Wilkommen, bienvenue, welcome!!

domingo, 7 de agosto de 2016

Play it again




Fifty percent

¿El cincuenta por ciento? ¿Es todo lo que me puedes dar? ¿Sólo unas migajas? ¿Las sobras de lo que has gastado en tu esposa, tus hijos, tu trabajo, tus compromisos...?
Y lo más gracioso es que me conformo con eso.

No plancho sus camisas, no coso sus botones, no llevo su apellido, ni su anillo puesto. ¿Hemos oído estas palabras en alguna otra canción? Yo soy la otra la otra, y a nada tengo derecho, porque no llevo un anillo con una fecha por dentro. Cuando supe que existía usted señora, ya mi mundo era solo él, señora... 

Los cuernos deben ser algo universal, me temo, y lo mismo frecuentan la copla española que el musical de Broadway, que por cierto, están mucho más cerca de lo que pensamos. Me pondré la corona de espinas que tienen las que son queridas de algún hombre casado. Quizás Lorca también supo lo que dolía esa corona clavada en las sienes, lo que costaba vivir con sólo ese cincuenta por ciento... 

Ballroom es un musical estrenado en 1978. Un pequeño y precioso musical compuesto por Billy Goldenberg, con letras de Alan y Marilyn Bergman, libreto de Jerome Kass y coreografías de Michael Bennett. Una sencilla pieza basada en el telefilme Queen of the Stardust Ballroom que cuenta la historia de Bea Asher, una viuda que decide que es hora de volver a vivir, de volver a bailar, y que en un decadente salón de baile por fin encuentra la oportunidad de hacerlo. Allí es donde conoce al hombre que le roba el corazón y que, casualmente, pertenece a otra. El hombre que sólo le podrá conceder la mitad de su tiempo, o incluso menos.

Entre los valses, chachachás o foxtrots que suenan en esta obra, se encuentra una joya indiscutible del género. Una de esas baladas creadas a conciencia para dar lucimiento a una actriz y una cantante (al cincuenta por ciento), la pieza por la que cualquier intérprete de cierta edad mataría, una oportunidad de arrancar lágrimas y aplausos en el preciso instante en que la función enfila su final y se acerca el desenlace. "The eleven o´clock number" lo llaman en Broadway, ese número que llega aproximadamente a esa hora y que pone los puntos sobre las íes en lo que a trama y a emoción se refiere.

La agraciada con este personaje y esta canción fue la gran Dorothy Loudon, a la que le llegó en el momento adecuado, un año después de haber triunfado con la legendaria Miss Hannigan en Annie. Justo en ese punto en que toda actriz madura necesita de un empujón o se pierde en el olvido haciendo para siempre, y eso con suerte, de madre o abuela del protagonista. Y así le sucedió a esta actriz de Boston equipada a la perfección para la comedia más ligera y el drama más amargo. Muy pronto Fifty percent quedo unida a su voz como Memory se unió a la de Betty Buckley o People a la de Barbra Streisand. Palabras y música atadas a sus nombres igual que sus propios apellidos.

Palabras de Alan y Marilyn Bergman, precisas y justas, ni una coma sobra. Sin figuras retóricas ni efectos superfluos, prestas al servicio de los sentimientos de esta mujer que creía haber tocado la felicidad justo cuando se le rompe entre sus manos. Una letra que comienza como una queja, un lamento -Though I may hold him all through the night, he may not be here when the morning comes- y que arrastrada por el crescendo de la música -preciosa y sencilla- de Goldenberg nos lleva hasta la declaración de principios que significa la estrofa final. I´d rather have fifty percent of him, or any percent of him, than all of anybody else at all. El valor que hay que reunir para decir eso...

Esta rotunda y humilde canción ha sido interpretada por grandes como Elaine Stritch, Helen Reddy, Bea Arthur, Claiborne Cary o Carolee Carmelo, entre otras muchas que abordan el repertorio clásico de Broadway. Y era una de las pocas que jamás había grabado la diva entre las divas, Barbra Streisand, cosa que ahora remedia en el disco que está a punto de salir Encore, movie partners sing Boadway, en el que colabora con actores de la talla de Alec Baldwin, Anne Hathaway, Hugh Jackman o Antonio Banderas recuperando un puñado de temas inolvidables y otros medio olvidados.
Éste no lo comparte con nadie, no. Éste se queda para ella solita y lo ofrece al final del álbum, como regalo de la edición de lujo.    

Y yo os lo regalo hoy como despedida de la sexta temporada de Stage Door. Seis años ya...
Con mi deseo de que paséis un felicísimo verano y unas maravillosas vacaciones -que el que escribe está a punto de emprender- y que disfrutéis al cien por cien de la música, de la poesía y de la vida. Que no nos conformemos con la mitad de nada, a no ser, claro, que se produzca el milagro de que merezca más la pena que el todo.

Nos vemos en septiembre!


 









10 comentarios:

  1. I don't iron his shirts
    I don't sew on his buttons
    I don't know all the jokes he tells

    Or the songs he hums
    Though I may hold him all through the night
    He may not be here when the morning comes

    I don't pick out his ties
    Or expect his tomorrows
    But I feel when he's in my arms
    He's where he wants to be

    We have no memories
    Bittersweet with time
    And I doubt if he'll spend New Year's Eve with me

    I don't share his name
    I don't wear his ring
    There's no piece of paper saying that he's mine
    But he says he loves me, and I believe it's true
    Doesn't that make someone belong to you

    So I don't share his name
    So I don't wear his ring
    So there's no piece of paper saying that he's mine
    So we have don't have the memories
    I have enough memories
    I've watched enough mornings
    I've cried enough evenings
    I've had enough birthdays to know what I want

    Life is anyone's guess
    It's a constant surprise
    you don't plan to fall in love
    But when you fall you fall

    I'd rather have fifty percent
    of him
    Or any percent of him
    Than all of anybody else at all

    ResponderEliminar
  2. Querido MC de nuestras entretelas, no olvidas a tus alumnos ni en agosto. Y nos regalas esta preciosa y precisa entrada sobre este bellísimo tema de Ballroom. Magníficas las versiones seleccionadas, y maravillosa a sus 74 años tu querida BS, The Return. Feliz verano también para ti (y el tuyo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni en agosto me olvido, ahora que el viernes 12 prometo olvidarme de todos y cada uno por una buena temporá!!! jajajajaja
      Me alegro de que te guste esta entradilla de "hasta luego" del nuestro blog. Y sí, mi Barbra está pa comérsela con sus 74 castañas, con su piel estirada, con sus trencitas, con sus tonos más graves, con su cabeza perdía en muchas de las decisiones que toma... pero cuando abre la boca te sigue desarmando, que no se puede tener más gusto que ELLA cantando.
      Y la selección que nos regala en el disco... tremenda!
      Las vacaciones serán estupendas, si dios quiere, pero lo mejor vendrá el día 26, y no me refiero a que el que escribe vuelva a cumplir años (más???), you know what I mean!! jejeje
      Un abrazo inmenso a los dos y hasta pronto!

      Eliminar
  3. Anónimo12/8/16 8:15

    Querido Angel, aunque no te halla escrito no significa que no haya leido tus maravillosos post, pero la vida se me complica tanto que no me da tiempo ni a escribirte un renglón.
    Genial como siempre, y la canción que comentas una maravilla. Y los videos a cual más bonito
    Muchas gracias por seguir ahí y feliz verano
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queridísima Ana! Te estábamos echando de menos por aquí eh? Pero veo que sigues fiel a este nuestro rinconcillo musical que cada vez se va espaciando más en el tiempo.
      Me alegro de que te gusten los vídeos, por cierto, los vídeos! Que no los he comentado!! Ay qué cabeza la mía!! jejeje Ahora mismo voy!!
      Un abrazo grande para Córdoba, tan fresquita como Sevilla!!

      Eliminar
  4. Como cada temporada desde que arrancamos allá por 2011, cerramos el kiosco por vacaciones con una canción. Y pedimos que la toquen, que la canten otra vez, una vez más. Play it again...
    Esta vez vuestro Sam particular os trae una balada de las de rompe y rasga. Una declaración de amor “mu arrastrá”, un “que publiquen mi pecao” en toda regla. Fifty percent. Todo es que Barbra la haya incluido en su tan esperado álbum Encores para que el MC corra veloz a dedicarle una entradilla.
    El primer vídeo es el de esa maravillosa gala que todos conocemos porque salió en dvd y corrimos a comprarla en su momento,“My favorite Broadway: The leading ladies”. Dorothy Loudon dos décadas después de su estreno pone al público en pie con el tema estrella de su musical estrella, Ballroom. Sin palabras. Es suya, no la va a cantar bien?
    Seguimos con otra Dorothy, no Loudon, sino Zbornak, comos se llamaba su personaje de Las Chicas de Oro, mi idolatrada Bea Arthur. Se atreve con este temazo porque puede, y porque requiere más de una actrizona de carácter como ella que de una voz limpia y perfecta. Y pone los vellos de punta, al menos a mí. Era una gala del Kennedy Center de 1982.
    Seguimos con un chico. Porque esta canción de amor en la sombra aún cobra más emoción si la canta un hombre que sufre por no poder disfrutar del 100 por cien de su amor. Habrá pasado de veces… La canta el magnífico Michael Fienstein en uno de sus shows en 54 Below, esa pequeña y exquisita sala a la que algún día espero poder acudir, de rodillas lo pido!
    Y acabamos con uno de los aperitivos que Barbra Streisand está racionando en lo que tarda en salir su disco. Unas imágenes de la grabación de Fifty percent que dedica a los creadores de su preciosa letra, sus padrinos artísticos y amigos del alma, Alan y Marilyn Bergman, presentes en la sala ¿Es emocionante o no? ¿Suena bien o no la diva de 74 castañas con su voz más vieja, más oscura, más profunda pero igualmente divina? Y sin pasión alguna lo digo eh? jejeje
    Felices vacaciones amigos!

    Ya falta menos para el 26 de agosto!!!

    ResponderEliminar
  5. Pues ya me has abierto el apetito por otro musical que desconocía como es "Ballroom". Precioso artículo y merecido homenaje también a Dorothy Loudon. ¡Enhorabuena y a disfrutar del veranito!
    Iñaki

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo que me alegro amigo Iñaki!! Yo lo descubrí hace ya bastantes años cuando me lo tropecé en una tienda de cd´s de las que ya no hay:( Lo compré por puro instinto y porque estaba tirao de precio, sin saber que me llevaba una joya a casa!
      Que tengas un verano genial, y gracias por estar aquí!!

      Eliminar
  6. Muy bueno querido ÁNGEL y como te dije hace tiempo estoy aprendiendo un montón con tus artículos...
    Ana Victoria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miles de gracias por leerme y por decírmelo, no sabes lo que eso me motiva querida amiga!
      Felices vacaciones!!

      Eliminar