Wilkommen, bienvenue, welcome!!

jueves, 26 de mayo de 2011

Standing ovation



Mary Poppins  (a spoonful of sugar)

Posiblemente fue mi primera consciencia de un musical. Posiblemente fue mi primera consciencia de la magia, de la fantasía, de la imaginación. Tal vez fue la primera vez en mi vida que fui absolutamente feliz.
Estaba en un cine de verano de mi pueblo, El Cine Exportadora, a finales de los sesenta. Sí, la ilusión se repartía a veinticinco pesetas el pelotazo por aquellos entonces. Con pipas y gominolas incluidas.
No recuerdo mucho, la verdad, pero podría asegurar que las estrellas de aquel cielo estival se confundían con las imágenes de la señora con sombrero y paraguas sobrevolando Londres o los deshollinadores saltando como locos entre tejados y chimeneas. Y al día siguiente nos llevarían a bañarnos a la piscina. Supercalifragilisticoespialidoso!!
La vida pasa, los niños crecen, dejan de creer en niñeras voladoras y pingüinos bailarines. Aquel cine de verano cerró para siempre, y sobre los escombros del viejo ambigú y la blanca pantalla -que alojaba nuestros sueños y alguna que otra lagartija despistada- se construyó una urbanización que, dicho sea de paso, no se parecía en nada a Cherry Tree Lane.
En el año 2004 en Londres -no podría ser en otro lugar- se estrenó un nuevo musical basado en una antigua película de Walt Disney que a la vez adaptaba un cuento infantil de la escritora y periodista australiana Pamela Lyndon Travers (P.L.Travers, seudónimo que ocultaba su género femenino, cosas de la época). El reto era cosa seria, llevar al teatro una de las cintas más populares de todos los tiempos -la que consagró a estrellas como Julie Andrews o Dick Van Dyke- y parte esencial de la memoria afectiva de aquella generación y de muchas otras. Pero para la factoría Disney, que ya había convertido en shows Beauty and the Beast o The Lion King con atronador éxito por cierto, no hay nada imposible.
La famosas canciones de los hermanos Sherman (Robert B. y Richard M., autores de bandas inolvidables como Chitty Chitty Bang Bang, La Bruja Novata o El Libro de la Selva) no podían faltar en la traslación, pero, como en cualquier adaptación, resultarían insuficientes, por lo que fueron revisadas y ampliadas por George Stiles y Anthony Drewe, que crearon algunos de los mejores números de este nuevo montaje. Temas como Practically Perfect o Anything Can Happen empastan a la perfección con los ya existentes además de recrear con exactitud el espíritu del original.
Estando Mr. Cameron Mackintosh (Oliver!, Les Miserables, The Phantom of the Opera...) al mando de la producción, la grandiosidad estaba más que asegurada. Los increíbles decorados, el vestuario, los efectos especiales y la iluminación consiguen recrear una fantasía que solo el cine puede alcanzar. Y las acrobáticas coreografías de Matthew Bourne -que incluyen actores bailando claqué boca abajo desde lo más alto del escenario- logran ponernos los vellos de punta. Y no nos olvidemos de los actores, que aunque a veces parezcan ocultarse tras toda la parafernalia técnica, hacen un trabajo excepcional. Los iba a contratar la Disney de no ser así... Laura Michelle Kelly es Mary, y claro, quitarte a la original de la cabeza es imposible, pero la chica llega a entusiasmarnos con su gracia y su extrema perfección técnica. De veras ella es "practically perfect". Y Gavin Lee, en el personaje de Bert el deshollinador es... de otro mundo. Los aplausos más estruendosos son para él, y se lo merece, porque consigue hacer en el escenario cosas que jamás ningún actor o bailarín llegaron a hacer. Y hacernos olvidar a Van Dyke no es algo precisamente fácil...
La obra se exportó a Broadway dos años después, avalada por el éxito en Londres y por una montaña de premios y de buenas críticas. Y aún sigue allí, en el New Amsterdan Theatre, uno  de los más viejos teatros de la ciudad restaurado especialmente para albergar el evento, con una soberbia decoración modernista que ayuda a que entremos en la magia del espectáculo incluso antes de que comience.
En resumen, que solo por hacer realidad los sueños de tantos espectadores -grandes y pequeños-, por lograr que se te olviden los cien pavos que te has gastado en la entrada en cuanto se alza el telón, por hacer que se humedezcan los ojos de los más duros y se ericen los pelos de los más insensibles, y por conseguir que regrese ese niño que se marchó lejos de aquel viejo cine de verano... por todo eso esta semana le damos nuestra Standing Ovation a un musical prácticamente perfecto, Mary Poppins.
Y claro, por poner una cucharada rebosante de azúcar en nuestra a veces insípida existencia.








19 comentarios:

  1. Esta entrada va especialmente dedicada a Isa, Julia y Lola, mis tres seguidoras favoritas. Para que siempre crean que con la fantasía y la imaginación se puede llegar a volar.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, era yo, claro, Ángel. Que esta mañana mi querido Blogger también se ha levantado simpático.
    El primer video es un spot de la Disney que forma parte de la feroz campaña comercial de este show. Imagínate. Pero me hizo mucha gracia la forma en la que los padres -o tíos- de los niños expresan su entusiasmo por la obra.
    Los otros son dos momentos de la función. El colorista Supercali... y un número que estaba en la película pero que ha sido adaptado y ampliado para el musical, Step in Time. La coreografía es alucinante, de standing ovation total!

    ResponderEliminar
  3. A veces ocurre que nos hacemos menos jovenes (eufemismo digno de mi elocuencia.... jaja), pero seguimos teniendo ese alma de niño y seguimos creyendo en hadas, príncipes, princesas....
    A veces eso te lleva a alguna que otra decepción pero, la mayoría de las veces, te hace sentir vivo y es el mayor de nuestros tesoros!

    Besos
    Rafa Pan

    ResponderEliminar
  4. Qué preciosidad...las tres niñas se van a volver locas y las que no lo somos tanto también aunque siempre tenemos algo de niño dentro...por lo menos eso espero. Me ha encantado el primer video comercial porque en el fondo Mary Poppins es eso, ilusión , magia, emoción. Yo no recuerdo exactamente cuando la ví por primera vez...supongo que porque soy más chiquitita que tú, pero si recuerdo haberme ilusionado viéndola. A mí me encantaba el paseo por el parque con los dibujitos animados y ese Van Dick bailando con los pingüinos.

    El musical tuvimos la oportunidad de verlo juntos en New York dos veces. Recuerdo las caras atónitas y de emoción que teníamos los tres (Angel, Juan y yo misma) la primera vez que lo vimos en el 2007. No salíamos de nuestra apoteosis!!! Esas coreografías, esos decorados, el colorido y la inyección de vitalidad y optimismo en las butacas. Y ya cuando Mary Poppins sale volando por encima del escenario es como una especie de éxtasis y no puedes evitar que se te caígan las lágrimas porque es un momento sublime, es la culminación a dos horas de magia, alegría, acrobacias, bonitas canciones, voces espléndidas. En fin...que te voy a contar.

    Volvimos a verla otra vez el año pasado, sin Juanito (prometemos no volver a irnos sin tí)y acompañados de María y Rosalía. Mirábamos todo el rato sus caras porque reflejaban las mismas emociones que sentimos nosotros la primera vez y es increíble como te vuelves a emocionar a pesar de faltar el factor sorpresa. It´s practically perfect!!!

    Es cierto que es difícil poder olvidarse de la original, de nuestra Julie, pero esta chica, Laura Michelle Kelly es una delicia. Yo creo que también la vi en Beauty and the Beast pero no estoy segura. Y Gavin Lee es uno de los actores más enérgicos y eléctricos que he visto nunca, no sólo por las acrobacias, es su forma de bailar y de moverse y cómo baila claqué. Qué bueno el número de los deshonilladores!!!

    Bueno...una standing ovation merecidísima.

    Besos,

    La Conso

    ResponderEliminar
  5. Mi niña con los ojos como platos con ese "Supercalifragilisticoespialidoso" de pelos como escarpias y ese "Step in time" que no tengo palabras suficientes para alabar. Qué estética, qué coreografía, qué maravilla más grande y qué ganas de verlo en directo, por Dios!

    Gracias Ángel por este regalazo! Lola ha terminando aplaudiendo y gritando "Biennnnnnnnnnnnn!" con los dos videos, saltando al ritmo de las canciones sobre mis rodillas y absolutamente eufórica!

    Como la cabra tira al monte no puede dejar de alabar tampoco el cartel MA-RA-VI-LLO-SO y el video promocional que me ha encantado. Sublime la última que no puede evitar que se le salten las lágrimas al contar el subidón de su hija al ver el musical. Seguro que a mi me habría pasado lo mismo.

    Envidia cochina os tengo de haberlo visto tantas veces en directo. No puedo con vosotrosssssssssssssssssssssssssssssss. Yo me desquito viendo las versiones en español de nuestro teatros, pero vamos, que no es iguá.

    ResponderEliminar
  6. Tus infantes recuerdos me han transportado a la primera vez que pisé un cine. Estaba en la Vía Marciala (el alcázar de verano creo) y mi primera película fue 'El jovencito Frankenstein', tendría 4 ó 5 añitos. ¿?... supongo que mis padres no tuvieron con quien dejarme...
    Supongo que de ahí me vino la rachilla de diseccionar bichos!

    Oye, ya sé que esto no tiene nada que ver con la entrada, pero esto de los comments tiene su cosa de terapia tú...un beso cuñao!!!
    Jaime.

    ResponderEliminar
  7. En estos tiempos convulsos, yo sigo creyendo, no solo en niñeras voladoras y pingüinos bailarines, sino en partirme de risa y chocar con el techo, en los bolsos sin fondo con percheros enormes, en pajaritos que pían mientras canto, en palomas alimentadas junto a la catedral de San Pablo, en los cambios de vientos que auguran novedades, en mujeres que luchan por sus derechos, y, por encima de todo, en la posibilidad de que dos pequeñajos puedan llegar a poner en peligro el sistema financiero de los grandes Bancos al reivindicar sus derechos sobre dos miserables peniques. Marcho raudo a hacer volar mi cometa de ilusiones.
    (Soy Ismael, a mí tampoco me permite Blogger aparecer como tal)

    ResponderEliminar
  8. Bueno, no tengo palabras para expresar las sensaciones que me han producido los dos vídeos. El primero tengo que confesar que me ha parecido un poco madre de la artistas, pero también tiene su punto.

    Los vídeos del espectáculo, son indescriptibles. El supercalifragidistico no tiene nombre, sobretodo la parte en la que hacen las letras con los brazos, no se les va una, que coreografía y coordinación más perfecta.

    Step in Time es de los tipos de espectáculos que me gustan, con claquet (¿se escribe así?), coreografías espectaculares y maravillosas, voces divinas aunque estén haciendo el pino puente... no tengo palabras para describir ese vídeo.

    Por cierto, magnífica también la introducción del post, con ese merecido homenaje a los cines de verano, con esas pantallas llevas de salamanquesas, con los mosquitos devorándote las piernas y el ruido de las pipas...

    ResponderEliminar
  9. Estoy contigo Rafa Pan, no hay que desprenderse de la capacidad de soñar... y más en los tiempos que corren...
    Un abrazo de Angelcienta!

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito lo que dices Consolacióooon!!! Qué recuerdos verdad? Tenía que haber puesto la foto que tenemos juntos del brazo de Mary, volando sibre el midtown... Pero ya vendrán!! Cuenta con una entrada dedicada a nuestros escarceos por las stage doors!! (Con documentos gráficos)

    ResponderEliminar
  11. Astonishing, beautiful, gorgeous, impressive, superb and expialidocious!
    Hughs
    Emily

    ResponderEliminar
  12. Gracias Emily!! Tú si que eres expialidous!!

    Jaime;
    También tengo recuerdos de ese viejo CIne Vía Marciala (el Alcázar de verano era otro). Y también vi allí El jovencito Frankenstein, igual coincidimos los dos la misma noche... Aunque yo iba ya con mi pandillita...sí, soy una mijita mayor.
    Por cierto, que también se convirtió en un musical estupendo y no hace mucho. "Young Frankenstein" se llamó. Mel Brooks lo produjo y compuso las canciones (y también estaba nuestra adorada Sutton Foster en el reparto). Una semana de éstas lo pongo por aquí.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo30/5/11 0:40

    Hola, Ángel, sigo flipando con tu blog, pero no sé cómo escribir en el. Es que, para esas cosas soy muy torpe!! Por cierto, cuando tengas un momento comentamos las nominaciones a los Tonys de este año.
    Fernando M.

    ResponderEliminar
  14. Yo también fui muy feliz cuando la vi por primera vez. Lo que más recuerdo de esa vez, fué cuando las pinturas se volvian animadas. Todo mis fantasias posteriores tienen mucho que ver con ello.

    Pepe (Morón)

    ResponderEliminar
  15. Lo siento, he estado el puente fuera y antes de irme no vi el blog. Las niñas están acostadas, mañana mismo lo pongo y comentamos
    Gracias por acordarte

    ResponderEliminar
  16. Anónimo1/6/11 21:18

    No las merece!! Un beso y disfruta de este momento mágico (cuando las niñas por fin se acuestan! jejeje)

    ResponderEliminar
  17. Anónimo1/6/11 21:21

    La he visto y me ha sabido a poco. !Que espectáculo!. !Que pedazo de artistas!
    Te contesto a través de hotmail porque no sé que problema tengo para hacer comentarios en el blog. Ya se lo preguntaré a mis hijos cuando estén aquí el fin de semana.
    Muchos besos y muchas gracias.

    Inma.

    ResponderEliminar
  18. Claro que te ha gustado!! Sobre todo porque tú has tenido la suerte de haberlo visto en vivo y hace muy poco. Pero ¿encontrar entradas para Mary en plenas navidades en New York? Debes ser pariente del alcalde o algo por el estilo...
    Besos

    ResponderEliminar
  19. A Isa y a Julia les ha gustado mucho, sobre todo a Isa. Un beso

    ResponderEliminar