Wilkommen, bienvenue, welcome!!

martes, 13 de octubre de 2015

Hits/Flops




La visita que no tocó el timbre

No se confundan, no se trata de la comedia de Joaquín Calvo Sotelo en la que un bebé era abandonado en la puerta de un par de solterones. No, aquí no solemos rescatar viejas piezas teatrales para convertirlas en musicales. Eso sólo pasa en América, en la del norte, donde habita una rara especie que se dedica a olisquear entre las páginas de libros viejos, o nuevos, de obras conocidas o insólitas, para hallar la fuente sagrada, la gota del elixir mágico que inspire la creación de un nuevo musical.
¿Quién iba a imaginar hace sesenta años que La visita de la anciana dama del dramaturgo suizo Friedrich Dürrenmatt podría llegar a convertirse en un show de Broadway?
Aunque al final haya sido un rotundo fracaso. Pero esa es otra historia.

¿No recuerdas haberla visto en aquellos famosos Estudio 1 de hace... cuarenta años? Bueno, tal vez seas demasiado joven para recordarlo, yo no. Y aún me acuerdo -muy lejanamente, por cierto- de la imagen de una Irene Gutiérrez Caba maquillada de vieja (aún no lo era tanto) y cubierta de joyas y sedas apoyándose en un bastón rodeada de lacayos. Una estampa grotesca que lo era más aún por el saturado blanco y negro de la tele de entonces. No creo que acabara de ver aquel programa, porque no era para niños, claro. Y porque me daría mucho miedo, aunque ahora, mucho tiempo después, he descubierto que no se trata de un cuento de terror, sino más bien de una tragicomedia irónica, cínica hasta el límite, y terriblemente reveladora de la fragilidad de la condición humana.

La multimillonaria Clara Zachanassian decide regresar a su pueblo natal -Güllen en la obra, Brachen en el musical- que tuvo que abandonar precipitadamente cuando era una jovencita. Se fue por la puerta de atrás, pero ahora vuelve por la puerta grande y con todos los honores. La reciben sus paisanos con pancartas y alabanzas deseosos de que la vieja ricachona derrame unos cuantos millones sobre su empobrecida tierra. Porque, misteriosamente, mientras las poblaciones vecinas han prosperado en los últimos años, ellos han caído en la más absoluta de las ruinas. Y aún no sabemos por qué, pero lo sabremos pronto.
Clara promete generosas donaciones para sus conciudadanos, les asegura que los sacará del pozo de miseria en que se encuentran, pero con una condición: la muerte del hombre que la abandonó dejando su corazón roto en añicos, Alfred -Anton en el musical-, lo que caerá como una bomba entre un grupo de pobres diablos que se irá retratando uno a uno según su reacción ante las brutales condiciones de la benefactora.

¿No hay material suficiente para un show de Broadway? Yo creo que sí. Y John Kander y Fred Ebb también, bueno, en realidad los tres solemos estar de acuerdo en casi todo (jeje).

La visión de esta tremenda farsa en clave musical -The Visit, a new musical- viene de finales del siglo pasado, pero hasta el año 2001 no se programó un primer intento de estreno, y la iba a protagonizar Angela Lansbury, para la que en realidad se había pensado el personaje. Kander, Ebb, Ann Reinking en la coreografía, Philip Bosco como co-protagonista... en fin, todo un lujo de proyecto, pero gafado desde el principio. La Lansbury, que jamás pierde una función -aún sigue sobre los escenarios con noventa añitos cumplidos-, se tuvo que apear del proyecto por problemas de salud de su esposo, que poco después murió. Y sin su presencia, la arriesgada apuesta perdió toda la fuerza que su nombre le daba.
Así fue como otra de las grandes entró en escena, Chita Rivera, perfecta para el papel de Clara y encima musa absoluta de los creadores del show, con los que ya trabajó en Chicago, The Rink o Kiss of Spider Woman. Precisamente fue Chicago la ciudad donde se estrenó esta nueva versión adaptada a la nueva protagonista, que de momento tardaría años en poderse ver en Nueva York.

Signature Theatre (Virginia), Williamstown (Massachusetts) o el Ambassador Theatre en una versión en concierto fueron algunos lugares en los que se representó antes de poder estrenarse oficialmente en Broadway. John McMartin, Frank Langella, George Hearn y John Cullum fueron el sufridor Anton en estos "ensayos" previos a la elección del actor británico Roger Rees para estrenar oficialmente en el vetusto Lyceum Theatre, justo al lado de Times Square, el pasado mes de abril.

Pero ya hemos dicho que esta pieza estuvo como maldita desde el comienzo, y tal vez ese pueda ser su mayor encanto. Una vez por fin estrenada en Broadway, y con más que buena acogida por parte del público y de la crítica, Roger Rees enfermó de cáncer y tuvo que abandonar la obra siendo sustituido por Tom Nelis. Un mes después la función se canceló tras sólo dos meses desde su estreno, y poco después el protagonista moría tras haber representado el último -y más profético- papel de su vida.

The visit llegó sin hacer mucho ruido -como la muerte, sin tocar el timbre- y se fue también de puntillas, sin merecerlo, desde luego. Y es que la muerte parece rondar esta maravillosa obra, la de Fred Ebb por ejemplo, que se fue en 2004 cuando todavía quedarían más de diez años para su presentación oficial. mucho antes de que fuera nominada a cinco premios Tony (mejor musical, mejor libreto, partitura, actriz protagonista e iluminación). Aunque no se llevó ninguno, como era de esperar. Porque la maldición de la Zachanassian, esa bestia resentida cubierta de diamantes, puede alargar su sombra hasta el infinito.

Pero no quiero dar miedo a los productores. ¡Anímense! ¿Qué tal un estreno en Londres? Se me ocurren tantas que podrían bordar ese papel...                            
















19 comentarios:

  1. Dedicada con todo mi cariño a aquellos que piensan que no hay más musicales que Mamma Mía, Los Miserables o El Rey León.
    Pasen y vean!

    ResponderEliminar
  2. Yo también recuerdo a la mayor de los Gutiérrez Caba cargada de oropeles visitando su aldea juvenil en busca de venganza. Y recuerdo verla entera (pues alguna ventaja tiene que tener ser de más edad que Master of Ceremony). Si alguno quiere ver dicha emisión, aquí la tiene íntegra en Youtube (https://www.youtube.com/watch?v=FlM1s0h5hfc).

    Del musical de los "cabareteros" Kander y Ebb no tenía noticia alguna hasta la emisión de los Tony de este año, gala en la que Chita Rivera interpretó un número. Pensé esa noche bajarme la música, pero lo olvidé.
    Gracias a la entrada de hoy he vuelto a recuperar el interés por este, para mí, desconocido musical, así que acabo de ponerme a descargar dicha Original Broadway Cast, con el que espero disfrutar.
    Gracias MC por la recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el enlace mi querido amigo levantino!! En cuanto tenga un ratillo (qué fácil!! jejeje) me pongo y me la cargo entera.
      Yo me pedí el cd en amazon porque éste ni está ni en Spotify, y me parece sencillamente genial. Claro que recuerda mucho a todo lo del tándem K&E, sobre todo a Kiss of Spider Woman, en algunas partes, a Zorba en otras, hasta tiene ramarazos de Chicago si me apuras, y precisamente eso es lo que más me gusta, que no pierde el maravilloso sello de la casa y sin embargo sorprende por su belleza y profundidad. No hago otra cosa que escucharlo desde que me llegó! jejeje
      Un abrazo querido!

      Eliminar
  3. No se puede ser más mala, ni más rencorosa. Ni más rica. ¡Ni más poderosa! Qué frío está el plato en el que esta Clara –Chita- Zachanassian sirve su venganza. Aunque en el fondo no sea más que una pobre infeliz loquita por regresar al bosque en que entregó su corazón y volver a dárselo al hombre que lo pisoteó. Ay… si es que no aprendemos!
    Los vídeos con que ilustro esta entrada son todos de la última producción de The Visit y de su estreno absoluto en Broadway. Vamos, de hace cuatro meses todos. Y ya no está. Maldición.
    El primero es un clip promocional de este fabuloso –y diferente- espectáculo. A las pruebas me remito. Acaba con la preciosa “A happy ending” un título tan acertado como irónico.
    En el segundo vemos a Chita Rivera ensayando con su cuerpo de baile. Y lo de “cuerpo” lo digo con toda la intención. Jejeje Los ensayos aparecen interrumpidos por opiniones de los artífices del show. John Kander, Terrence McNally (libretista) y la propia Chita opinan sobre el evento a punto de estrenarse. Los temas que están ensayando son dos de los más fuertes del show. Yellow Shoes y I would never leave you. Pure Kander and Ebb. Y pure Fosse también, no olvidemos que la coreógrafa es nada menos que la legendaria Ann Reinking.
    Seguidamente un fragmento del comienzo del musical grabado en directo y con no muy mala calidad para ser medio pirata. Atentos al estruendo que se forma en la sala cuando aparece la diva. Ella puede.
    Y finalmente el número en directo en la última ceremonia de los Tonys, el único tema conocido desde mucho antes del estreno, Love and love alone, una joya grabada por varios intérpretes desde hace más de una década.
    Cómo es ella a sus ochenta y dos años. Quién se atreve a pisar un escenario actuando, cantando y bailando con ese poderío. Chita, I would never leave you!



    ResponderEliminar
  4. Avísame si recoges firmas para el estreno en Londres, que ya sabes que cuentas con la mía!
    PD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja pues me pongo YA Paco!!
      No creo que no lo hayan pensado ya, porque muchas veces ha sucedido que algunas cosas estrenadas en Broadway se han retirado por falta de respuesta y luego han pegado el pelotazo en Londres. No sería la primera vez que esto sucediera. Crucemos los dedos!

      Eliminar
  5. Se te echaba de menos por Stage door, aunque ha merecido la pena la espera.
    Luis RM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amigo Luis!! Es que esta temporada me veo metido en varios fregaos literarios que me apartan un poco de mi "blog mater", pero no lo abandono, eso nunca!! Moriremos con los musicales puestos!! jejejeje

      Eliminar
  6. Pongo una vela a quien sea con tal que la hagan en London
    César

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me uno a tus plegarias César! Yo veo a Betty Buckley, por poner un ejemplo, a no ser que nuestra Chita se atreva con traerla al otro lado del océano.

      Eliminar
    2. Si, porqué la abuelilla Lansbury no creo que esté para esos trotes

      Eliminar
  7. Anónimo4/11/15 9:33

    Tremenda mujer en un al parecer, casi seguro, tremendo show. Un flop que merecía no haber sido tal.
    Nos conformaremos escuchando el cd, de algunos otros flops no tenemos ni eso, leyendo tu blog, y viendo los vídeos again and again. Gracias. Guapo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el que no se conforma es porque no quiere miarma!!! jejeje
      Por cierto, no lo sabía, pero mi amigo Pere García -mucho más conocedor de teatro y cine que el que escribe- me habló sobre la película que hizo Ingrid Bergman con Anthony Quinn. ¿Menuda pareja no? Es de 1964 y aquí se llamó "La visita del rencor".

      Así que si la encuentras -tú que todo lo rastreas- ya sabes, me la pido!! jejeje
      Un abrazo darling

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Lo supe desde el principio!! jejeje

      Eliminar
  9. ¿Por qué hay algunas que tienen la suerte de cumplir los años así?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni te quepa duda de que nosotros pertenecemos también a esa privilegiada especie!!
      Ahora, que mi Chita es muuuucha Chita!!

      Eliminar
  10. Magnífica entrada angel, rindes justo tributo a un show que debería permenecer aún todavía en la cartelera de Broadway o Londres.
    ¡Enhorabuena, y larga vida al musical!
    Pedro M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pedro!! Ojalá tuviéramos la suerte de poderlo ver más cerca! Peros los rigores del mercado siguen mandando, eso es lo que hay!
      Un abrazo

      Eliminar