Wilkommen, bienvenue, welcome!!

jueves, 29 de mayo de 2014

Music & lyrics



George Gershwin (´S Wonderful)

¿Por dónde empiezo? ¿Qué digo yo de este genio que no se haya dicho antes y mejor?
El mismo bloqueo que debe sentir el autor ante la partitura en blanco es el que sufre hoy este escritor aficionado. ¿Qué melodía? ¿Qué letra que la acompañe se me puede ocurrir que no haya sido ya tarareada por tantos y tantos?
Lo único que se me viene a la cabeza cuando pienso en Gershwin es... miento, me llegan cientos y cientos de imágenes y de sonidos, pero si tuviera que concentrarlos en uno...
no sé, tal vez sería esa ciudad en blanco y negro rasgada por el sonido del clarinete. Una rapsodia en azul melancólico que como el telón de un viejo teatro se levanta mostrándonos los edificios de Manhattan.
El puente de Queensboro, el ruido de las obras, los atascos de la mañana, la claridad de Washington Square, el bullicio de los mercados de Seaport, el sereno interior del Guggenheim, el Yankee Stadium, los tejados del Plaza, los luminosos de Times Square y Broadway... y un estallido de fuegos artificiales sobre los oscuros árboles de Central Park coincidiendo con la apoteosis final de la sinfonía.
Chapter One: he adored New York... 
George Gershwin adoraba Nueva York, y le rindió culto, y supo culminar la esencia compuesta entre todos aquellos músicos, poetas y cineastas que se afanaron en construir una imagen que ni el tiempo ni las modas conseguirán alterar jamás.
Hijo de inmigrantes judíos rusos -sus facciones no lo pueden negar- vino al mundo en 1898 con una partitura debajo del brazo y un par de manos ansiosas por pillar un piano. Aprendió solo a tocarlo como se las apañó para componer sus primeras piezas sin ayuda de nadie, hasta que su padre decidió que era hora de ponerlo bajo la tutela del profesor que le abrió los ojos -y los oídos- a la música de Listz, Chopin o Rachmaninov. Pero los sonidos que llegaban hasta las orejas del pequeño Jacob Gershovitz -como se llamaba antes de que le "desovietizaran" el nombre- cuando jugaba en las aceras eran otros bien distintos. El jazz, el ragtime o el blues flotaban por las calles y avenidas de una ciudad en la que a cada segundo nacía una nueva melodía, y la cabeza de este joven genio bullía como una olla a presión.
La prisa y la necesidad le hicieron abandonar sus estudios y comenzó a trabajar tocando en unos grandes almacenes canciones de moda para que los clientes se animaran a comprar los discos. Así se le fue colando el resto de la tradición popular musical del momento, curtiéndose diez horas al día en la interpretación de los temas de autores como Irving Berlin o Jerome Kern, sus principales precedentes. De ahí a componer sus propias baladas solo hubo un paso, o medio, en realidad siempre lo había estado haciendo.
A comienzos de los años veinte su música ya sonaba en los escenarios de Broadway y sus canciones se comenzaban a vender como rosquillas en los despachos del Tin Pan Alley. Interviniendo en los legendarios "George White´s Scandals" -una de las revistas más famosas del music hall del momento- logró colar algunos de sus temas en los principales puestos de popularidad. Ayudado por su hermano mayor en las letras, Ira y George Gershwin se convirtieron en poco tiempo en dueños de una fórmula de éxito infalible. Swanee (con la mítica interpretación de Al Jolson), Fascinating Rhythm, Oh, Lady be Good, Someone to Watch Over Me, Strke Up the Band, The Man I Love... ponían banda sonora a la década mientras los primeros shows del tándem cosechaban semejante éxito, algunos con argumentos no muy sustanciosos pero hilando un rosario de melodías pegadizas e inolvidables.    
Pero a pesar del éxito relativamente fácil de estos trabajos, Gershwin nunca abandonó su pasión por la "música seria", componiendo más de un ciento de piezas para piano, dos óperas (Blue Monday  y la que se considera su obra magna Porgy and Bess) y varios conciertos orquestales entre los que sobresale su pieza más emblemática, Rhapsody in Blue (1924). Si a esto le añadimos su aterrizaje en Hollywood, la adaptación de algunas de sus obras al cine -destacando la traslación de una de sus más gloriosas creaciones, An American in Paris o un musical tan delicioso como Funny Face-, el autor bien podría haberse sentido satisfecho de su extensa e intensa obra, aunque solo fuera un poco. Pero no fue el caso, la frustración por no haber conseguido la consideración de compositor clásico amargó los últimos años de su corta existencia.
Con la intención de liberarse de la fama de autor de shows de moda, Gershwin viajó a París en 1928 dispuesto a beber en las fuentes de los maestros de verdad. Es conocida la anécdota protagonizada por Maurice Ravel (aunque algunos la atribuyen a Schoenberg) el cual, ante la insistencia de ponerse a su amparo y empaparse de sus influencias lo rechazó argumentando que era preferible tener un Gershwin de primera categoría que un Ravel de segunda. Pero para los puristas de la época, integrar ritmos modernos en composiciones sinfónicas o introducir instrumentos jazzísticos (hasta bocinas de coche llegó a usar en Un americano en París) representaba una amenaza para sus principios academicistas, y se lo hicieron saber en más de una ocasión mediante críticas no demasiado alentadoras.
Significativo es el caso de la ópera basada en la novela de DuBose Heyward Porgy estrenada en 1935 como Porgy and Bess. Lo que hoy es un hito con mayúsculas, en aquel contexto no fue del todo entendida al confundir a un público y unos críticos que no sabían cómo etiquetar aquella extraña y arriesgada pieza. Ritmos africanos, himnos espirituales, jazz sureño y nanas tradicionales se enredaban con oberturas e interludios exuberantes acompañando a un argumento que es de todo menos fácil, plagado de sexo, adulterio, violencia, racismo y drogadicción. Lástima que su autor muriera solo dos años después del estreno de su obra maestra, no tuvo tiempo de leer los titulares que de verdad merecía. En fin, suele pasar.
Sus últimos años -nadie imaginó que fueran a ser los últimos- los pasó sentado en el diván de su psicoanalista tratando de lidiar con sus complejos y frustraciones, intentando entender por qué no podía ser feliz si lo había conseguido todo en la vida. Pero Gershwin era un personaje triste, huidizo, solitario, un hombre que optó por la soltería porque solo toleraba la compañía de sus familiares más cercanos, su hermano Ira en particular, con el que escribió las mejores páginas de su carrera. Una sombra gris e insignificante que solo brillaba al escribir o interpretar.
Embraceable You, Let´s Call the Whole Thing Off, Our Love is Here to Stay, They Can´t Take That Away From Me, He Loves and She Loves, I Got Rhythm, My One and Only... cómo alguien que ha producido tanta felicidad puede sentirse tan desgraciado, cómo alguien que ha escrito tanto sobre el amor y el romance puede acabar tan solo en la vida...
En el verano de 1937, mientras vivía en Los Angeles implicado en la producción de una nueva película musical, murió a consecuencia de un fulminante tumor cerebral. Los críticos -tal vez los mismos que antes lo cuestionaban- describían su pérdida como una desgracia para la música y la cultura norteamericana, con solo 38 años y la mitad de una vida y una obra por delante... ¿Te imaginas qué habría sido de la música si hubiera muerto con ochenta?
Ya sé que no es demasiado original subtitular este artículo con el nombre de uno de sus temas más conocidos, soy consciente de ello. Pero no me he podido resistir porque creo que define a la perfección lo que siento al escuchar sus canciones, en especial las que hablan de la euforia del amor, como ésta, una balada tan sencilla como la que bailaban Fred Astaire y Audrey Hepburn en medio de aquel jardín encantado. ¿Te acuerdas? ¿No parecían flotar? Pues así es exactamente como me siento cuando escucho una melodía de Gershwin. S´Wonderful, S´Marvellous...      
         
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

23 comentarios:

  1. BROADWAY Y WEST END EN SEVILLA

    Los próximos 16 y 17 de Julio a las 20´30 en el TEATRO DE LA MAESTRANZA
    Recital de Musicales de Broadway y West End interpretado por la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla dirigida por Alfonso Casado (Les Miserables, Londres)
    Con la intervención del Coro de la Asociación de Amigos del Teatro de La Maestranza
    Con la participación de los solistas GERÓNIMO RAUCH (The Phantom of the Opera), LOUISE DEARMAN (Wicked), TAM MUTU (Les Miserables) y LAURA OSNES (Cinderella)

    https://www.teatrodelamaestranza.es/secciones/venta/venta_infoBas.html

    ResponderEliminar
  2. Me espero a que hagas tu segundo comentario sobre los videos y luego escribo. Qué bueno que hayas puesto esto para el fin de semana largo que tenemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí cariño, que no me da tiempo de llevá palante el curso de verano, San Fernando en su tumba, La Macarena en su altar y el Niño de la Bola!!!

      Por cierto, no creas que ignoré tu recomendación sobre Paco de Lucía/Oscar de León y su particular Señorita. Me encanta!!!
      Gracias por la recomendación!!

      Eliminar
    2. Ya voyyy, ya voyyy!!!


      No tengo perdón de dios, lo sé. Esperar más de tres años para dedicarle una entrada a Gershwin... no tiene perdón de dios, o de Sondheim, que si es mi dios de los musicales Gershwin es su padre, que digo yo que algún padre tendría que tener no??
      Escribir el texto y elegir los vídeos de esta semana... no se lo deseo a nadie!! jajajaja En serio, qué difícil condensar tanto, y qué complicado rastrear todo lo que de este señor se ha interpretado en salas de conciertos, teatros, películas... Pero bueno, ahí va eso.
      Comenzamos con Rhapsody in Blue, o mejor dicho, en blanco y negro. No puedo disociar esta música de esta película, sobre todo de sus títulos iniciales. George, Woody y el que escribe adoramos Nueva York, y se nos nota eh?
      Seguidamente Mathew Broderick y Kelly O´Hara nos deleitan con una de sus canciones fetiches y la que da título a esta entrada, S´Wonderful, a raíz del estreno del último Gershwin en Broadway "Nice work if you can get it". Luego la chica se queda solita y nos regala esa delicia llamada Someone to watch over me. Era el Capitol Fourth Concert de 2012, un concierto anual en Washington DC con motivo del Día de la Independencia. Chulo no?
      Seguimos con una de mis canciones favoritas de Gershwin y de todos los demás. The man I love, cantada por la que mejor ha cantado a Gershwin y a todos los demás, Ella Fitzgerald. Era un programa de la televisión alemana de 1974. Ella cantaba mejor que nadie, pero veía ná más que regulá.
      El que escribe tuvo la suerte de sentarse en la primera fila de Richard Rogers Theatre -mu bien acompañado por cierto- para ver la última versión de Porgy and Bess y esos dos monstruos que los encarnaban llamados Norm Lewis y Audra McDonald. Pues aquí los tenemos cantando el dueto más hermoso del mundo mundial en un pequeño recital en el Jerome L. Greene Performance Space de NYC a finales de 2012. Cerrad la boca anda.
      Y para traca final I Got Rhythm, otro de los esenciales del maestro, en los BBC Proms de 2009. Suena la impresionante orquesta de John Wilson y canta la maravillosa Kim Criswell que es como Ethel Merman pero en pelirroja.
      Con mis deseos de que los disfrutéis y que la música del papá de dios os acompañe los próximos 15 días.

      Eliminar
  3. Que buena entrada querido para disfrutarla.

    Porgy y el americano son monumentos de la música contemporánea, en la que cada vez que los oigo encuentro un nuevo matiz que no había apreciado con anterioridad. 100% de acuerdo con lo que dices sobre esas obras en la introducción.

    Los vídeos son muy buenos como no tienes mal acostumbrados, y referencia al lobby judío viene a unirse a una larga lista de miembros de la comunidad sionista de los EEUU en el mundillo de los musicales. ¿Para cuando la entrada dedicada a ese influyente grupo de presión?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y FELICIDADES por santo y por cumpleaños atrasao!!!
      Celebrarlo con música de Gershwin no me parece mala idea del todo! Pues sí, tendríamos que preparar una entrada sobre el lobby judío en Broadway, pero me temo que tendría que tener varios capítulos porque que yo sepa menos Cole Porter y algún otro más... la verdad es que no se me ocurren autores o incluso productores de cierta relevancia incircuncisos!! jajajaja
      Abrazos darling!

      Eliminar
  4. awww gracias, angel! soy Anthony, pienso que gershwin tuviera mi vida en nueva york! jajjaja no tengo un problema con eso. jejeje como estas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy contento de verte por aquí!! Tú estás teniendo mejor vida neoyorkina que Gershwin y ¿sabes por qué? porque el pobre George no era demasiado feliz en ninguna parte y tú sí!!!
      Sabes disfrutar de las cosas buenas de la vida, y este es el mejor regalo que podemos tener (who could ask for anything more???)
      Un abrazo

      Eliminar
  5. La Fitgerald me mata, cada nota que canta esta señora me parte el alma, por ser tan aparentemente sencilla, y su variación jazística es total. La MacDonald es tremenda siempre, y el Lewis enfrente te parte el alma, que pedazo química joder! Broderick y cía ya me parecen más blanditos pero geniales también. Y mi película favorita Manhattan, uff, pasote..
    Es verdad que de vez en cuando hay que acudir a los clásicos , porque tal como está hoy la cosa.
    Saludetes de Santi, y gracias por tremendo articulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Santi!! Gracias a ti por tomarte el tiempo para leerme! De acuerdo contigo en todo, en especial lo de la química entre Lewis y McDonald, saltan chispas sobre el escenario de esta emblemática ópera.
      Matthew Broderick y Kelly O´Hara son más light, es verdad, pero es que sus personajes así lo requieren. El propio Gershwin podía pasar de unos roles tan duros y atormentados como los de P&B a otros tan frívolos y superficiales como los de... un montón de obras encantadoramente cómicas (Girl Crazy, Lady be good, Oh Kay etc...) Y ellos lo pintan así, no?
      Un abrazo del bloguer!

      Eliminar
  6. Anónimo2/6/14 12:58

    Maravilloso George Gershwin y maravilloso lo que escribes de él y su triste vida. Que pena haber coonocido tanto exito y no ser capaz de disfrutarlo.
    Los videos me parecen un sueño, qué bonitas melodias nos traes cada semana
    Besotes de Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, triste sí, pero es tan común entre los artistas la insatisfacción permanente... Al final todos acababan medio chalaos!! Eso es lo que nos conforma a los demás, que no hacemos arte -o lo hacemos a nuestra manera- que al final tenemos existencias algo más dichosas!
      Me alegro mucho mucho Ana de que te gusten los temas seleccionados, yo he disfrutado muchísimo rebuscando hasta seleccionarlos!
      Un abrazo para ti!

      Eliminar
  7. Anónimo2/6/14 21:23

    Querido, no podías haber elegido mejor título...maravillosa entrada, no sólo por los videos y las canciones que mencionas sino por acercarnos más a la vida de todos los protagonistas de tu blog. ¡¡Mira qué es jodido el mundo...con todo lo que hizo y sentirse infeliz y fracasado!!

    Nosotros también adoramos New York, bueno...sobre todo Manhattan...ahora mismo me voy a poner la peli porque me han entrado unas ganas locas de verla...qué mejor manera de terminar un lunes verdad?

    Maatthew y Kelly...más que blanditos, son dulces y encantadores, monísimos los dos y ella canta muy bien, dentro de su registro melodioso...claro que cualquier comparación con Ella es imposible...todas y todos van a salir perdiendo. Es que la FitzGerald es muy grande, cómo se puede cantar con tanto gusto, tan bien y con tantos matices...ve menos que Pepe Leche pero qué voz tiene la joía.

    Esa compañía excelente de la que hablas, es una servidora...y nuestros dos acompañantes que no quisieron venir...Fernando diciendo lo maravilloso que es y tuvo la oportunidad y la desaprovechó, ja, ja, ja. Se me ha puesto la piel de gallina por los recuerdos que se me han venido a la mente. Cómo lo disfrutamos, qué producción tan medida, tan sencilla en su escenografía pero cuánta intensidad le pusieron esos magníficos actores....embobados por completo con Audra y Norm...cómo se miraron la primera vez...ay se me saltaron las lágrimas...qué maravilla.

    He disfrutado mucho. Besitos.

    Conso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es la vida Darling! Que se sepa nadie tiene la clave del éxito, y menos de la felicidad. Aunque yo creo que eso es lo bueno del showbusiness y de la vida en general, la aventura que supone hallar lo que no ha de ser buscado!
      Hablando de felicidad, no sé si en tu permanente burbuja cósmica has reparado en que este próximo domingo se celebra la gala anual de los premios TONY. Imagino que no, siempre ocupada en cuestiones mucho más prosaicas...
      ¿Y qué significa eso? Que tu adorado Hugh ya estará encerando con sus lindos pies la tarima del Radio City Music Hall. No digo más.
      Deja de acudir a despedidas/bienvenidas sin parar, deja de pegar tarjetazos por calles y tiendas, déjalo todo!!! y prepárate para la gran ocasión!!
      Besos mil, y gracias por seguir disfrutando

      Que ni por la imaginación se te ha pasao pedirle a ningún pupilo que te grabe el show, claro, pa eso estoy yo ¿no? Anda que me tenéis contento...........

      Eliminar
    2. Anónimo4/6/14 19:35

      Tú te crees que yo estoy pa pensar en muchas cosas? Entre el curso de Junio y los viajes y paseos del Paso voy a terminar sin sentío!!! Pero gracias a ti tendremos debida información sobre el evento y alguno de tus estupendos estudiantes nos hará el favorcito de todos los años. Yo quiero seguir disfrutando pero estoy mu cansadita.

      Questamospasando

      Eliminar
    3. Ay pobreee!! Que no tiene cabeza pa ná!!! Jubílate ya que es lo que tienes que hacer y déjate de dá valsones por el mundo!! jajajajaja

      Eliminar
  8. Anónimo3/6/14 8:12

    Hola Angel! Por fin, podía leer tu blog sobre Gershwin, y me lo encantó! Era muy interesante aprender tanto sobre un hombre de quién todos pueden reconocer su música, pero nadie sabe el compositor. Me encantó aprender sobre su vida, y la ironía de su música tan romántica y su propia vida muy solitaria. Tres cosas:
    1) Ugh! "Rhapsody in Blue" es una de mis composiciones favoritas del mundo. Es intemporal me hacer recordar la época de los años '20s en los Nueva York, la época cuando espero que hubiera vivida! No sé si estás familiarizado con los anuncios de tele de los E.E.U.U., pero hace uno años había unos anuncios muy famosos de la compañía de vuelos United Airlines, que siempre incluían "Rhapsody in Blue." Aquí es una de mis favoritas. http://www.youtube.com/watch?v=TFXbCSDq6Cg
    2) Qué romántico es su escritura sobre Gershwin y la ciudad de Nueva York. Me hizo preguntar: ¿Hás ido a Nueva York? Me parece que te encantaría la ciudad y los espectáculos!
    3) Absolutamente adoré el video del comienzo de la película Manhattan. Me encanta las imagenes, con la música, la "voz en off", y el estilo muy único para empezar una película. He notado que esta película es en la lista que nos diste, y no puedo esperar verla cuando durante mi verano.
    Carsyn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Carsyn!! Qué generoso comentario me/nos regalas!!! Bien por ti, por tu interés y por el esfuerzo de practicar tu español!! Espero que no dejes de hacerlo.
      Buscar la persona, el ser humano detrás del artista es algo que siempre me ha interesado mucho. Lo que sucede es que , al igual que en las películas biográficas, uno siempre está en peligro de reducir al personaje a un mero arquetipo. Pero en un texto de tres o cuatro párrafos ¿quién es el listo de no caer en la trivialización? Bueno, alguno hay...
      Me encanta el anuncio que has enlazado, con esas imágenes tan divertidas acompañadas de esa composición sublime que es la Rhapsody! Y al igual que tu, yo adoro New York y Manhattan (la peli) y su autor, Woody Allen, que claro está en esa lista de clásicos fundamentales que os regalé para que disfrutéis y os acordéis un poquito de mí.
      Ya me contarás cuando la veas!
      Un abrazo de tu amigo y profe

      Eliminar
  9. Hola maestro leer lo que escribes es un lujo.hay muchos como este compositor que no llegan nunca a ser felices y reparten amor y alegria por los cuatro costaos.termino de leer y parece que el personaje es conocido de toda la vida ,no se puede desnudar con mas esmero.y pasion a una persona como siempre enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maestro, me gusta esa palabra, Me gusta ese oficio, y ojalá algún día llegue a merecer de verdad ese apelativo!!
      No sabes la ilusión que me hace que me leas y lo que te agradezco que pongas tus comentarios para dar "acuse de recibo" jejeje
      Y es que todo no va a ser leer listas de 400 o 500 mensajes de wassap atrasados de la pandi ¿no? ufff, me voy a tener que dar de baja, pedir una excedencia, dejar el blog, los estudios y hasta mi aseo personal para poder ponerme al día!! jajaja

      Un besazo amiga del alma

      Eliminar
  10. Anónimo9/6/14 18:39

    Qué te han parecido los Tonys de este año? Sabes mucho de A gentleman guide to love and murder? Empecé a escucharlo en spotify y me aburrió un poco.
    Bien por Neil Patrick Harris! Se lo merecía ya no?

    ResponderEliminar
  11. Anónimo9/6/14 18:40

    perdona, soy Santi, que me despisto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira Santi, la verdad es que cuando salió la lista de nominados estaba un poquillo disgustao, cosas como que no nominaran Bullets over Broadway a mejor musical o que la insigne Marin Mazzie no estuviera en la terna de las secundarias... con lo que es solo escuchándola en el disco... la verdad no lo entendí. Pero ayer cuando vi los premiados me quedé más conforme.
      Neil Patrick Harris, Audra McDonald (en un papel de teatro de texto pero cantando...), Jessie Muller haciendo una espléndida Carole King etc.
      En fin, el jueves comentaremos largo y tendido en la entrada que toca!
      Un saludo!

      Eliminar