Wilkommen, bienvenue, welcome!!

jueves, 16 de junio de 2011

TKTS



The Tony Awards

Marie Antoinette Perry quiso ser actriz. A pesar de no estar bien visto en la buena sociedad de la época (1888-1946), por sus venas corría sangre de escena, la de sus tios, ambos "cómicos de la legua", como solíamos decir aquí , "touring actors" o "gypsies"...como se conocen en la cultura anglosajona. De hecho pronto tuvo que sufrir las habladurías del vecindario al decidir aceptar su primer papel en una obra de importancia, Music Master, con solo dieciocho años. Esa era su pasión y, a razón de las buenas críticas que tuvo, se puede decir que demostró con solvencia su talento. Pero -cosas de la vida y de los tiempos- un afamado hombre de negocios de Denver la retiró de la farándula al hacerla su esposa y madre de sus hijos. Sueños aparcados.
Fueron precisamente dos de sus hijas, Elaine y Margaret, las que heredaron su amor por el mundo del espectáculo convirtiéndose en productoras y directoras de teatro. Andamos por los años veinte, así que es fácil imaginar que estamos hablando de mujeres con agallas, unas auténticas pioneras ¿o no?
En cuanto su esposo pasó a "mejor vida", Tony -como se la conocía entre sus íntimos- decidió volver a la escena y no solo a interpretar, sino a dirigir y a producir obras, formando una especie de equipo familiar.
Pero lo que la llevó a ser tan popular fue su labor como fundadora -y muchos años presidenta- del American Theater Wing, algo así como la primera y mayor institución dedicada a salvaguardar la excelencia del teatro americano. Al estar implicada personalmente en cada empeño relacionado con el mundo del espectáculo, su repentina muerte -de un ataque al corazón en medio de la producción de una nueva obra- fue realmente sentida en todo el país, especialmente, claro, en Broadway. Y fue al año siguiente cuando se llevó a la práctica un proyecto que ella misma había emprendido tiempo atrás, la creación de unos premios anuales que reconocieran a los profesionales del teatro, tanto dramático como musical. Así que estaba claro el nombre ¿no?  The Antoinette Perry Awards...que pronto fue acortado en un cariñoso y mucho más cercano "Tony". Hoy son considerados los oscars del teatro... ¿Oscar? ¿Pero quién demonios era Oscar?
Desde 1947 han sido merecedores de este galardón actores, directores, productores, autores, compositores, coreógrafos... de la talla de Ingrid Bergman, Kurt Weill, Arthur Miller, Cole Porter, Helen Hayes, Henry Fonda, Ethel Merman, Audrey Hepburn, Elia Kazan, Anne Bancroft, Harold Pinter, Richard Rodgers, Neil Simon, Cecil Beaton, Stephen Sondheim, John Gielgud, Jerry Herman, Vanessa Redgrave, Bob Fosse, Liza Minnelli, Harold Prince, Richard Burton, Angela Lansbury, Mike Nichols, Barbra Streisand, Ian McKellen, Al Pacino, Andrew Lloyd Webber, Mel Brooks, Bernadette Peters, Cameron Mackintosh, Glenn Close, Nathan Lane, Bernadette Peters, Patti LuPone... y uff!! para qué seguir...
A esta larguísima lista se suman este año (aunque varios ya repiten) Frances McDormand (como actriz protagonista de la obra, Good People), Mark Rylance (actor protagonista de la obra Jerusalem),  John Larroquete (secundario en How to Succeed in Business...), Nikki M. James (secundaria en The book of Mormon), Norbert Leo Butz (como actor de musical en Catch me if you can) o Sutton Foster (mejor actriz de musical por Anything Goes).
La obra de teatro premiada ha sido War Horse, de Nick Stafford. La mejor reposición teatral "The normal heart", de Larry Kramer (y dirigida por Joel Grey) y el premio a la reposición de un musical fue para"Anything goes". Finalmente el Tony al mejor musical del año -estaba cantado, y nunca mejor dicho- para esa irreverente parodia de las aventuras de un grupo de chicos con corbatas negras y biblias en mano...The Book of Mormon, del equipo responsable de la serie South Park, que ha arrasado en esta edición llevándose nueve de los catorce premios a los que estaban nominados. Y dejando sin ninguno a su principal competidora, The Scottboro Boys, que se fue a casa con las manos vacías.  Habrá que ir a verlo ¿no?
Por ahora nos conformaremos con la generosa ración de videos que os traigo esta semana, una selección de los mejores momentos de la gala de este 2011 presentada por el magnífico Neil Patrick Harris, suficientes para mostrarnos la espectacularidad, el dinamismo, la emoción y el poderío que han caracterizado siempre a esta ceremonia.  Ríete tú de los Oscars.
Pero ¿de verdad alguien sabe quién era ese tal Oscar?















24 comentarios:

  1. Enhorabuena a Sutton Foster y a todos los premiados (en el caso de la bella y estilosa Sutton, algo habrá influido la cantidad de piropos y halagos merecidos que recibió en este blog por parte del Bloguero Mayor y todos sus seguidores hace dos o tres semanas).
    Y ya quedan menos de 365 días para la próxima edición.
    ISMAEL

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué te parecen los numerazos? ¿Y ese opening de Neil Patrick Harris? ¿Y ese duelo con Mr. Jackman? ¿Y qué me dices de COMPANY? Me sorprenió porque no sabía que se estaba preparando una reposición (temporada limitada, eso sí) pero lo mejor: la van a sacar en video, y con Doña LuPone!!!

    ResponderEliminar
  3. Oscar, Tony, Grammy, Max, Goji....., lo mejor de todo, como siempre, es el calor del público. Soy muy de la opinión de que hay que desmitificar los premios....
    Besos
    Fdo. .....
    jajajajajajaja.......

    ResponderEliminar
  4. Tú lo has dicho bien, Ángel, NUMERAZOS (Ay, Mr. Jackman, qué bien luce ¿verdad Conso?). ISMAEL

    ResponderEliminar
  5. Ahora mismo estoy flipando in colours, qué pasote de show, ya quisieramos nosotros montar unos goyas así ¿no?
    Que gracia el primer video con lo de los gays ¿pero de que va la cancion?
    Gracias como siempre
    D.

    ResponderEliminar
  6. Increible lo que yo estoy aprendiendo contigo, Angelito. Espectaculares los números, ya podían aprender algo los que organizan los Oscars...

    ResponderEliminar
  7. Anónimo17/6/11 1:58

    Qué maravilla!!! Quién pudiera estar en el Radio City Music Hall en Junio por dios!!! Esto es una ceremonia de entrega de premios en toda regla...cuidao con los oscars de este año (Woopi no soporta a James Franco...ya me entiendes Juanito). Qué lindo es Neil Patrick Harris, el primer número me ha encantado, quitando a Brooke Shields...que no puede ser más lacia ni queriendo. Qué mona Mrs Angela Lansbury en el patio de butacas. Qué buena pinta tiene lo de Company, con la señora Luponne y el señor Aaron Lazar (otro guapo de categoría). Enhorabuena a Sutton Foster...qué envidia más grande de los que hayan podido ver ésto en el teatro, qué numerazo, yo es que veo un número de claqué y me vuelvo loca. También están muy bien los de "How to succeed in business", parece que Radclife no lo hace del todo mal y la coreografía es excelente. MR Jackman incalificable...qué se puede decir de este tiarrón que no hayamos dicho ya, verdad Ismael? Qué pena que no haga más musicales y nos tengamos que conformar con estos trocitos de su arte. El duo con Neil Patrick absolutamente maravilloso. Qué subidón de adrenalina. Gracias Ángel!!

    La Conso

    ResponderEliminar
  8. Bueno, bueno, todavía estoy con los ojos como platos con los videos de este post, especialmente la presentación, ese mono de color azul imposible para cerrar el número...

    Me ha maravillado como interactua el público que está en la gala, supongo que todo coordinado, pero con un efecto maravilloso, como si fuese improvisado. El número de Mr. Jackman impecable, ni se le arruga el smoking después de bailar, Anything Goes espectacular, uno de mis musicales favoritos.

    No tengo palabras para describir las sensaciones después de ver la gala. Me reafirmo con el autor de este blog, ¿quién es ese Oscar?

    ResponderEliminar
  9. OOOOHHH,
    Bueno, el primer número es graciosísimo, esa fina ironía de que Broadway ya no es sólo para gays (o para judíos) y los puyazos del duelo Hugh Jackman - Neil Patrick Harris sobre quién presenta mejor son espectaculares. Por fa, decidme dónde hemos visto antes a este hombre que me suena la cara pero como de haberlo visto más chico. Me ha encantado ver el número de tap dancing de Anything Goes con vestuario, después de lo que lo disfruté en los ensayos, y qué decir del público, esa Vanessa Redgrave, por Dios, me pido ser ella en otra vida (pero sin su desgracia familiar). ¿sabéis que el Bobby Carnevale que sale al principio es el marido de Sutton Foster?. Esto lo vamos a ir teniendo que comentar en persona con una tapa de caracoles y una cervecita, ¿no?

    ResponderEliminar
  10. Amigo anónimo: quien cree que hay que desmitificar los grandes premios suele ser alguien no tiene muchas estatuillas decorando su repisa ¿no? Pero no te desanimes, que cualquier día te dan uno póstumo jajaja!!!!
    (por cierto, eres Glenn?)

    ResponderEliminar
  11. Ángel, he aquí mi tímida "huella": super interesante lo que comentas (no tenía ni idea). ;)

    ResponderEliminar
  12. Gracias Dani, Margot, Conso, Fernando, Isa... por compartir este subidón de adrenalina, me alegro de que os guste.
    Isa, venga esa cervecita para cotillear sobre...todo.
    Por cierto habéis leído el artículo de Elvira Lindo sobre Anyting goes? (la muy fresca no se perdió el estreno!!!) Nos lo enlazó nuestro querido blogger Ismael y se lo agradezco porque es lindo lindo...como ella.
    Os lo pego, para que los que no lo leyeron en su día.

    ResponderEliminar
  13. Era un chico en una serie de adolescentes que interpretaba a un médico precoz...todavía lo recuerdo vestido con la bata blanca...quién nos iba a decir que sería un actor de musical con éxito.

    La Conso

    ResponderEliminar
  14. "Todo vale"
    Elvira Lindo

    Hay personas a las que no les gustan los musicales. ¡En serio! Yo he conocido a alguna. Y debo decir que las he observado muy atentamente, con gran asombro. Despiertan en mí tanta curiosidad como aquellos a los que no les gustan el chocolate, la patata, el tomate o el pan. Son los sabores que triunfan entre los niños: algo deben de tener para ser amados universalmente. Recuerdo a alguien que me dijo, "no me gustan los musicales porque me gusta el teatro". Esto me hizo pensar que hay personas que no quieren rebajarse a que les guste lo que gusta a una mayoría. O que piensan que aquel espectáculo en que los adultos disfrutan como niños no puede ser valioso. También hay quienes los desprecian porque los argumentos son tontorrones. Y es verdad, los musicales suelen tener un hilo conductor que apenas sirve de hilván para unir las canciones. Pero qué importa si esas canciones son extraordinarias. Se olvida que las melodías de los musicales han sido amadas por los músicos de jazz, de pop o bossa nova. Cuando una canción es buena es indestructible. Eso ocurre con los musicales de Cole Porter. El otro día, antes de partir para la patria, acudimos a Broadway a disfrutar de Anything goes (Todo vale), ese musical que ni los libretistas sabían muy bien de qué iba, pero que ha traspasado ocho décadas por la belleza y el ingenio de sus canciones. Los diálogos son payasescos, pero tienen su gracia: aquello fue escrito para un público más inocente. Eso sí, en cuanto suenan los primeros acordes de una melodía se experimenta la misma emoción que sentiría una persona en 1934. Más aún si eres consciente de que esas canciones triunfaban entonces ante un público pobre como las ratas que buscaba en el teatro no un espejo, sino el consuelo de la evasión. La evasión ha sido muy mal vista por la intelectualidad; si no fuera porque los músicos, los cantantes y el público han amado estas canciones hasta convertirlas en clásicas es posible que hubieran desaparecido. Gracias a los cantantes y al baile: nada como la fuerza de un grupo de artistas haciendo música con los pies. Cantan y bailan como si el esfuerzo quedara borrado. Al lado de esa gran estrella que es Sutton Foster estaba Joel Grey, sí, Grey, ¿se acuerdan del maestro de ceremonias de Cabaret? El mismo, cuarenta años más tarde. Ahora es un anciano que anda de manera charlotesca por el escenario. Qué delicia esos espectáculos que, como en la ópera o en el teatro clásico, reparten papeles no solo en función de la voz, sino de la edad y de la vis cómica. Los actores pueden así consagrar su vida entera a la escena y el espectador tener ante sus ojos la escalera de edades que atraviesa un ser humano.

    ResponderEliminar
  15. (Continúa)

    Siempre me gustaron los musicales, incluso cuando era niña e ignorante y a veces me daba rabia que la acción se interrumpiera por las canciones (¡qué contradicción!); cuando no sabía apreciar la voz de Fred Astaire, precursor de la manera de cantar de Chet Baker, o cuando no sabía captar la comicidad que contenían aquellos bailes. Tal vez fuera el Cabaret de Bob Fosse lo que nos hiciera a muchos revisitar el género. Pero hay una película que de manera definitiva me enseñó a disfrutar de un universo que a veces se nos antoja muy ajeno: Pennies from Heaven. Es de 1981 y toma el título de una canción de los años treinta. "Cada vez que llueve, llueve dinero del paraíso. / ¿No sabes que cada nube contiene dinero del paraíso? / Encontrarás tu fortuna cayendo sobre toda la ciudad, / no olvides poner tu paraguas boca arriba". El protagonista, Steve Martin (solo por eso se le perdona lo insoportable que resulta a veces), es un vendedor de canciones que ve cómo ya nadie compra partituras en un país sumido en la miseria. Las imágenes, bellas y sórdidas, crudas y poéticas, nos hacen visitar el paisaje de unas criaturas que tratan de sobrevivir a la Gran Depresión como pueden: trapicheando, prostituyéndose, mendigando. Y para ilustrar ese mundo sin esperanza, de vez en cuando la acción se detiene y los actores interpretan en play back canciones de la época con las voces de los que las hicieron populares. La película se ha convertido en objeto de culto, con todo merecimiento, pero no son muchos los espectadores que la vieron en España porque pasó fugazmente por los cines. Permítanme una recomendación: búsquenla. Hay maneras de conseguirla, y cuando la tengan, véanla con amigos, como si estuvieran acudiendo no ya a un cine, sino a un teatro de los de entonces. Las canciones contrastan tanto con la pobre realidad de los personajes que uno puede hacerse una idea de cuál era el verdadero escenario en que fueron escritas, escuchadas por la radio, tarareadas en las casas; de qué manera llenaban de sueños o consuelo el corazón de tanto infortunado. Hemos de imaginar también que mucha de esa gente no podía ir a grandes teatros, que fue el cine el arte que democratizó el musical, y que fue la radio la encargada de popularizar canciones que tienen una apariencia ligera, pero que precisan de un oído muy cultivado para ser interpretadas. Esa película, Pennies from Heaven, me dio la clave: para disfrutar de un musical hay que ponerse en la piel del pobre antiguo: un Carpanta hambriento que disfruta de una canción como si fuera un pavo de Acción de Gracias.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Conso, ya me acuerdo, era un niño prodigio que estudiaba medicina con quince años... Mira qué bien que haya roto en actorazo, quién lo diría porque el chaval lo hace bien, y le aguanta el tipo a nuestro adorado HJ, que no es fácil.
    Lo de Elvira Lindo me pone de los nervios, estoy enrabietá con ella desde el año pasado cuando contó que estuvo en el concierto del Teatro Real de Mariza y Miguel Poveda y luego se fueron a tomar vinos con Carmen LInares y acabaron de juerga flamenca.. y ahora esto, y encima nos lo refriega por la cara cada domingo. Lo que me calma es que no me descubre nada nuevo, que NOSOTROS concíamos de antes a la Foster (y a Poveda también, toma). Even so, la leo con devoción y casi con cariño, y tiene gracia de verdad.
    Al amigo que quería saber de qué va el primer número: se trata de demostrar que Broadway ya no es sólo para gays, que todo el público, especialmente los heteros, pueden disfrutar. Tiene un chiste bueno:deja el Playboy y coge el Playbill, y por eso va por el patio de butacas diciendo que el ilustre asistente que sea es hetero y mira, está aquí. Creo que por eso que enfoque al final a Joel Gray no es inocente.
    Me ha parecido un rasgo de humor que en pocos entornos sería posible.

    Lo de la cerveza, please please

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias Isabel por la aclaracion. Tengo que dardle más fuerte al ingles si me quiero aficionar a esto, a ver si me contratan para un musical, pero con Hugh Jacman!!!ª!
    Dani

    ResponderEliminar
  18. JOOOODER COMO CANTA Y COMO BAILA HARRY POTTER!!!!!!

    ResponderEliminar
  19. Isa: también estaba en la serie Blossom, ¿te acuerdas?
    Por cierto y hablando de la Lindo, le mandé el enlace del blog y me ha respondido en un correo muy cariñoso diciendo que le ha encantado y que lo piensa seguir consultando. Es que ella es linda!! Pero yo a mí también me puso los dientes mu largos desde que hizo de Nueva York su segunda residencia!! ¿Nos habremos equivocado de vida???

    ResponderEliminar
  20. No, no me acuerdo de esa serie, del médico imberbe sí.
    Anda, copia el correo de la Lindo, que lo leamos los demás

    ResponderEliminar
  21. Tus deseos, como siempre, son órdenes. Ahí va:

    Querido Ángel, mil gracias por tu carta y por el enlace de tu blog, que me encanta. Lo visitaré de vez en cuando. Tienes un montón de información y un amor por ese arte que se aprecia en cada línea.
    Besos y gracias,
    e.

    ResponderEliminar
  22. Angel
    Qué maravilla!
    Esta gente es que tó lo hace bien… No sé qué video me gusta más porque la muestra que has elegido es completísima, pero creo que el número de Mr. Jackman es fantástico y sobre todo ÉL ES FANTÁSTICO (Conso, lo siento pero compartir sería obligado. Yo lo elegiría para irme a una isla desierta, sin duda alguna. Ja, Ja, me lo he pedido…)

    Me encantaría tener la ceremonia entera Angelito y mejor aún echar una tarde-noche y verla juntos para que ejerzas de narrador y cotilleemos los detalles y los entresijos del show.
    Y aunque nos queda mucho verano y mucho meneo por lo largo y ancho del país del samba y muchos mosquitos que nos esperan ansiosos, ya estoy soñando con ver a Sutton Foster y ese Anything Goes.

    Besos y felicidades por tu maravilloso Blog (con mayúsculas, por supuesto) Yo también insisto: ¿Para cuándo un libro recopilatorio de las magníficas entradas con que nos deleitas cada semana? Ya hasta la linda Lindo te aclama…………………………

    ResponderEliminar
  23. Gracias Angel, qué cartita más mona y más fina.
    Hala, me voy a la fiesta de fin de curso, mi niña chica baila el Waka Wakay mi mayor un pseudo-rap titulado Replay. En el programa hay un número de Mamma Mía y otro de Grease, pero no creo que den como para una standing ovation.
    Ya os cuento

    ResponderEliminar
  24. Yo a esas dos les dedico un Standing cualquier día, que pa eso el chiringuito es mío!!!

    Asunçao!!! Qué alegría verte por aquí, y que no te hayas chamuscao toa!!! En Cai es que no se puede estar...
    Y que sepas que os emplazo a aguantar los Tonys en cuanto me los manden, te tomo la palabra. Ahora te aguantas!! jejeje

    ¿Has visto la cartita de la Elvira? Ella es divina... y el artículo una delicia.
    Lo que más me gusta es como habla de una de mis películas favoritas de la historia del cine del mundo mundial, Pennies from Heaven. Como dicen los yankis, great minds think alike!!

    Un beso, que ya vas a estar repatriá

    ResponderEliminar