Wilkommen, bienvenue, welcome!!

jueves, 30 de mayo de 2013

Qué fue primero?








El crepúsculo de las diosas

I am big! It´s the pictures that got small...

No te sé decir porqué, pero siempre me ha resultado mucho más interesante la decadencia de los artistas que su auge. La belleza que hay en la humillación del abandono, la poesía latente en la amargura de la soledad y el olvido. El patetismo de quienes se niegan a aceptar la derrota del inefable paso del tiempo...
Hollywood, la fábrica de sueños que es en realidad un gigantesco almacén de juguetes rotos, de ídolos caídos, de dioses caducos, de monstruos descatalogados, se ha retratado innumerables veces en sus esplendores, y solo algunas -las mejores tal vez- en el oscuro pozo de sus miserias.
Desde que era un estudiante, a Samuel Wilder ya le atraía el cine americano. Pero no solo lo que mostraban las sesiones continuas en los cines de su Viena natal, sino todo lo que había detrás, las vidas de los actores, directores, los entresijos de las producciones... Al igual que su Joe Gillis él también tuvo que salir huyendo, pero no de un par de matones a sueldo, sino de los nazis que habían confinado a parte de su familia en Auschwitc. Al igual que el guionista fracasado de su película, Billy Wilder buscó refugio en una suntuosa mansión llamada América.
Una vez en Los Angeles, ya trabajando para la industria del cine comenzó a rondarle la idea de escribir sobre una avenida, tomar la parte por el todo y narrar la debacle del cine mudo a través de los actores y directores expulsados del paraíso con la llegada del sonoro. A la derecha pueden ver la casa de John Gilbert, a la izquierda el palazzo de Rodolfo Valentino... El director se apuntaba a cada tour que podía por las mansiones de las estrellas. Enormes y pretenciosas construcciones de estilo ecléctico-californiano, infinitos palmerales salpicados de piscinas vacías, espléndidos y patéticos cementerios de elefantes. Enfrente tienen la villa que perteneció a los Fairbanks...
Así surgió la idea, tras cotejar sus anotaciones con su colaborador, Charles Brackett, se pusieron a componer un guión que tuvo que esperar un tiempo mientras despachaban otros encargos (a mediados de los años cuarenta ya había triunfado como director con Perdición o Días sin huella). El primer borrador trataba de un famoso actor en decadencia, pero luego decidieron cambiarlo por una actriz, tal vez porque los estragos del declive humano pueden ser aún más dramaticos en un rostro femenino.
Cuando en 1948 se les unió un tercero -el periodista del la revista Life, D.M. Marshman- el proyecto tomó la forma definitiva. Parece que fue a éste a quien se le ocurrió la idea de relacionar a la estrella con un guionista en paro, volverla loca de amor (Mad about the boy! reza en la pitillera de oro que la diosa le regaló a su chulo) por un joven escritor en crisis. Este detalle permitiría a los autores tratar sobre la fauna desesperada que se movía por los pasillos de la Paramount, algo que les resultaba más que familiar.
El episodo de una vieja gloria que se cree requerida de nuevo por los grandes estudios, cuando en realidad lo requerido era su viejo y destartalado Isotta Fraschini -presumiblemente algo que había sucedido en la vida real- también surgió en estos momentos. Al igual que el personaje del mayordomo de la diva, el que antes fuera su director y primer marido, el que ahora le mandaba cartas y cartas de falsos fans que suplicaban su regreso a las pantallas.
Y así fue como se construyó uno de los mejores guiones y una de las mejores películas de la historia del cine. Gloria Swanson, William Holden (aunque antes se había pensado en Montgomery Clift para el papel protagonista), Erich Von Stroheim, Nancy Olson y los impagables cameos de Buster Keaton, Hedda Hooper o Cecil B. DeMille ayudaron a convertir esta arriesgada aventura en uno de los mayores éxitos de su estudio. Once nominaciones y tres oscars al mejor guión, banda sonora (Franz Waxman) y dirección artística. Y dos monumentales injusticias: Billy Wilder y la Swanson se quedaron sin estatua. Cosas de los premios, era el año de Eva al desnudo, 1950. Qué películas por dios...
Contar cómo se convirtió en musical en no menos de veinte páginas me resulta más dificil que resumir el antiguo testamento. Pero lo intentaré.
La primera persona que se empecinó en poner música y letra a las desgracias de esta loca de atar fue su protagonista. Gloria Swanson estaba medio retirada cuando se le apareció la virgen en forma de guión y la rescató del olvido para el gran público oyente. Esto le dio nuevas fuerzas para reconducir su carrera y quiso seguir explotando la historia, ahora sobre los escenarios. Richard Stapley y Dickson Hughes escribieron la partitura que fue aprobada de inmediato por la legendaria actriz. Boulevard! iba a llamarse, pero un problema con la cesión de los derechos de la película acabaron por postergar el proyecto hasta que fue finalmente abandonado.  
A principios de los ochenta Stephen Sondheim y Harold Prince pensaron en usar este material para su nueva producción juntos (Angela Lansbury iba a ser su Norma, ¿te imaginas?), John Kander y Fred Ebb también acariciaron el proyecto... pero ninguno de ellos logró encontrar el punto dramático, casi operístico, que requería el relato de una delirante diosa destronada.
Finalmente fue Andrew Lloyd Webber quien consiguió llevarse el gato al agua cuando se hizo con los derechos de la película en 1990. El autor llevaba décadas contemplando la idea de hacer un grandioso musical sobre esta famosa cinta (desde que se enamoró de la historia cuando la vió en un cine a principos de los setenta) pero se le interpusieron en el camino Jesucristo Superstar, Evita, Cats y The Phantom of the Opera, ahí es nada.
Una de las premisas de esta empresa fue la de ser lo más fiel posible a la obra maestra de Wilder, para lo que Christopher Hampton tejió un libreto que respetaba la estructura del argumento original casi al cien por cien. La grandilocuencia habitual de las partituras de Webber encajaba a la perfección con esta oscura fábula, y el compositor se apresuró a lanzar un par de temas para ir suscitando el interés del gran público. Mucho antes del estreno, Barbra Streisand los incluía en su álbum Back to Broadway, lo que enfureció a la Norma elegida, Patti LuPone, que se tendría que enfrentar sobre el escenario a las versiones que la diva ya había popularizado. Con esa presión tuvo que aguantar la primera subida del telón, que fue en 1993 en el Adelphi de Londres.
Posteriormente -y ante la decepción de la pobre LuPone- Glenn Close la estrenó en Los Angeles y luego en Broadway junto a Alan Campbell como Joe, George Hearn como Max y Alice Ripley en el papel de Betty. Pero la llegada de la Close al escenario tampoco estuvo exenta de polémica. Días antes de ser contratada por los productores, Faye Dunaway peleaba sobre las tablas del Shubert de LA por alcanzar la nota final de With one look, el tema de presentación de la actriz. Ante las escasas posibilidades de la que era, por otra parte, la perfecta encarnación física del personaje, Webber decidió reemplazarla por una intérprete tan reputada como Glenn Close, que además ya había demostrado solvencia en el canto en directo en obras como Barnum. Y parece que la precipitada decisión convenció al público y a la crítica. Sunset Boulevard se llevó un buen puñado de Tonys entre los que se encontraban el de la protagonista así como el del mejor musical y partitura, naturalmente.
Desde Londres a Nueva York, pasando por Toronto o Melbourne (donde por cierto debutaba un joven Hugh Jackman como Joe), se han sucedido las Normas en los rostros de Elaine Paige -la mejor desde mi humilde opinión- Betty Buckley, Diahann Carroll, Rita Moreno o Petula Clark. Y todas han mandado a Gillis al fondo de la piscina con la mayor dignidad posible. Pero el duelo de diosas no acaba ahí. Desde su estreno se viene barruntando el regreso al cine, esta vez en formato musical. Barbra Streisand, Liza Minnelli, Meryl Streep o la mismísima Madonna han sido consideradas para una superproducción a la que nadie parece querer hincar el diente, y menos ahora, con el terror al fracaso que reina en el showbusiness. Y es que aunque no se puede decir que este haya sido un proyecto fallido -millones de espectadores en todo el mundo avalan su éxito- sí es cierto que los costes de tan ambiciosa producción jamás han llegado a dar los beneficios esperados. Montar los estudios y la fachada de la Paramount, el apartamento de los actores, la Schwab´s farmacy, el garaje, la piscina y el salón principal de la delirante mansión de la Desmond (que subía y bajaba a placer durante la representación) disparó el presupuesto de una producción que ha supuesto la mayor inversión hecha jamás sobre un escenario. Pero las diosas de verdad no merecen menos, aunque anden en horas bajas.
Podremos decir lo que queramos sobre Sir Andrew y su megalomanía, pero nadie como él podría haber sacado adelante un proyecto tan osado como este, algo tan dificil como conseguir estar a la altura de una de las mejores películas de siempre. Y plasmar con toda pompa y circunstancia el ocaso de un tiempo que no volverá jamás, el de una industria que fabricaba mitos para devorarlos después, la consabida historia del éxito y el fracaso, de las luces fugaces y las penumbras eternas, de los ídolos de oro macizo y barro mojado. De todas las Normas enloquecidas y enajenadas descendiendo por las interminables escaleras del olvido. 

Alright Mr. DeMille, I´m ready for my close-up!        








43 comentarios:

  1. Esta entrada se la dedicaré a un seguidor incondicional, alguien que cada dos semanas aguarda en la oscuridad de su mansión abandonada a que salga una nueva entrada de Stage door.
    A mi amigo, mi colega y compañero Fernando, que para eso es su santo y para eso hace unos días fue su 35 cumpleaños. Ya estás más cerca del crepúsculo querido! Pero no temas, no se vive tan mal aquí.
    Besos, Norma.

    ResponderEliminar
  2. jajajaja me encanta comenzar los comentarios de esta entradilla de una forma tan peripatética. Es lo que pega ¿no?
    No os quejéis de que solo cuelgue dos vídeos esta semana, porque son bastante suculentos. El primero es un trailer de la película de 1950. Solo por ese primer plano de la mugrienta acera de Sunset Blvd. llena de colillas pisoteadas ya merece la pena.
    Y el segundo es una selección de highlights la producción de Los Angeles con Glenn Close, Alan Campbell, George Hearn y Alice Ripley. Están todos los números principales, no completos pero casi. Perfecta para hacernos una idea de cómo fue el show, la escenografía, las coreografías, el vestuario, los actores... Dura media hora, así que tomadlo con calma, vedlo de un tirón o por secciones, pero no os lo perdáis. Al terminar tendréis los ojos húmedos con las final bows, la cerrada ovación al salir la estrella a saludar. Y si no es que no tenéis corazón ni sensibilidad ninguna!! jajaja
    Disfrutad queridos míos, all you wonderfull people out there in the dark!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. No se puede retratar mejor, adoro la película y su atmósfera....esa bajada de las escaleras con las cejas arqueadas no tiene nombre! :)me encanta!!!Enhorabuena, querido Ánge

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que adoras la película y la bajada por las escaleras? Cuanta testosterona por dios... jajajajaj
      Me too!
      Es imposible que no nos guste, retrata tantas cosas apasionantes, el mundo del cine, el lujo, la decadencia, el amor, el sexo... y si además está dirigida por Wilder, con música de Waxman y con este plantel de actores... ¿qué más se puede pedir?
      Es verdad que ya no se hacen películas así... ni a soñar que te eches...
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Anónimo31/5/13 0:50

    Qué maravilla leerte.
    Te lo digo siempre. Lo que aprendo contigo y de qué forma tan amena.
    Gracias y un besazo
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pedro! Los altarcillos del corpus me han debido inspirar. La verdad es que algunos recuerdan peligrosamente a la mansión de la Desmond!! jajajaja
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Muchas gracias Ángel, que regalo más maravilloso, no me lo esperaba para nada, además con una película que me apasiona.

    De la película creo que no es necesario añadir nada más a lo que ha escrito el blogger.

    Del musical decir que me ha parecido estupendo lo que he podido ver en el vídeo. Los escenarios, las coreografías, la ambientación... tiene una pinta maravillosa. Mención especial esa Norma Desmond tan diva... pero tengo que reconocer que cuesta trabajo olvida a la Swanson bajando esa escalera, me cuesta quitármela de la cabeza y hacer una abstracción mental para no compararla con las demás. Es lo que pasa cuando se tiene una imagen tan idolatrada y asimilada en mi banco de imágenes, además ¿hay una forma más elegante y sencilla de bajar una escalera? Yo no la conozco, jajajajaja

    Antes de terminar agradecerte otra vez este magnífico regalo, aunque te recuerdo que todavía soy insultantemente joven, y cada vez más, jajajajajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú no mereces menos!
      Es muy difícil -casi imposible- que un musical consiga igualar a una película mítica como esta. Pero hay algunos casos, solo algunos -Chicago, Sweet Charity, Promises Promises y algunas más- que han conseguido tener una vida propia y un nombre por sí mismos. Sunset poodría ser uno de ellos, para mí el mejor musical de Lloyd Webber by far!!
      A la escalera de casa le tenemos que poner unas cuantas cornucopias y espejos barrocos, que ya nos va pegando esa bajada!! jajajaja

      Eliminar
  7. Un lujazo como siempre leerte y además con posiblemente el último mejor musical de Mr. Webber y por cierto coincido contigo en que mi idolatrada Elaine Paige fue la mejor Norma posible y tuve la suerte de verla dos veces, además de a la Lupone que también vi dos veces ( y gritaba), a la Buckley en New York y a Petula con un jovencito John Barrowman, además de la reposición con los intérpretes tocando los instrumentos.
    A ver si la dirige alguien como Spielberg que hace tiempo dio que quería dirigir un musical y preferiría que no fuese Madonna.Recuerdo que le die a Elaine Paige a la salida de "Dropsy Chaperone" que me encantaría verla en cine porque ella es la mejor Norma que había visto y me contestó muy sencilamente: "Hablalo con Lloyd Webber"...
    Paco D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja respuesta de diva total!! Yo también la vi con Borrowman en el Adelphi. ¿Mira que si coincidimos? Y luego con Betty Buckley en el Minskoff de NY, que también lo hizo muy bien. Pero es que la Paige, además de la indiscutible voz que tiene, daba el tipo físico a la perfección. Chiquita y pizpireta pero enorme en medio del escenario. La más parecida a la Swanson según mi criterio.
      También se habló de Scorsese para la versión en cine ¿no? Y se decía que su elección era Liza Minnelli. No sé, ya es demasiado tarde, estas divas tienen edad suficiente para ser las madres de Norma!!
      Un abrazo y disfruta de Londres eterno viajero!

      Eliminar
  8. Esta vez coincidimos, querido MC, fifty fifty. Compartimos la consideración de que "Sunset Blvd." es el mejor musical de Mr. Lloyd Weeber. Pero mi Norma Desmond preferida es Glenn Close. No he tenido el privilegio de ver este musical en directo, pero como es uno de mis preferidos, he visto casi todas las versiones del mismo que por youtube circulan. Y es verdad que Elaine Paige tiene mejor voz que la Close (faltaría más of course), pero es precisamente ese "pequeño" detalle de la calidad de la voz el que hace que para mí la winner sea mi amistad peligrosa preferida. Su voz cascada, su mirada de loca extraviada, sus manos (¡sus manos!) me la acercan más a la decadencia. Una voz perfecta resulta demasiado maravillosa para un personaje crepuscular, y la Paige (como la Streissand) cantan demasiado bien.
    Como siempre, maravilloso texto. ¡Qué gustazo leerte! Aquí no se puede hablar de crepúsculos ni de ocasos, sino del cenit de un dios de la escritura (¡olé pedazo de hipérbole, y no tengo abuela!) Y os dejo, que la media hora del imprescindible clip que has puesto esta semana me espera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos muy de acuerdo en lo de la Close. Yo también soy de los que creen que sobre un escenario siempre debe pesar el actor sobre el cantante. Pero es que en directo la voz de la Paige no sonaba tan perfecta, no. Es tan buena actriz que logró modular su limpio torrente con un toque de cazallera arrebatá. Glenn Close es una actriz superlativa, pero algunos críticos -y buena parte del público- decían que su Norma era demasiado bruja, demasiado terrorífica y demasiado fea, que no daba el perfil de una diva de Hollywood de las de antes.
      No sé, yo me habría tragado cuarto y mitad de puntillas por haberla podido ver!!

      Por cierto, Close ya había sido una estrellona del cine mudo mucho antes de Sunset Blvd. ¿Alguien recuerda esa deliciosa comedia llamada Maxie? Mandy Patinkin la secundaba, a ver si la busco, que puede ser planazo para la tarde!!
      Un abrazo para la costa este!

      Eliminar
  9. Magnífico texto, Angel, esto va pidiendo un editor a gritos.
    Qué gran verdad dijo Trueba cuando recogió el Oscar, Mr Wilder es realmente el dios del cine; ahora, que Sir Andrew sea el dios del teatro musical, me temo que no. Quizá por eso nunca le hice caso a su Sunset Bulevard. Prometo enmendarme: esta tarde me sentaré a ver el segundo video (el primero lo pinché no más terminar de leerte) y así si sale adelante el proyecto de la peli podremos comparar y criticar, que es lo nuestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amiga y co-redactora. Cuando quieras me relevas, que ya con estas calores...
      Sí sí, para Trueba God es Wilder y para mí (y Don José María Pou) es Sondheim. Con permiso de Webber, que qunque con Sunset estuvo especialmente inspirado no le llega al otro ni... bueno, dejémoslo en arcángel!
      Cuando veas el recorrido por el musical que cuelgo ya me cuentas, que merece la pena. Hay que abstraerse de la película, claro!
      Besos

      Eliminar
  10. Anónimo1/6/13 11:02

    Enhorabuena, Ángel. ¡Qué fantástico comentario de la película y del musical! Ahora mismito me voy a comprar la película para volverla a ver después de más de veinte años. La tengo en VHS pero ya no tengo vídeo...
    Aparte de admirarnos todas las semanas como blogger, Ángel, ¿para cuándo un libro de cuentos o, por qué no, una novela? Tu enorme talento no es para menos y te aseguro que muchos que por ahí se dan tono de escritores no te llegan a ti ni al tobillo. Un abrazo y gracias.
    Rafa A.T.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es pasión de amigo!! Y no espero menos! jajaja
      Pues cualqyuier día me pongo... si escriben libros Ana Obregón y Mario Vaquerizo ¿por qué no yo?
      Yo también la tengo en VHS, y lo peor es que esta semana me estoy dedicando a deshacerme de la montaña que tengo y que sé que no usaré jamás!! Pero me siento como en Fahrenheit 451, y me duele tanto... Y sufro tanto!! Quiero regresar al pasado yaaa!!

      Un abrazo y gracias por tus palabras querido amigo!

      Eliminar
  11. Anónimo1/6/13 12:40

    Lo mejor de las obras maestras es que por muchas veces que las veas, siempre aprecias "algo" nuevo que se te ha pasado desapercibido en las ocasiones anteriores, un gesto, una palabra, un detalle... Son como los buenos platos ,los paladeas, los saboreas, Y cuando terminas y te quedas con el buen regusto, piensas en repetirlo en otra ocasión.
    Rafael P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablando de gestos Rafael, se me viene a la mente el momento en el que Norma regresa a los estudios de la Paramount de visita, y estando en el rodaje de DeMille se tropieza con un micrófono, recuerdas? La mirada que la diva le echa al amenazador aparato ya resume toda la grandeza de esta película, y la tragedia de la legión de estrellas del mudo que quedaron en la cuneta víctimas del gran salto técnológico.
      Ya me va tocando verla ora vez!!

      Eliminar
  12. Anónimo1/6/13 12:54

    Siempre es un placer leer tus apasionadas descripciones e historias, narradas con fervor casi religioso. Que digo! si eres prácticamente un pastor ofreciendo una encendida homilía a tus entregados fieles.
    Josemi Varela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja que exageración xdxd!! yo no he sido nunca de púlpitos... but thanks!!

      Eliminar
  13. Anónimo2/6/13 15:17

    Pura mágia!. Uno de los musicales que más me han hecho disfrutar siempre, basado
    en una de mis peliculas favoritas.
    En la primera versión, calcada de la pelicula, (que pude ver, mejor dicho GOZAR, dos veces en Londres, una primera, con la sustituta de Betty Buckley, (a la que la noche anterior en la que yo lo vi, le habia dado un patatus); pusieron de repente a su cover ¡asi!... Al enterarme quise cambiar las entradas, pero estaba John Barrowman de Gillis y queria verle, claro, (después le conoci... charla, fotos... y pudo haber algo más, pero yo era tierno e inocente...) , y además una de las acomodadoras me dijo... QUEDATE y veras!, y claro que vi, vi a una cover IMPRESIONANTE que puso al teatro en vilo, nada más decir "Why are you so late?" y cantar "With one look".
    Después repetí, con Rita Moreno de protagonista, un mito, y la experiencia volvio a ser EXTRAORDINARIA.
    Hace unos pocos años, volvi a ver "Sunset" en Londres, con otro montaje, más pequeño, con cantantes que además eran musicos a la vez, sin grandes decorados, y no eche en falta la gran producción del primer montaje, era, otra cosa, pero igual de fantastica. Es la que suponia que algún dia vendria a España, pero, va a ser que no...
    Creo que además de parecerme una gran partitura, es LA HISTORIA la que fascina a cualquiera que vea tanto la pelicula como el musical.
    Gracias Angel.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo poder dilucidar que ese mancebo tierno e inocente a las puertas del Adelphi seduciendo a todo un John Borrowman (pa matarte!) es mi querido amigo Luis ¿no?
      Po firma jodío!!!!

      Eliminar
    2. Anónimo3/6/13 18:24

      ¿Quien ha seducido a Borroman? Eso no me lo creo yo, foto, queremos fotos! Anda que si se me pone a mi a tiro.. Que lo vi hace dos años en La Cage y aun estaba como pa...
      uy perdón, yo lo que querñía era felicidar una vez más al blogguer por tan fantastico post. Qué buenos recuerdos me trae este musical, creo que el primero que vi en London, o si no euno de los promeros. Con la LUPONE que por mucho que se criticó a mí me dejó completamente flipado
      Mosuak eta besarkadak *besos y abrazos*
      Santi

      Eliminar
  14. Anónimo4/6/13 12:38

    Cierto, ese mancebo era yo!, es decir Luis. Y si amigo Santi... asi son las cosas, Angelito bloggero me conoce y sabe que yo en aquella epoca era muy cortito y... "perdi mi oportunidad" como decia una antigua canción. Si puedo decir que John fué encantador, que conocí a su hermana y a su perro, je je, si, un cocker, (del que no recuerdo el nombre). Hay fotos que atestiguan el momento del "abrazo"... no fui yo quien le pidió la foto, no... ni el que me agarro por la espalda deslizando su mano por debajo de mi chaqueta... Y esto es verdad, como el mar es salado!. Pero de esto hace ya muchos, muchos años...
    Besos.
    Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona, pero es que mi amigo Luis tenía su aquel por aquellos entonces, y lo sigue teniendo ahora... lo que pasa es ya estamos más recogíos ¿verdad? jajajaja
      By the way, qué burraca la Borrowman oye...

      Eliminar
  15. Anónimo6/6/13 19:05

    Una maravilla, lo que habría dado por haber podido ver este musical. Gleen Close me parece una de las mejores actrices de siempre pero no la conocía en su faceta musical y me ha parecido soberbia. Qué manera de moverse, de estar en el escenario, y hasta de cantar.
    El vídeo es excelente, y nos da una idea muy buena de como sería el espectaculo que nos perdimos. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  16. Anónimo6/6/13 19:05

    Uy, otra vez me olvido. Soy Ana, la cordobesa despistada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja No sé por qué me imaginaba que eras tú. Ya nos vamos conociendo ¿no?
      A mí también me gusta Glenn Close más que a un tonto una tiza! Desde El mundo según Garp, desde Reencuentro, desde Las amistades peligrosas, desde Atracción fatal... Desde siempre. Borda los personajes como quiere, y les imprime toda su personalidad.
      Haberla visto en Sunset habría sido mi sueño... pero bueno, me conformo con la Paige y la Buckley, que no están mal!!

      Me sé yo de unas que sí tuvieron la suerte de verla... pero no pían!!

      Besos Ana!

      Eliminar
  17. Anónimo8/6/13 2:56

    Hola, Ángel. Qué maravilla este nuevo post. Sé que últimamente he estado poco activo en tu blog, pero este me ha motivado mucho, no es que los anteriores no lo hicieran, me maravilló el de Pippin, a la que le auguro mañana varios Tonys.
    A riesgo de resultar poco exquisito diré que me encanta Lloyd Webber, tan denostado a veces entre nosotros los amantes del musical. Y evidentemente este es uno de los mejores, los otros me los reservo para evitar discrepancias inútiles. Me lo sé de memoria. Si lo representasen hoy y algún actor enfermase, yo podría hacer cualquiera de los papeles, me los sé todos. Como ya se ha dicho tanto aquí, me centraré solo en dos cuestiones, dos temas en realidad. Una. El "Sunset Boulevard" que abre el segundo acto. Es una obertura encubierta al gusto de Sir Andrew. Pero la letra me parece maravillosa, una definición de Hollywood que incluso hoy podría valer. Espectacular, llámala megalómana, si quieres, a mí me encanta. Y sobre todo...me parece tan difícil cantar eso de un tirón!!! Debe ser un milagro. Dos. hay un tema que me parece maravilloso, "Too much in love to care". Solo te diré que una vez se la canté (así a lo Carole Channing) a alguien que acababa de conocer, y estuvimos cuatro años juntos. Graciias por este post.
    Fernando Mendoza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno bueno bueno... comenzar una relación con ese temazo promete!!! Solo espero que la historia no terminara con un muerto en la piscina!! jajajaja es broma, pero es que algunos de verdad son pa matarlos!!
      Me elegra que menciones el Sunset Blvd que abre el acto 2, porque me encanta!! Es uno de los mejores temas de un leading roll de los últimos tiempos. Creo que Hugh Jackman lo bordaba, algo hay por Youtube.
      Y esa mirada cómplice al público, sentado en la tumbona, cocktail en mano, ya convertido en chulo oficial de la Desmond... no tiene precio.
      "Sunset Boulevard, brutal boulevard
      Just like you, we'll wind up in the ocean..."

      Un abrazo fuerte y gracias por tu "return" (mejor que un comeback), como diría la mismísima Norma!!
      Se te echaba de menos!!


      Eliminar
  18. Anónimo8/6/13 3:37

    PD: Ángel. ¡Qué maravilloso video, aunque yo no soy nada partidario de Glen Close. Pero me ha hecho recordar una frase del musical que es una gran verdad: "the world is full os Joes and Normas". Fernando Mendoza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como lo sabes!! jajajaja así está la calle...

      Eliminar
  19. Fantástico video y por supuesto, magnífica entrada. Sunset fue uno de los primeros musicales que vimos, allá por el año 1994, en el Adelphi Theatre de Londres, con Elaine Page y John Barrowman. Todo, guión, escenografía, partitura, interpretaciones, decorados, me cautivaron de tal forma que éste sería el primero que volvería a ver sin duda. With one look, The perfect year, Sunset Boulevard, As if we never said goodbye, y una que me encanta, New ways to dream, qué canciones! Aunque yo también me habría tragado unas cuantas puntillas por ver a Glenn Close (a ver si pían las que tienen que piar), Elaine Page estuvo genial y daba el perfil perfectamente. Aquí os dejo, con el permiso del MC, el momento para mí más emocionante de la obra, cuando Norma Desmond llega al set de rodaje, se ve perdida y amenazada entre cámaras y micrófonos y, de pronto, un operador de foco se da cuenta de quién es y dirige el foco hacia ella, quedando todo lo demás en penumbra. No se ve muy bien pero creo que merece la pena.
    As if we never said goodbye
    Una vez más, enhorabuena, my dear.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pedazo de vídeo has colgao!! Haciéndome la competencia eh? Y es que aunque no se vea todo lo bien que se quisiera, se puede comprobar lo que es la grandeza de esa pequeña mujer llamada Paige, su torrentazo de voz y su sensibilidad, así como su fuerza dramática desmelenada.
      Uno de los mejores recuerdos de mi "vida musical" está en ese Adelphi del Strand nerviositos por si había habido algún problema con la reserva de entradas -eran tiempos preinternet- tanto que fuimos la noche antes para quedarnos tranquilos. Consultando lo de las entradas se oía la música del final del primer acto desde el interior del teatro... y aún recuerdo las mariposas que me revolotearon por el estómago en ese momento!!
      No puedo decir que sintiera tu emoción durante el show, porque no se si te acordarás de que estábamos cada uno en una punta del teatro. Pero igual te sentía!

      Esa noche de vísperas nos metimos en She loves me! una más que grata sorpresa, cuando aún no conocía a Ruthie Henshall ni a Jerry Bock... qué tierna inocencia la de aquellos días...

      Eliminar
  20. Anónimo9/6/13 22:33

    Yo, que no he visto ninguna, me apunto también a la ingesta masiva de puntillas. Qué envidia me dais...yo en el 94 ni siquiera era una gran aficionada...estaba más por la ópera.
    Estoy de acuerdo con vosotros en que es el mejor musical de Lloyd Weber, con unas canciones maravillosas y, por lo que veo una gran escenografía.

    No tengo tiempo para más pero me ha encantado la entrada y los videos...me voy a mi particular bajada de escaleras.

    Conso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué honor por dios! Por fin se ha dignado a bajar la escalera la diva oficial de Stage door... Po ten cuidao no te vaya a caé! jajajajaja
      Y es que la agenda de la señora Merkel al lao de la tuya es un mojón, bonita!
      Estoy seguro de que este habría sido el musical de tu vida (y más si lo hubieras visto en Melbourne con tu Hugh!) y ojalá lo puedas comprobar alguna vez, aunque de momento como está de tieso el showbusiness...
      Hala a correr! Pero ten cuidao, que diosas más altas han caído...

      Eliminar
  21. Anónimo10/6/13 3:08

    Fantástico tito!!!! no conocía este musical ni tampoco todos los entresijos del mismo. Tendremos que verlo, no??
    Por cierto, quiero tus recomendaciones de los músicales para ver este año en NY.
    Besos Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay mi Carmelilla!!! Si es que eres mu joven!!!
      Pero la película, si aún no la has visto, es material obligatorio para entender la historia del cine. Eso sí, es de las viejas viejunas, y en blanco y negro... pero merece mucho la pena! Ve organizando un cineclub clásico en Vassouras!! jajajaja
      Pues ya os haré varias recomendaciones para cuando volváis a NYC!! Qué bien, quíén pudiera no solo por volver a la ciudad, sino por hacerlo con vosotros!!
      Un beso mu grande a mi princesinha!!

      Eliminar
  22. As if we never said goodbye…
    Cual hija pródiga vuelvo hoy para rendirme a tus pies porque no se puede escribir y contar mejor una historia. Editores del mundo, no sabéis lo que os estáis perdiendo!!!!!
    Sabes que te leo y te sigo siempre aunque no participe pero ya esta vez es que era imposible, estaba resistiéndome desde el señuelo de Elis sempre Elis (que me provocó un vuelco al corazón y una decepción en una secuencia de apenas diez segundos, eso no se hace!)….pero como puedes ver ya te he perdonado.
    Cuando comenzaste esta maravillosa aventura del blog y solicitaste alguna idea por nuestra parte para las secciones del mismo, estuve tentada de proponerte una que se llamase algo así como My first time, donde cada uno pudiera contar cual, como y donde había sido esa primera experiencia con el showbizz y compartir el recuerdo de esa primera vez. Confieso que lo hice pensando en poder contar la mía con Sunset Boulevard. Luego pensé que una sección así llamada iba de entrada a servir de cachondeito y desistí. Pero en mi mente estaba esta obra que vi en el Minskoff Theatre de NYC en 1995 y donde todo me atrapó, el ambiente del teatro, la escenografía, la iluminación, el vestuario, la música los actores… Puedo decirlo, yo tuve la suerte de ver en directo a Glenn Close como Norma Desmond!!!!.No daba crédito, no podía ser que esa actriz con mayúsculas capaz de provocarnos habitualmente un odio exacerbado con sus papeles de mala malísima, fuera capaz de provocar tanta ternura y admiración, además de ser una excelente cantante con una fuerza en directo y una sensibilidad como pocas veces había visto en mi vida. No me cabe la menor duda de que Patti Lupone y Elaine Paige habrán bordado también el personaje y lo habrán enriquecido musicalmente, con unos registros que ella no tiene, pero para mí, la Norma Desmond de verdad, la de carne y hueso, (con permiso de Mrs Swanson), siempre será Glenn Close.
    Aún recuerdo cuanto me emocionaron especialmente With one look, The perfect year y As if we never said goodbye , incluso ahora, cada vez que vuelvo a escucharlas me vuelven a emocionar como aquella vez (Juan, si es que somos soul mates!!!!!)
    Debo decir en honor a la verdad que después recordé que no había sido esa mi primera vez, ya que unos años antes me había estrenado con Sir Andrew y CATS representada en el famoso Winter Garden de NYC pero que para nada me dejó aquel “mundo gatuno”-que por aquel entonces subyugaba a todo el mundo-, la huella y el impacto de Sunset Boulevard.
    Despúes de haber visto además Los Miserables, Cats, El Fantasma de la Opera y recientemente Evita, creo que podría decir que A.Lloyd Webber no estará nunca entre mis directores/compositores favoritos pero ahí estará siempre Sunset Boulevard para reconciliarme con él.
    Muchas gracias amigo for bringing back those incredible memories!
    Love U Mrs Pumpkin!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú ves por qué Mrs. Pumpkin (now seed again) te reclama comentarios de vez en cuando??? Porque vivo para el disfrute, y es un placer leerte querida. Pero me da a mí que los "editores del mundo" están más ocupados ahora publicando a Carmen Bazán y a Rosa Benito, que son las que dan pasta, y no a mí hablando de Gerswin, Sondheim o Webber...
      STOP THE WORLD, I want to get off!!! Que por cierto es un bonito musical de Leslie Bricusse...
      Totalmente de acuerdo, aunque creo que Sir Andrew tiene otras cosas de interés -las menos conocidas tal vez- el nivel de Sunset no lo ha vuelto a rozar.
      Yo también calenté asiento en el Minskoff, pero ya estaba Betty Buckley, que fue maravillosa, pero claro, viendo lo que he visto de la Close...
      Pues nada querida, ahora podemos disfrutar yo de La Cubana, que andan por Sevilla, y tú... del segundo Broadway que está en la silver cup con el payaso Chicharín como estrella indiscutible de la temporada.
      Qué duro es volver a ser pepita...

      Eliminar
  23. ¿Es que no os pronunciais sobre Kinky Boots y su arrase en los Tonys? Tuiene pinta de ser un show cachondo y divertido, pero para ganar tantos premios? Alguien se acuerda aún de Cindy lauper? A mi hermano le encantaba y de pequeña me martirizaba con su Girls just want to have fun (por eso me di cuenta de que era gay, pero muchos años mas tarde jejeje)
    Saluditos
    Patti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patti!! Qué bueno verte por aquí de vuelta!! No te adelantes, que estoy aquí mordiéndome la lengua por no hablar esperando la entrada de mañana jueves, que claro, va de Tonys!
      Lo de KInky Boots no lo entiendo, o sí, no sé. Es el signo de los tiempos supongo. Fácil, ligero y rentable, nada más. No sé, igual lo vemos y nos encanta... pero lo dudo.
      Que a tu hermano le pirrara tanto ese tema era una pista importante ¿no? jajajaja
      A mí me gustaba más la de What´s going on, te acuerdas?
      Un beso a ti y a él!!

      Eliminar