoción y en el final no paré de llorar durante
    mucho rato… ¡Qué recuerdos!
    ¿No nos conocíamos aún, master Angel?

    Luego mi locura Godspell pasa por tener muchas versiones,
    y por penar no poder ver esa maravillosa versión de Broadway que algunos de vosotros pudisteis disfrutar (otros no tanto, aunque al final…), en diferentes idiomas, y
    la película que en algún lugar estará en VHS DOBLADA al castellano en las partes de texto, no en las canciones, y
    que JAMAS he podido volver a ver, solo en V.O. comprándola
    en New York, en un viaje en el que por supuesto visité al famosa fuente en la que comienza la película, en el corazón de Manhatan, en Central Park.

    YA.
    Si no, ocupo yo solo una pagina del blog para este comentario, que por supuesto en cada palabra dedico a Angel, y a los que podáis leer este anecdotario, mío, porque eso es lo que yo creo que hago en cada comentario que publico.

    De nuevo Gracias.
    Y espero seguir muchos, muchos años compartiendo conocimientos (sobre y acerca, de) “musicales”.

    Mil besos.
    Bendiga Dios TU alma!

    Luis.

    ResponderEliminar